Mostrando entradas con la etiqueta Pensar. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Pensar. Mostrar todas las entradas

viernes, febrero 02, 2018

Entonces ¡A Pensar!

Mi intención es clara: quiero atacar la idea de que:
1- Un cristiano tiene que ser un ser impensante.
2- Sabiduría es estar informado, ser inteligente. Porque puedes estar informado y ser inteligente, pero ser un necio.

Ambas cosas son falacias (¡mentiras, man!) y debemos deshacernos de ellas lo antes posible. Creo que en este punto, si has leído los post anteriores, podemos estar de acuerdo en que Cristo no te pide que abandones tu cerebro, que tomes tu cruz y lo sigas. Así que, ejercitemos el pensamiento:
• ¿Lo que ese tipo me está diciendo y que afirma es bíblico? Compruébalo. ¿No tienes una Biblia? Ahí está: www.biblegateway.com ¡Problema resuelto!
• “Lo que la Biblia dice con respecto a...” Búscalo, revísalo, coméntalo con otros.
• “Históricamente la iglesia ha...”: Aunque la fuente sea confiable y le crees, dedícate a investigarlo. ¿No tienes libro de historia de la iglesia? Aquí va: http://bit.ly/14i6EG0 ¡Listo!
• “Lo que realmente quiere decir en el griego, cuando Jesús...” ¡Comprúebalo! ¿No sabes griego? Aquí tienes: http://www.greekbible.com/ Te ayuda a que encuentres el significado de ciertas palabras y, aunque es mejor que aprendas el idioma, te da la posibilidad de investigar si te están diciendo la verdad cuando te dicen “tal palabra blablabla..” ¡Problema resuelto!
• Cosas que has “asumido” sin darle mucha cabeza: también deberías investigar y pensarlas, aunque sean (o te parezcan) verdad.
• Las cosas que cantamos, ¡revísalas! ¿Cómo es posible que cantemos que “yo no confío con la mente, lo hago con el corazón"? (revisa los otros post y te darás cuenta: antibíblico. Bíblico: con la mente y también con el corazón... ¡ah! también con todo tu ser.)

Una vez tienes algo con qué comparar lo que te dicen es cierto, entonces fórmate una idea en base a la meditación del pasaje, el texto o la definición que tomaste de ambos lados. Al final resultarás beneficiado porque tus convicciones se afirman, tienes razones en las que has pensado y será más difícil que alguien te haga dudar. Y, estás siendo bíblico: “Estén siempre preparados para responder a todo el que les pida razón de la esperanza que hay en ustedes.” (1 Pedro 3:15 NVI)

La única razón por la que no quisiésemos hacerlo es porque tomará un poco de nuestro tiempo, pero si tienes interés en ser una persona firme en tus convicciones y pensamientos no te saltarías ese proceso, ¡es más! Lo volverías una costumbre. Esto no solo aplica a enseñanzas bíblicas sino a cualquier idea que alguien nos quiera imponer o que vemos otros siguen con tanto empeño.

¡Ah! Huye de aquellas personas que quieren que creas lo que ellos afirman “porque sí”, o porque “esta es la Palabra de Dios, no te atrevas a confrontarla”, etc... También sospecha un poco de los “expertos”. Generalmente son buenos teóricos con muy poca experiencia en la práctica. Cuando digo sospecha es "comprueba".

Una de las razones por las que es importante que pensemos (en palabras de Dallas Willard) es que “mucha gente no reconoce que tiene una cosmovisión, una forma de ver la vida. Y casi siempre esa forma de ver la vida ha sido tomada prestada, en pedacitos y trozos, del ambiente que nos rodea.”, lo peor de todo es que “a veces ni siquiera se está consciente de eso.”

Sin pensar, tomamos una forma de vida que ni siquiera vale la pena vivir. Lo lindo es que, cuando se nos pregunta, decimos “yo pienso así.” ¿Piensas? ¿Te has detenido a pensar en pensar por qué piensas lo que piensas? Te aseguro que no (aunque puedes ser la excepción a la regla).

Tu forma de ver la vida se transforma en “tu realidad”, y realidad es en lo que descansamos. Esa puede ser una realidad falsa, pero te has sumergido ahí por tanto tiempo que no ves posible que las cosas sean de otra manera. En muchos casos suele ser fatal. Pensar nos lleva a conocer, y el conocimiento nos da acceso a la realidad. El conocimiento bíblico se vive en una relación con Dios, quien te hace conocer que la realidad real es la realidad del Reino. Lo demás es pseudo-realidad, ilusión.

Pero sobre todo, ganas coherencia: un caminar consistente en lo que realmente crees.
¿Hablamos de eso?
------------------------------------------------------
Fausto Liriano • www.veldugo01.com
Bajo Licencia Creative Commons

Foto Cortesía de Thomas Hawk

Usado Con Permiso Bajo Licencia Creative

jueves, febrero 01, 2018

Piensa 02

Piensa y deja que otros piensen.
Juan Wesley

Sí, es cierto: pensar no es fácil. Ponerte a evaluar diferentes situaciones, sentarte a ver cuáles son las opciones que tienes por delante, ver quiénes piensas deben involucrarse... etcétera y... etcétera. Por eso preferimos esos manualitos que nos ponen las cosas en pasos, o seguir nuestro “corazón” (lo llamamos “corazonada”).

Pero, si me permites recomendarte que lo pienses bien: ¿en cuántas ocasiones no te has arrepentido de haber aceptado los atajos que te propone la vida en vez de dedicarte a seguir el proceso real de algo?

Piensa en la cantidad de gente que está siendo engañada en este momento simplemente porque no quiere pensar (exactamente: no quiere), o porque no quiere darle un poco de cabeza a lo que se le está diciendo. Eso aplica a la religión, aplica a la ciencia, aplica al entretenimiento (que también es usada como una maquina de lavado de cerebro masivo, pero eso es otro tema).

A pesar de lo que se cree, la Palabra de Dios nos insta a pensar, comprobar, examinar, las cosa antes de hacerlas o creerlas. Es mentira que Dios quiere que seas un zombie, y es mentira que Dios quiere que creas ciegamente. ¡O sea, man! Dios creó el cerebro, el pensamiento, nos dio la capacidad de idear cosas e implantó las pistas para que ciertas cosas sean descubiertas a su tiempo. ¿Crees que Dios no querría que pienses? Si crees eso, estás mal... Y bueno, ¿por qué no ver lo que dice la Palabra al respecto?

Esto es Cristo a un maestro de la ley:
“Ama al Señor tu Dios con todo tu corazón, con toda tu alma, con toda tu mente y con todas tus fuerzas." Marcos 12:30 (NVI)

¿Con toda tu mente? Es que el cambio que Dios quiere para nuestras vidas no puede ser impensado, al contrario: debe arropar nuestra mente. Ok... Sigo... ¡Me emocioné, eso pasa!

“... comprueben lo que es bueno.” Efesios 5:10 (NVI)

“Por eso, dispónganse para actuar con inteligencia; tengan dominio propio; pongan su esperanza completamente en la gracia que se les dará cuando se revele Jesucristo. Como hijos obedientes, no se amolden a los malos deseos que tenían antes, cuando vivían en la ignorancia. Más bien, sean ustedes *santos en todo lo que hagan, como también es santo quien los llamó…” 1 Pedro 1:13-15 (NVI)

El Salmista alaba diciendo: “Mi boca hablará con sabiduría; mi corazón se expresará con inteligencia.” Salmo 49:3 (NVI)

“Dichoso el que halla sabiduría, el que adquiere inteligencia.” Proverbios 3:13 (NVI)

“... no sean niños en su modo de pensar. Sean niños en cuanto a la malicia, pero adultos en su modo de pensar.” 1 Corintios 14:20 (NVI)

“Corro por el camino de tus mandamientos, porque has ampliado mi modo de pensar.” Salmo 119:32 (NVI)


Es decir, un cristiano que no piensa es una imposibilidad.
Ahora bien, no quiero que esto se confunda con que pienses propongo que todo el que es creyente, debe ser educado. Conozco mucha gente educada que no piensa (más de los que quisiera admitir). De hecho, la forma en que educamos puede ser una forma de "no-pensamiento", atrapándote en formatos que te dicen "fuera de aquí no hay nada mas". Tampoco quiero que se confunda con "todo cristiano debe estar bien informado", porque ya dije que puede pasar con poseer mucha información. Que todos los cristianos fuesen educados y muy informados, es un ideal, pero también es algo que no es en realidad posible, y eso podemos discutirlo en el recreo.

Ahora, se puede ser no educado y no informado, y aún así pensar. Lo que te llevará a ser educado e informado de la manera correcta. Porque no estoy hablando de elevar tus conocimientos al nivel de Einstein, sino en que seas una persona capaz de tomar buenas decisiones.

¡Ah, buenas decisiones! Esa es la definición bíblica de sabiduría.
Ahora, cuando se habla de tomar buenas decisiones creemos que eso solo incluye no tomar decisiones pecaminosas, pero la verdad es que se refiere a la toma de buenas decisiones en todos los aspectos de nuestras vidas. No puedes ser totalmente sabio sí cada vez que te enamorases desperdicias tu dinero o dejas de ir a tu trabajo o abandonas una meta por la que habías trabajado mucho, aunque no robes no mientas no adulteres o no te lleves el semáforo en rojo: eres un necio.

Así que, el tomar buenas decisiones es un conjunto, y requiere que nuestra mente se envuelva en un constante proceso de pensamiento.

Pero nada... Voy a comer... Seguiré mañana... ¿Cool?
------------------------------------------------------
Fausto Liriano • www.veldugo01.com
Bajo Licencia Creative Commons

Foto Cortesía de Thomas Hawk

Usado Con Permiso Bajo Licencia Creative Common

martes, enero 30, 2018

Piensa 01

"Nadie cree nada al menos que primero piense que es creíble...
Todo lo que es creído se cree después de ser pensado...
No todo el que piensa cree, pues muchos piensan
con el fin de no creer; pero todo el que cree piensa,
piensa en creer y cree en pensar."

Agustín de Hipona

La vida que nos pide el Señor que vivamos, requiere que seamos activos. Cuando digo “activos”, me refiero a que, tanto nuestras facultades como nuestros sentidos deben estar envueltos en el proceso de seguimiento de Cristo, que es el que tiene como resultado nuestra transformación. Vivida con todo nuestro ser. Este proceso debe ser intencional e incluye que usemos nuestra cabeza.

Antes me preguntaba, ¿por qué la gente no piensa? Ahora no. Pero me sorprende que, a pesar de toda la tragedia que nos trae el no pensar, preferimos irnos por ese camino. Ah.. bueno... sí, ¿por qué ya no me hago esa pregunta? Mira, vivimos muy rápido, de una tarea a otra, creyendo la ilusión de que somos “multi-tasking”. Comida rápida, lecturas rápidas, pagos por internet, correo instantáneo, jugo instantáneo, relaciones instantáneas (alguien me acaba de ver por ahí y “quiere ser mi amigo”, en Facebook ¡por supuesto!)... Casi todos los pasos entre una cosa y otra han sido eliminados. No solo “no piensas”, sino que no tienes mucho tiempo para hacerlo.

Un ejemplo sencillo: estás en una fila de un restaurante de comida rápida, es la hora de almuerzo y, después de una mañana agitada, por lo menos te gustaría tomarte tu tiempo para elegir qué es lo que vas a comprar... ¡no puedes! tienes una fila de 20 personas que tienen solo una hora para comer y volver a su escritorio.

El siguiente fenómeno es típico de nuestros días que la gente sabe mucho pero piensa poco. ¡En serio! Puedes hablar con muchísima gente sobre casi cualquier tema. La información está a la mano, y unas cuantas personas les gusta estar “informado”.

¡Hey! ¿Cómo así? ¿Cómo una persona puede saber muchas cosas pero pensar poco? Bueno, creo que nuestra adicción a la información nos ha llevado al punto donde, gracias a la incontrolable cantidad de elementos informativos que recibimos, no nos de tiempo a pensar o reflexionar al respecto. “¿Será cierto?” “¿Cuánta verdad contiene esa frase?” Y, no solamente eso, cuando ciertos individuos se posicionan en calidad de “expertos”, pueden decir cualquier cosa por esa boquita y como el 90% de quienes los escuchen van a creer casi sin dudar y sin comprobarlo, que lo que esa persona dice es cierto.

El otro día alguien me pidió la opinión sobre cierto autor cristiano. Le dije, a sinceridad, que no leía ese autor porque al examinarlo de cerca entendía que había dedicado su vida a la crítica de otros y eso me molestaba un poco, así que no lo leía. Casi me da un derrame cerebral cuando esa persona me preguntó: “Si no lees a esa persona, ¿cómo te alimentas en conocimiento (¿teológico?)?” Hasta el día de hoy quiero pensar que no me lo dijo en serio, que me estaba relajando, pero... me parece que... no.

Información. Es bueno tenerla, pero nos está haciendo daño. Porque ya no tienes que pensar sino que lo único que tienes que hacer es leer o escuchar a otra persona que está pensando por ti.

Piénsalo bien: Miles de personas cada semana, aceptan lo que alguien les dice desde el púlpito como cierto, sin pensarlo dos veces, llegan a sus casas y no confrontan las palabras de dicho(a) tipo(a) con lo que dice la Biblia. ¡Peor aún! Ni siquiera lo piensan lo suficiente como para vivirlo.

Me pregunto... Esto si me lo pregunto... ¿cómo es posible que en un momento específico yo decida ser como Cristo sino trato de involucrar mi mente y mis pensamientos? ¿cómo someto mis pensamientos a Dios cuando estos no son parte de su voluntar para mi y no son más que parte de mi carne? Sino pienso, ¿cómo puedo comprobar lo que es bueno?
------------------------------------------------------
Fausto Liriano • www.veldugo01.com
Bajo Licencia Creative Commons

Foto Cortesía de Thomas Hawk

Usado Con Permiso Bajo Licencia Creative Common

viernes, noviembre 15, 2013

¿Y Los Liberales?



“La mejor teología no necesita abogados,
esta se probará a sí misma.” 
Karl Barth

Y bueno... están los liberales, esa gente que hace tantas preguntas  y algunas no tienen respuestas. Dudan y todo es surreal o mitológico, y nada es blanco o negro sino diferentes niveles de grises, todos están adentro y nadie está afuera, ¡sólo los conservadores, por supuesto! A quienes estos le causan mucho problema y consideran un gran peligro.

Yo digo que los necesitamos. Si nadie hace preguntas, ¿cómo encontramos respuestas? También necesitamos los conservadores. Si nadie entiende que una pregunta tiene una respuesta, ¿para qué hacemos preguntas?

Creo que hay liberales y conservadores porque nos pusimos de acuerdo en no ponernos de acuerdo. ¡Nadie quiere dar su brazo a torcer! Aunque creo (pero no se lo digas a nadie) que todos tenemos el brazo un poco torcido en uno que otro tema. El asunto es sentarnos (cosa que creo que no pasará en masa, aunque pasará y pasa en pequeños grupos), y hablar con confianza... ¡Ah! Confianza. Esa es la palabra. Es la palabra porque cuando no podemos negociar algo o sentarnos a hablar con alguien con respecto a algunos asuntos ("a algunos", aclaro) siento que hay cierto miedo a que no sea... ¿cierto? ¿Qué pasa si lo que el otro piensa es verdad? ¿Qué pasa si debo soltar algo que he considerado por tanto tiempo como... verdad? Y si lo que creo y sostengo y vivo es verdad, ¿cuál es mi... miedo?

¿Qué pasaría si los liberales hablaran libremente con los conservadores? Quizás hubiese menos tonos de grises y respuestas más concretas y menos controversia... Quizás. ¿Qué pasaría si los conservadores hablaran libremente con los liberales? Creo que tendrían menos tortículis. Y cuando digo "hablar libremente" me refiero a conversaciones, no a debates. Quizás, ¡quizás! no hubiese liberales o conservadores.

Pero eso es en mi cabeza de idealista-utópico, una terrible combinación si lo piensas bien, pero son cosas que es buena pensarlas, por lo menos me abre a mi un espacio para juzgar menos, escuchar más, conversar, que otros me escuchen y que otros

Yo creo que deberíamos orar unos por otros, ese es el terreno donde algo se resuelve. Pero aparentemente: esto también es utópico, a pesar de que Jesús nos acentuo el hacerlo.

¡Po ná! Qué tengas un excelente fin de semana. Gracia y paz.
------------------------------------------------------
Fausto Liriano • www.veldugo01.com
Bajo Licencia Creative Commons

Foto Cortesía de Thomas Hawk

Usado Con Permiso Bajo Licencia Creative Commons

jueves, junio 06, 2013

Los Fracasados

Uno de los grandes temores de esta generación es fracasar, ser expuestos como un fracaso. Por eso es tan difícil para nosotros entregarnos a Dios, pues tenemos que admitir que no somos lo que esperamos ni lo que otros esperan de nosotros. Así que, muchas veces, lo primero que hace Dios antes de transformarnos, es exponernos lo inadecuado que somos. Es allí, al tocar fondo, que encontramos la fantástica gracia.
------------------------------------------------------
Fausto Liriano • www.veldugo01.com
Bajo Licencia Creative Commons

Foto Cortesía de Thomas Hawk

Usado Con Permiso Bajo Licencia Creative Common

lunes, enero 07, 2013

25- No Saber Estar Tranquilos


«Todas las desdichas del hombre derivan del hecho de que no es capaz de estar sentado tranquilamente, solo, en una habitación»
Blaise Pascal - Pensées

Te aseguro que muchas cosas empezarán a mover si te estás tranquilo. Es muy posible que escuches, que encuentres esa respuesta, que te llegue esa idea, que tengas un poco más de paz, si haces silencio.  ¡Sí! Hay cuestiones dentro de uno que uno no quisiese enfrentar. Y esa es la razón por la que, si estás tranquilo, levantas el teléfono y llamas a alguien a ver si van al cine o te acompañe a tomar algo. Claro, eso si no puedes tú mismo hacer la bulla necesaria.

Así que, cuidado: mucho movimiento puede dejarte atascado, mientras que pararte un momento puede hacer que te muevas.

Paz.
-------------------------------------------------------
Fausto Liriano • www.veldugo01.com
Bajo Licencia Creative Commons

Foto Cortesía de Thomas Hawk

Usado Con Permiso Bajo Licencia Creative Common

miércoles, mayo 09, 2012

Cambiemos El Mundo


"No puedes cambiar el mundo". Me dijo una vez un amigo muy bien intencionado cuando me reuní con él para externarle mis luchas.
Es cierto, YO no puedo cambiar el mundo. El trabajo de cambiar al mundo no es de una sola persona sino de un grupo que entienden, que aunque la tarea es abrumadora, no les toca a ellos solos. Así que, ponen su grano de arena, luchan cada día, entregando sus talentos, sus recursos, sus capacidades junto a otros, junto a Dios, y gritando: "¡MalditoMundo!" (que es mi forma de decir: "no se conformen a este siglo"). Quizás no se conozcan nunca, pero ¿qué importa? Cada acción vale, cada pequeño cambio es memorable.
"Pero, ¿Cristo no viene pronto? ¿No sabemos que esto irá de mal en peor? ¿Por qué ocuparme de los asuntos del mundo cuando tengo bastante trabajo conmigo?"- me dirás.
Sí, Cristo vendrá. Sí, esto irá de mal en peor. Pero, es mejor que nuestro Señor nos encuentre en buen uso de lo que tenemos a mano y trabajando en la expansión de su Reino (en completa colaboración con El) que enterrar nuestros talentos. Eso requiere valor, perseverancia, amor. Lo tenemos.
Te invito: Cambiemos el mundo.
 -------------------------------------------------------
Fausto Liriano • www.veldugo01.com
Bajo Licencia Creative Commons
Foto Cortesía de Sean Rogers
Bajo Licencia Creative Commons

lunes, marzo 12, 2012

¿Hipocresía?

Los últimos días he observado desde "un lado del camino" el asunto este de la estación de radio PuraVida y Brisa la nueva cerveza sin alcohol. He visto toda clase de comentarios, desde gente que el asunto le parece no tener importancia alguna, por ser Brisa una cerveza no alcohólica; hasta otros que han decidido ya no escuchar la emisora porque aceptó publicitar en su estación y en algunos de sus eventos a esta cerveza.

Mi opinión es que nosotros deberíamos ser consistentes con nuestras críticas y opiniones como creyentes, así que pregunto:
• ¿Anunciar una cerveza sin alcohol es mucho más dañino que robarle a la gente su dinero o manipular sus emociones para conseguirlo como hacen estaciones como Enlace (o congregaciones, pero eso es otro tema)?
• Si dejamos de escuchar una estación porque anuncia una cerveza (aunque esta no contiene alcohol), ¿por qué no dejamos de ver Enlace cuando lo que hace (y la mayoría lo sabe, por lo menos con quienes hablo todos están conscientes de esto) es no solo dañino sino una cuestión opuesta a lo bíblico?
Voy más lejos:
• Usted que critica a PuraVida, ¿bebe vino? ¿ponche? ¿sidra? ¿sidra sin alcohol?

Acentúo: Sinceramente, no tengo ninguna opinión sobre Brisa, ni el asunto con PuraVida, ni quiero acabar con Enlace. Ve a Enlace si quieres, todos saben lo que opino de esta estación de televisión, por lo menos los que me conocen. Lo que quiero que noten es que esto parece más hipocresía que un asunto concerniente a la seguridad de nuestra integridad como creyentes, teniendo una opinión para lo que nos parece repugnante y teniendo otra para lo que no nos parece aunque lo sea (repugnante, digo). Después de todo una cerveza sin alcohol es una cerveza sin esencia, como el cristianismo de muchos.

Jesús lo dijo: "Cuelan el mosquito pero se tragan el camello." (Mateo 23:24)

¡Qué tengas una excelente semana!

--------------------------
Fausto Liriano • www.veldugo01.com
Bajo Licencia Creative Commons


viernes, diciembre 30, 2011

Es Otro Año

Soy muy cínico en cuanto a años que van y años que vienen. Como dije en otro post: hace años aprendí que empezar el año haciendo promesas para cumplir en ese año (tantos años me añoran) era... algo... ¿cómo lo digo? Bueno, digamos que no vale la pena. Especialmente cuando hay cosas que no pueden esperar a que el año empiece y hay decisiones que no pueden esperar que el año termine, simplemente hay que darle cuando hay que darle. Lo mismo con las semanas: lunes o domingo hay cosas que hay que hacerlas, y ya. Pero entiendo la importancia de iniciar y terminar las cosas, nos da un sentido de que hemos avanzado, y de que hay cosas nuevas que empezar. Bueno, también nos puede afirmar que no avanzamos nada y entonces hay cosas que hay que hacer o dejar , pues cuando uno no avanza mucho en algo o se sigue con más fuerza o se decide abandonar para empezar otra cosa. Entonces: que algo termine o comience no es tan malo (aunque los cínicos estemos a la orden del día con nuestros comentarios) y puede ser una buena cosa.

Así que: quizás sea un buen tiempo para mirar hacia atrás, ver donde estamos con respecto a donde empezamos, y tomar decisiones en ese sentido. Si miras hacia atrás y no has empezado nada entonces: ¿qué estás esperando? El que no empieza no termina y si no has terminado quizás no has empezado, entonces: empieza algo. Eso sería un buen uso a uno de estos próximos tres días.

Espero que tengas un buen año.

Nota: si eres chino o judío lee esto en tu final de año correspondiente (Jejejeje! es broma, no te quilles conmigo, o no... si quieres no lo tomes como una broma... jejejeje! O sí... Bueno ¡qué se yo! ¡Adios!)

lunes, mayo 24, 2010

39- ¿QUE ES LA VERDAD? 01


"Cuando descubres que la verdad es una mentira y mueren todas tus ilusiones, luego ¿qué?"
El Rabino Marshak citando a Jefferson "The" Airplane

lunes, julio 13, 2009

CREO QUE DIOS NO NOS ODIA

En la película FEAST OF LOVE, en medio de un conjunto de eventos desafortunados e inesperados, Harry y Bradley se encuentran a media noche en el pequeño parque de su barrio. Después de saludarlo, Harry le dice a Bradley: "Dios está muerto o nos desprecia." A lo que Bradley responde: -"Dios no nos odia, Harry. Si lo hiciera, no habría hecho nuestros corazones tan valientes."

La semana pasada estuve con una familia que tuvo una gran perdida, y al otro día con una familia que celebraba una boda. Unos miraban como su padre se les había ido, se enfrentaban al desafío de nuestra temporalidad carnal, mientras otros celebraban y se enfrentaban al desafío de una nueva vida en compañía. Uno sufren y otros celebran. Vemos esto todo el tiempo, y parece que estamos envueltos en ese círculo vicioso llamado "vida aquí en la tierra", algunos se marean otros buscan explicaciones. Se han escrito cientos de libros del tema, algunos parecen responder de manera satisfactoria el asunto pero aún así ninguna respuesta parece poner el punto en la i.

Creo que era esta famosa "filosofa cubana" de esas que ponen en Disco 106, Luisa María Guell (o como se escriba) que decía hace años: "Lo siento mucho la vida es así, no la inventado yo." Vaya, verdad, ¿quién tiene la culpa? Alguien debió inventarse todo esto. Ahí es donde entra la cuestión de Harry: ¿Nos desprecia Dios o nos odia?, y yo tampoco creo que Dios no nos odia, no sólo porque hizo nuestros corazones tan valientes (lo vi ful en esa familia que se enfrentó a la perdida) sino por muchas razones más, razones que veo cada día. Dios no nos odia, nos ama.

miércoles, junio 17, 2009

DEL DESIERTO

Hace unos días mientras pensaba cualquier cosa y veía decenas de personas que corrían al altar por oración tras una jornada de cansancio ministerial escribí esto:
A veces somos llamados al "ministerio" pero arrancamos sin pasar por nuestros respectivos 40 días en el desierto. Gozosos, arrancamos a hacer lo que Dios nos mandó a hacer, después de todo: no queremos enterrar el talento, ¿o si?

Hay solo un problema con todo esto: Esos 40 días los vivimos al mismo tiempo que aprendemos a servir, resultando en una experiencia frustrante y dolorosa. Es en medio de querer atender las demandas de la gente a las que ministramos, junto con la prueba de la tentación a nuestra identidad, que algunos queremos tirar la toalla, pero como "el ministerio se destruye si no estamos ahí" (¡Ja!) terminamos optando por seguir, a ver si de alguna forma somos transformados en el proceso. La ecuación da igual a: nuestra propia destrucción, y mientras morimos emocionalmente o espiritualmente o de un ataque al corazón, nos damos cuenta que Dios se hace cargo de su iglesia y que somos colaboradores, que la única cosa que se perdió fue nuestra pasión, nuestra vida.

Tómate una pausa, vive tu desierto... o tu pentecostés. Luego, ve contento a hacer lo que tienes que hacer.

Dios te bendiga.

viernes, marzo 13, 2009

27- PREDICANDO POR PAN

De detrás del altar, de donde estaba la oficina y los baños de la iglesia en la que di mis primeros pasos como cristiano*, salía el pastor Fellé, con cara de cansancio y enojo al mismo tiempo. Era algo así como medio confuso porque era enojo pero compadeciente, frustración pero comprensiva; no soy muy bueno dando descripciones porque tampoco soy bueno recibiéndolas, asi que... algo así. Había estado hablando con un amigo predicador, alguien que ya varias veces nos había bendecido con sus palabras, y cuyo nombre ahora no recuerdo.
- "¿Tú sabe´ lo que e´eso?"- me dijo en buen dominicano. "Me está preguntando si podemos dejarlo predicar una noche de estas, no tiene dinero y necesita la ofrenda."

Tenía unos 8 meses siendo cristiano y no entendía esa tipo de cosas (todavía no las entiendo), creo que mi pastor tampoco. No supe que responder en ese momento, y como muchas veces hago (unas tantas bien, otras mal) me quedé callado haciendo mi gesto de "imagínate". Todavía no había desarrollado un espíritu crítico a ciertas cosas como quizás ahora lo tengo, pero fueron de esas situaciones que iban formando mi manera de pensar hacia el futuro.

¿No era mejor pedir una ayuda? ¿Decir que estaba pasando por un mal tiempo y que necesitaba que le diéramos algo? ¿Cuánto valían sus palabras? Y después de todo: ¿son suyas o le pertenecen a Dios? Si le pertenecen a Dios, ¿es algo que él debe de ponerle precio? Lo más probable necesitaba sentirse que estaba ganándose la "ofrenda" (si es que las ofrendas se ganan) pero en ese caso ¿qué podría uno ganar por decir la verdad?

Supe que Fellé le dio la ofrenda aunque no lo llevó a la iglesia, y no lo vi más predicando, solo una vez que estuvo y saludo a todos. Pero desde ese entonces me di cuenta que era algo muy común, y no se como llamarlo (uno debe ser cuidadoso con hacer juicio en ese tipo de cosas), pero mientras más pasaba tiempo haciendo cosas en la iglesia, más me enteraba de las extrañas culturas de los itinerantes evangelistas. Esos que predican por llamado pero que a veces ya predican por pan.

*siempre guardo respeto a la "Iglesia Evangélica en Marcha, Inc." donde crecí como cristiano y donde se me dieron las primeras oportunidades de enseñar, de cantar, de hacer música

lunes, marzo 02, 2009

16- Y, EN EL CUMPLEAÑOS DE CHARLES DARWIN...,

El 12 de Febrero de este año Ken Wilson, publicó en su blog lo que llama AN EVANGELICAL APOLOGY TO DARWIN ("Una Disculpa Evangélica a Darwin"), un post para que los cristianos escriban sus comentarios de disculpas al padre de la Teoría de la Evolución, Charles Darwin. Hmmm... creo que hay personas que son controversiales y hay otras que les gusta ser controversiales y crean situaciones para serlo. Ser cristiano y decir que ha sido un error de la iglesia estar en posición opuesta a la evolución (como dice Brian McLaren, con quien comparto algunas cosas pero no precisamente esta, y quien estará en el país en mayo) es una opinión más para sonar controversial que... otra cosa. Sí, muchos cristianos han hablado en contra de la evolución sin tener la menor idea que carajo es (perdón peruanos y puertorriqueños aquí esto no es una malapalabra). Sí, también la iglesia ha adoptado posiciones orgullosas sin escuchar, es patológico de la iglesia hablar mucho y escuchar poco. Si, también creo que es patológico del Movimiento Emergente (con quienes también comparto algunas cosas y otras no) estar en contra de casi todo con lo que la Iglesia Institucional estuvo en desacuerdo por años. Pero, ¿podría ser que Darwin no tenga la razón?

Yo no creo en la evolución. No porque sea cristiano y como cristiano se supone que el día que levantas la mano para aceptar al Señor abandonas todo derecho de estar de acuerdo con Darwin. No creo en la evolución porque nunca he creído, nunca se me ha hecho lógico (después de pensarlo logicamente), y creo firmemente que necesitas tanta fe para creer en la evolución como para creer en Dios. He investigado sobre la evolución, tengo libros de Darwin y sobre Darwin en mi librero, y el asunto no es oscuro para mi. Me parece ilógico que gente que cree en la evolución diga que es ilógico tener fe en Dios, si tan solo escuchas a un evolucionista con atención sin enojarte y abierto a que pueda tener razón, te darás cuenta que algunas de las razones para creer en la evolución que tienen son dificiles o imposibles de probar, y aún así les parece lógico... duh! Cuando alguien me dice: "NO CREO EN DIOS, CREO EN LA EVOLUCION", le digo: "FELICIDADES, SE NECESITA MUCHA FE PARA ESO." Algo que les sorprende porque están acostumbrados a ser llevados a la santa inquisición apologética, y a que la fe sea asunto de creer en Dios. Yo los trato amigablemente. Tampoco, si algún día se prueba que Darwin tuvo razón y todos nosotros (los que creemos lo contrario) nos comimos los mocos, dejaré de creer en Dios. No puedo dejar de creer en que hay alguien supremo detrás de todo esto.

Por otro lado, muchos cristianos hablan disparates sin saber de que están hablando, y eso es "necedad de corazón." Esto ha alejado a mucha gente del evangelio porque, como dije antes: la iglesia habla mucho y escucha poco. La próxima vez que hables en contra de la evolución (o cualquier otra cosa) será mejor que tengas una buena razón, no simplemente: PORQUE CREO EN DIOS.

Creo que lo que Ken Wilson ha hecho, lo ha hecho con las mejores intenciones. Pero no creo que necesariamente haya que reconciliarse con la ciencia en todos sus puntos en orden de que algunos científicos se acerquen a Dios. No hay que prostituirse en orden de parecer más atractivos. Disculpen si sueno duro con mis comentarios, pero he llegado a esta conclusión y no me da miedo que, si algún día alguien me demuestra lo mal que estuve, decir: "¡Uff! En esto no tuve la razón.", lo he hecho con muchas cosas.

No tenía la menor idea de que día nació Darwin, ahora se que es el 12 de febrero... ¡vaya!

martes, octubre 28, 2008

A LO NACHO LIBRE (ENMASCARADOS EN UNA LUCHA SIN CUARTEL)

Estoy aquí oyendo cosas que quiero que me gusten, quiero que me gusten porque probablemente le gustan a mucha gente y no entiendo porque a mi no me gusta pues si le gusta a muchísima gente ¿por qué no me debería gustar a mi? Les aseguro que después de escucharlo unas 10,000 veces me guste y se me haga natural. Pero, ¿por qué tiene que gustarme? Es el jodido dilema inconsciente en el que nos vemos envuelto tantas veces, en orden de ajustar en el “orden” de las cosas hay que correr hacia donde todos están corriendo sin tener la menor idea de hacia dónde vamos todos. Estoy cansado, cansado de eso.

Es increíble como ser auténtico es más difícil que ser yo. Quizás esto se deba a años de práctica en el asunto, una cosa que aprendemos desde “chiquititos” (citando una calcomanía de las Aguilas Cibaeñas*). ¿No se han fijado como a los niños se les hace tan difícil ocultar expresiones, mentir sobre cosas obvias o ocultar como se sienten? Pero los padres, que nos dicen una y otra vez como es (repitan después de mi) “el orden de las cosas”, nos dicen que es débil mostrar emociones si eres un hombre, como hay que mentir cuando viene el cobrador, y a las mujeres como decir ciertas cosas (aunque sean ciertas) pueden resultar ofensivas, etc. Son sólo ejemplos y puede haber muchas tendencias, muchas más. Así que antes de darnos cuenta somos una mentira, no somos quienes somos sino discípulos del “orden de las cosas”, y una de nuestras grandes luchas cuando ya somos grandes es que tenemos que ocultarnos continuamente y nadie… nadie… nadie sabe quienes somos.

Porque ser auténtico da más trabajo que ser falso, y el día que digas quien realmente eres, qué realmente quieres, qué cosas quisieras hacer, ese será el día en que serás desterrado del “orden de las cosas”. Y, la verdad es, que es tan incómodo estar alrededor de personas que han decidido ser más auténticas que los demás, porque nos sacan quienes somos, y: “El día en que quieras ser normal será el día en que te digan que estás loco.” Así que no quiero ser quien soy sino que quiero ser lo que creo que soy, lo que creé. ¿Será eso lo que Cristo quería decir cuando dijo que “es necesario ser como niños para entrar al Reino de los Cielos”?

¿Quieres ser tú o una versión popular que puedes crear para ti?

jueves, julio 24, 2008

NADIE USANDO LA RAZON

Nunca me gustó Alberto Cortez, ninguna razón en específico, quizás porque solo cantaba y no tenía nada más de atractivo que su letra y su voz (tengo derecho a tener cualquier opinión sobre cualquier cosa, ¿no?). Había propuestas más atractivas como Blas Durán y Los Peluches, Stanislao Marino, Luis Segura (el Añoñaito) y el Ciego de Nagua. Era un niño, imagínense.

Pero aún así siempre me atrajo esta canción:

Quiso volar, igual que las gaviotas,
libre en el aire, por el aire libre.
Y los demás dijeron: pobre idiota,
no sabe que volar, es imposible

Pero extendió sus alas hacia el cielo
poco a poco fue ganando altura
y los demás quedaron en el suelo
guardando la cordura.

Y construyó castillos en el aire...
a pleno sol, en nubes de algodón
en un lugar a donde nunca nadie
pudo llegar usando la razón.

Y construyó ventanas fabulosas,
llenas de luz, de magia y de color
y convocó al duende de las cosas
que tienen mucho que ver con el amor.

En los demás, al verlo tan dichoso,
cundió la alarma, se dictaron normas,
no fuera a ser que sea contagioso
tratar de ser feliz de aquella forma.

La conclusión, fue clara y contundente
lo condenaron por su chifladura,
a convivir de nuevo con la gente
vestido de cordura.

Por construir castillos en el aire
a pleno sol, en nubes de algodón
en un lugar a donde nunca nadie
pudo llegar usando la razón.

Por construir ventanas fabulosas.
llenas de luz, de magia y de color
y convocar al duende de las cosas
que tienen mucho que ver con el amor.

Así termina la historia del idiota
que libre en el aire, por el aire libre
quiso volar igual que las gaviotas,
pero eso es imposible.

Hoy las cosas no han cambiado, no me gusta Alberto Cortez, pero se que real puede ser esa historia. No os dejeis que le corten las alas, ni que nos condenen a la cordura.
Si al carácter al ca...mión con la reputación.

domingo, mayo 25, 2008

¿Habrá espacio para respirar?

Si piensas que hay demasiados autos en tu ciudad o que la cantidad de bicicletas en cualquier calle de Tailandia es impresionante, solo fíjate en la foto de al lado (by the way: si quieres verla más grande solo dale click sobre la foto). Esta muestra la cantidad de satélites que actualmente están orbitando alrededor de la tierra. Parecería que no hay mucho espacio para más, pero si lo hay, aún así es impresionante la cantidad de objetos volando alrededor de nosotros.

Si quieres ver más fotos de otras cosas que orbitan alrededor de nuestro planeta dale un click aquí...

viernes, junio 01, 2007

Y DEL DICHO AL (PENSAMIENTO) HECHO... HMMM...


“Dios quiere un corazón de niño pero una cabeza de adulto.” CS Lewis

De niño recuerdo que lo que más me gustaba de la escuela dominical era que a Jesús les gustaban los niños. Al final del salón donde cada jueves, la tía Amarilis, nos llevaba a través de las enseñanzas de Cristo en la Iglesia de Niños, había un cuadro que nos fascinaba. Era Jesús, sentado en una piedra mientras cargaba a un niño en sus piernas y otros se apresuraban a El. Más me gustaba cuando me decían que tenías que ser un niño para entrar al Reino de los Cielos. “¡Wow! Este Jesús es más que cool, le encantaría que me quedara como un niño.” Muchos nos quedamos ahí y no solo desarrollamos un corazón de niño sino también la mente de un niño, y somos incapaces de absorber las verdades que continúan en el currículo.

Mientras continúo mi práctica de ser un discípulo de Cristo, y después de haberme dado cuenta lo importante que es mi mente en todo esto, también es un hecho las dificultades que representa. En primer lugar mi cuerpo está habituado a acciones (llamadas hábitos), algunas de las cuales realizo sin ni siquiera pensarlo; en segundo lugar, como esas acciones han formado parte de mi vida por un buen tiempo, entonces es obvio que es difícil romper con ellas y que no solamente debo pensar en cambiarlas sino también que debo tener un buen listado de ejercicios a través de los cuales pueda acabar con esos hábitos que no son los normales para un discípulo de Cristo.

Me he dado cuenta también, que hay muchas cosas que creo que no sabía que creía y que debería dejar de creer. Es así como, las dificultades que enfrento para ser lo que debería ser, tienen que ver con lo que no he dejado de creer. Básicamente (y dando un ejemplo muy asqueroso), dejé el inodoro sucio, lo tapé, luego lo usé como silla y durante toda mi vida participé en el ejercicio de hacerme creer que eso no era un inodoro sino la silla donde me siento. Vano error, porque años después, me he dado cuenta que sobre lo que estoy sentado no es solo un inodoro ¡sino que está sucio! Eso no quiere decir que fundamenté mi corazón y mi ser a enseñanzas falsas, sino que simplemente empecé a creer en algo sin dejar de creer en lo otro. Pensé por muchos años, y ese ha sido mi dilema de los últimos meses, que el trabajo estaba completo cuando sinceramente muchas cosas las había dejado de creer.

Eso tiene mucho que ver con como uno ve las enseñanzas de Cristo. ¿Sugerencias o literales? Es la gran conversación teológica. Escribiendo para los estudios bíblicos de El Círculo y sobre las enseñanzas de Jesús, reconocí que el problema muchas veces tiene que ver con que:
1- No conocemos las enseñanzas de Cristo, por lo menos no todas.
2- Como no las conocemos, pues se nos hace muy difícil aplicar.
3- Y al aplicarlas, es necesario que sus enseñanzas arropen nuestra alma, nuestro cuerpo y nuestra mente (“Ama al Señor tu Dios con todo tu corazón, con toda tu alma, con toda tu mente y con todas tus fuerzas." Marcos 12:30)

Entonces, lo primero está en que la cuestión no es cuáles enseñanzas son sugerencias o literales, sino como arropamos las enseñanzas de Cristo. Cuando clasificamos una cosa de “sugerencia o literal”, las asumimos como reglas o deberes, y esto no es precisamente lo que Cristo está tratando de llevar. En Mateo 5:17, Jesús dice: “No piensen que he venido a anular la ley o los profetas; no he venido a anularlos sino a darles cumplimiento.” En muchas palabras: la intención de Cristo no es, en ninguna manera, traer otro conjunto de reglas que podamos cumplir sino, la forma en que puedas abrazar a Dios con toda tu alma, corazón, mente y fuerzas.

Las leyes solo trabajan con las acciones, y no pueden alcanzar el corazón que es la fuente de las acciones. La intención de Cristo no es en ningún momento darnos ninguna lista de nuevas cosas que hacer y que no hacer, obviamente las cosas que El dice que no hagamos no debemos hacerlas, pero si ese fuera el punto le buscáramos la lógica de cómo hacerlas en ciertos momentos de nuestras vidas.

Entonces el pensamiento cristiano tiene que resultar en la transformación del corazón, que según la Biblia es “la fuente”. ¿Por qué? Porque es la intención de Cristo. No que te sometas a más reglas, o que pierdas tu tiempo pensando en como y en que momento cumplir algunas cosas, sino que pongas a trabajar tu mente en como convertir tu corazón que es la fuente tanto de un ser malvado como de un ser renovado. Por eso Pablo le dice a los Romanos que sean transformados mediante “la renovación de su mente…” (Rom. 12:2) Es en tu cabeza donde se empiezan a cambiar esos antiguos hábitos por hábitos nuevos que resultan en la transformación de la fuente: el corazón.

martes, mayo 22, 2007

FRASE PA LOS QUE PIENSAN...

Como ultimamente hemos visto posts, tanto en este blog como en otros, sobre el pensamiento y la mente cristiana, me encantó esta frase de Mark Noll que encontré por ahí:
"El escándalo de la mente evangélica es que no existe cosa tal como mente evangélica... La situación histórica es... curiosa. Los evangélicos actuales son los descendientes espirituales de líderes y movimientos que se distinguieron por la creatividad, examinar, y ponerle una fructífera atención a la mente."

jueves, mayo 17, 2007

LA BATALLA POR MI MENTE

Si esto fuera mi novela, hoy iniciaría el día con la terrible noticia de que Fito está detenido por un confuso incidente en que su novia murió, el tipo de creciendo en gracia ha decidido mudarse con toda su congregación a una granja que compraron en el norte de la Florida (solo ustedes saben que sigue…), Michael Jordan compró los Chicago Bulls, y Alejandro Sanz es el director de alabanza de Hillsong™ España… Pero, esto no es mi novela, así que las noticias son normales: los dominicanos se nos ataca por ser “nazis” con Haití (hay serios problemas en Francia al respecto), Estados Unidos sigue en Irak, y hay algunos cambios políticos importantes en Europa. Es como la común batalla de mi mente.

Como decía en el escrito anterior, una de las recomendaciones de Dios en su Palabra es: “con toda tu mente.” La mente es algo que Dios quiere arropar… pero también el maligno. Así que, en estos días que me he propuesto servirle a Dios con todo, he visto como también otros se pueden aprovechar de eso. He tenido luchas fuertes… y se que todos ustedes también.

No sería errado considerar que esa es la razón porque a satán le interesa sacar la mente de la actividad del cristiano. Cada cosa que hacemos es como: “no pienses, dale pa lla que no hay tiempo que perder…” ¿Aja?

Hace par de días leí la introducción del libro: “Verdadera Espiritualidad” de Francis Schaeffer. En la introducción narra como la incertidumbre arropó su vida, y empezó a tener una crisis en su fe. No se si a ustedes les pasa como a mí, pero a veces caen en mis manos libros que encajan perfectamente con situaciones en las que estoy viviendo. No estoy leyendo el libro, tampoco creo que lo lea hasta dentro de algunos meses, pero al adquirirlo le di una hojeada. Schaeffer, un antiguo agnóstico, luego de tener varios años siendo cristiano y algunos años siendo pastor (10 específicamente), se dio cuenta que para resolver su conflicto tenía que volver hasta donde empezó y repensar su fe (o pensarla por primera vez).

WOW! ¿Cuántos años he vivido sin ni siquiera pensar la razón por la cual estoy aquí? ¿Si me preguntan por la razón de mi fe, tendré las respuestas en la mano?

No te sorprendas de que la batalla muchas veces sea en tu mente. Pensamientos oscuros que se encuentran con pensamientos sobre el deseo de servir a Dios. Pensamientos que te llevan a pecar sin ni siquiera cometer el acto, versus los pensamientos de querer alejarte de esas cosas. En esta esquina, los pensamientos depresivos y las ansiedades, y en la otra esquina, tus deseos de depositar todas esas cosas ante Dios.

Y eso es lo más difícil, que tu mente es el campo de batalla. Así que hay luchar por el control de lo que pensamos. En Deuteronomio una y otra vez Dios habla de la importancia de guardar sus leyes en nuestra mente: “Grábense estas palabras en el corazón y en la *mente”. El sabe que no es suficiente sentirlas (corazón), sino que es necesario que arropen nuestros pensamientos (mente). Esto es muy importante para obtener la victoria en la batalla por tu mente.