jueves, abril 25, 2019

¿Hay Vida Después de la Muerte? (Job, parte 13)

«Nacido de mujer el ser humano,
sus días cortos y de ritmo apurado.
Has determinado sus días,
sus meses están contados,
sus límites estableciste
y él no puede traspasarlos.
¡Hasta un árbol [caído] tiene esperanza!
es cortado y retoñará,
sus renuevos no faltarán.
Pero el hombre morirá,
dejará de ser... se debilitará,
¿y a dónde irá?»
Job 14:1,5,7,10
(la traducción es mía)

(antes de leer el post, te recomiendo leer el Job 14)

Job saca a flote en este capítulo una de las preguntas más rankeadas de todos los tiempos: ¿qué hay después de la muerte? ¿hay luz al final del túnel? Dando un giro a la conversación desde la "sabiduría popular" y la recitación de conocidos proverbios de sus días, a una cuestión más existencial. Pero la forma en que externa su posición no es como la haríamos (que sería poder probar cuál es el destino del ser humano, bueno o malo, después que muera), él está muy seguro el destino del hombre: el Seol, el abismo, y nadie ha regresado de ahí. Aquí le ha valido la mera observación: nadie ha regresado de la muerte, los árboles vuelven a crecer aún en su condición más decadente, los ríos vuelven y se llenan de agua, ¿pero el hombre? Una vez muerto y listo, al menos eso dice Job.

Su punto es el siguiente: si los días del ser humano están contados (ver Salmo 90:10), no hay razones ni propósito para el sufrimiento, ni el hombre ni la mujer vuelven a vivir (eso dice Job) ¿para qué Dios se toma la molestia de prestarle atención? Su pensamiento tiene mucha relación con el razonamiento de Pablo en 1 Corintios 15, el sufrimiento no tiene sentido si no hay resurrección:
"Si los muertos no resucitan, 
¡entonces «comamos y bebamos, que mañana moriremos»!" 
1 Corintios 15:32 (RVC)

Y en su desconocimiento Job recibe cierta inspiración, lo narra como un deseo pero termina acercándose al pensamiento de quienes creen en la resurrección. La Traducción en Lenguaje Actual traduce de manera magistral los vs. 13-15 en donde Job proyecta su anhelo:
"Si fuera posible volver a la vida
después de la muerte,
preferiría estar muerto.
Tú me esconderías en la tumba,
hasta que se calmara tu enojo.
Luego te acordarías de mí
y volverías a despertarme.
Como eres mi creador,
cuando al fin quisieras verme,
yo respondería a tu llamado."
Job 14:13-15 (TLA)

Job no ha visto a un Cristo resucitado, en su duda no se ha encontrado con su Señor que le diga: «Pon aquí tu dedo, y mira mis manos; y acerca tu mano, y métela en mi costado; y no seas incrédulo, sino creyente.» (Juan 20:27 RVC); así que regresa al pesimismo que ha caracterizado lo que hasta ahora hemos leído.

Esa desdicha y pesimismo, caracterizan a aquellos que no han agarrado todo el significado de la importancia de la resurrección. Las Escrituras no niegan que esa sería la condición de todos los creyentes en las Buenas Noticias de Jesucristo, si realmente no hubiese resurrección: "seríamos los más desdichados de todos los hombres" (1 Corintios 15:19 RVC). ¡Pero Cristo ha resucitado! Y es la prueba de que seremos llamados por Dios (impresionantemente es el mismo lenguaje que Pablo usa en Corintios y en 1 Tesalonicenses), y responderemos a su llamado volviendo a una vida completamente nueva:
"«Devorada será la muerte por la victoria». ¿Dónde está, oh muerte, tu aguijón? ¿Dónde, oh sepulcro, tu victoria? Porque el pecado es el aguijón de la muerte, y la ley es la que da poder al pecado. ¡Pero gracias sean dadas a Dios, de que nos da la victoria por medio de nuestro Señor Jesucristo!" 1 Corintios 15:54-57(RVC)

¡Qué no pase este día sin que puedas agarrar y profundizar hasta lo más íntimo de ti mismo la importancia y la majestuosidad de la resurrección!
 ------------------------------------------------------
Fausto Liriano • www.veldugo01.com
Bajo Licencia Creative Commons
Foto cortesía de Thomas Hawk
Bajo Licencia Creative Commons

martes, abril 23, 2019

Salmo 119:9-16 (2)


9 ¿Blanquearía el joven los caminos de su vida?
¡Claro que sí! Guardando tu Palabra.
10 Buscarte con todo me he propuesto
No permitas que me desvíe.
11 Bien grabados en mi mente
están tus dichos,
pues no quiero pecar contra Ti.

12 ¡Bendito eres Señor!
Enséñame tus decretos.
13 [mi] Boca anuncia
todos los juicios de tus labios.
14 Bonanza y alegría me dan tus testimonios,
¡Más que todas las riquezas!

15 Buscaré tus caminos,
Meditaré en tus preceptos.
16 Bienestar y deleite encuentro en tus decretos,
No olvidaré tus palabras.

En esta sección del salmo cada versículo es encabezado por la letra bet (ב) y que he replicado en castellano usando la letra "b". Se agregan dos palabras al catálogo que ya he mencionado (Palabra del Señor, testimonios, preceptos, decretos, mandamientos, juicios) y estas las he traducido como: 'palabra' y 'dicho'. El salmista se mantendrá usándolas constantemente durante todo el salmo, manteniendo cierta consistencia dentro de la estructura poética; consistencia que, en cierto modo, quiero mantener. Cuando traduces con el propósito de replicar el acróstico tienes varias limitaciones: el catálogo de palabras se reduce, a veces terminamos con frases ajenas al uso común del lenguaje (aunque válidas en poesía), y la traducción resulta más dinámica que funcional o literal (ojo: el significado se mantiene, nunca debe comprometerse).

Ya has visto que en los primeros ocho versículos el salmista expresa su deseo de enfocarse en la Palabra, de recorrer el camino de los mandamientos, de asegurar que Dios bendice a los que lo hacen, pero en esta segunda sección el deseo se transforma en decisión y acción, confirmado por su lenguaje proactivo (ver vs. 10, 11, 13, 15, 16), que va en dos direcciones:
(1) la razón por la que ha decidido accionar (v. 11 «pues no quiero pecar contra Ti»; v. 16 «No olvidaré tus »)
(2) y pidiéndole a Dios su respaldo (v. 10 «No permitas que me desvíe»; v. 12 «Enséñame tus decretos»)

El versículo 11 es una joya, y ha sido memorizado por generaciones (casi todos lo conocen en la versión Reina-Valera 60: «En mi corazón he guardado tus dichos, para no pecar contra ti»), traducido literalmente del hebreo sería algo como:
 «en mi mente ['corazón'] he escondido ['atesorado'] tu dicho,
de modo que no peque contra Ti.»


La mente se transforma en un cofre en donde atesoras lo que Dios ha dicho, se ha limpiado el cofre para que solo tenga espacio para la Palabra de Dios y así, en el momento de la tentación o que el pecado te presiona, lo que salga de manera natural sean sus mandatos, sus preceptos, sus decretos. Conecta perfectamente con lo que dice Jesús (¿quizás con este salmo en mente?):
«El hombre bueno, saca lo bueno del buen tesoro de su corazón
El hombre malo, saca lo malo del mal tesoro de su corazón; 
porque de la abundancia del corazón habla la boca.»
Lucas 6:45 RVC

¿Qué sale de naturalmente de ti cuando te sientes la presión del pecado?
¿Qué sacas de tu "corazón" cuando llega el momento de la tentación?
 ------------------------------------------------------
Fausto Liriano • www.veldugo01.com
Bajo Licencia Creative Commons
Foto cortesía de Hebrew Calligrapher

domingo, abril 21, 2019

Las Mujeres Vieron Primero

Las mujeres lo vieron primero,
siempre estuvieron cerca y en su luto, en su dolor,
no se alejaron
como los demás...
les dolía pero... ¿será que esperaban?

No huyeron: estuvieron cerca de la cruz, acompañaron a un antiguo fariseo a sepultar a Jesús y, muy temprano el domingo, fueron dispuestas a enfrentar a un par de soldados romanos con el fin de que el cuerpo de Jesús fuese cuidado... y perfumado.

Cerca de la cruz.
Cerca del cuerpo.
Con deseo de volver a verlo.
Y lo vieron: con mucha mejor claridad de lo que esperaban.
Al Maestro.

"¿Por qué buscan entre los muertos al que vive?
No tiene sentido que estén aquí..."
¡Pero buscaban! ¿Quién más buscaba a... Jesús?
Y es en la búsqueda, con solo un poco de fe que encuentran a Jesús no muerto sino vivo,
no golpeado... ¡sino glorificado!

Me recuerda a esa vez que los discípulos le pidieron:
"Señor, auméntanos la fe...", a lo que Jesús respondió:
"Si tan solo tuvieran fe como un granito de mostaza."

No necesitamos mucha, solo necesitamos fe.
Un domingo temprano, a tientas en la oscuridad de la mañana las mujeres encontraron a Jesús... resucitado.
Que a tientas sigamos buscando.
Y que, aunque nuestra fe sea poca, sigamos esperando.
Pues Jesús no está muerto... ¡Él vive!
 ------------------------------------------------------
Fausto Liriano • www.veldugo01.com
Bajo Licencia Creative Commons

sábado, abril 20, 2019

Un Extraño Shabbat


Primer día sin Jesús en un poco más de 3 años.
La Biblia no nos dice mu... bueno, nos dice prácticamente nada de lo que pasó al día siguiente de que murió Jesús.
Fue una pausa.
¿Sería un respiro para las fuerzas del mal?
Quizás.
Pero un momento terrible para los discípulos. Algunos dispersados por miedo a ser apresados, otros juntos pero ocultos, hablando en secreto de las impresiones del día anterior... menos Pedro...
Siempre primero en hablar, en disponerse, en presentarse, pero todavía no se ha sobrepuesto a haber negado a Jesús con tanta intensidad.

¡Qué loco! ¿Eh?
El curso normal de la vida como la conocen, fue más fuerte que las palabras de Jesús:
«El Hijo del Hombre tendrá que sufrir muchas cosas terribles. 
[...] Lo matarán, pero al tercer día resucitará.» (Lucas 9:22)

Pero en la vida real los profetas vienen y van, la gente vive y muere, es lo que "dice la vida". Así que, están de luto, no solo por la muerte de Jesús sino porque también huyeron y lo abandonaron.

Están de luto, en vez de estar en espera.

Muchas veces decidimos que lo que hemos experimentado en nuestras vidas supere a lo que Dios nos ha dicho personalmente o a lo que las Escrituras afirman... y vivimos de luto, en queja, en vez de vivir en espera. Es por eso que, las palabras de Jesús para nosotros deben ser meditadas de modo que, a la hora que parece oscura, podamos esperar a que llegue la luz. Y la luz siempre gana, pues "la oscuridad jamás podrá apagarla." (Juan 1:5).

Sal del luto... y espera.
 ------------------------------------------------------
Fausto Liriano • www.veldugo01.com
Bajo Licencia Creative Commons

viernes, abril 19, 2019

Oscura Luz

¿Quién me creo que soy?
Jesús fue burlado,
golpeado,
fuertes manos acostumbradas a la guerra, a pelear,
fuerzas élites golpearon el cuerpo del maestro.
Una
y otra vez.
«¡Profetiza!», decían,
«¿Quién te golpeó?», decían.

Y yo, ¿quién me creo que soy?

Adolorido, lo llevaron arriba y abajo,
a Pilato, a Herodes, y a... Pilato.
«Carga tu cruz...
Cansado, golpeado,
¡no nos importa!»

¡Yo! ¿Quién soy yo para no tomar mi cruz y seguirle?

Decían: «¿Quieres que sepan que eres rey?»
Ahí está:
Ὁ βασιλεὺς τῶν Ἰουδαίων οὗτος
hic est rex Iudaeorum
זֶהוּ מֶלֶךְ הַיְּהוּדִים
Sobre tu cabeza...
que  todos lean en su lengua
que ese pedazo de cuerpo colgando,
esa burla que eres, dice que es un rey...
¡Jajajajaja! ¡Jajajajaja!»


¿Qué habrá pensado Jesús?
En su mente el nombre de cada uno, sus luchas,
sus pecados, incluso la culpa y los crímenes de guerra
de aquella fuerza élite que le golpeaba, sus abusos...
«Padre, perdónalos,
muero también por ellos,
así has amado el mundo.»

Y yo, ¿tomaría mi cruz?
¿Quién me creo que soy para no entregarme todo y
para no entregarlo todo por el que todo lo dio por mi?

Yo...
Hoy abro mis brazos en amor, y le digo a Jesús:
«Heme aquí... eres Rey,
yo te sigo con mi cruz, y dejaré de ser
lo que creo y seré lo que quieres que sea."

Consumado es.
 ------------------------------------------------------
Fausto Liriano • www.veldugo01.com
Bajo Licencia Creative Commons

jueves, abril 18, 2019

Este Es Mi Cuerpo

Era el remanente, dicho en un español más común: los que quedaban.. más bien, de los que quedaban el grupo más íntimo. Su Presencia era refrescante, y en los brazos de Jesús habían encontrado aceptación, descanso, restauración. Pero, en ocasiones, sus palabras eran fuertes y muy difíciles de... digerir:
     "Yo soy el pan de vida.
     El que come mi carne y bebe mi sangre
     tiene vida eterna." (Juan 6:48, 54)

"¿¡El qué!?", seguro dijeron algunos, "este maestro de nuevas enseñanzas ya está hablando locuras... divaga mentalmente." Muchos se fueron, solo unos cuantos quedaron, los que como Pedro entendían estas palabras, los que sabían que no había otro lugar, no hay un "a dónde ir" porque solo Cristo tiene palabras de vida eterna.

Unos meses después, aquí están... con él...
Jesús levanta el pan y en vez de decir: «Este es el pan sin levadura que nuestros padres comieron al salir rápido de Egipto», dice: «Este es... mi cuerpo.» Levanta la copa, y en vez de decir: «Esta copa es la sangre del cordero que nuestros padres pusieron en  los dinteles la noche en que salieron de Egipto...», dice: «Esta es... mi sangre.»

Ahora todo hace sentido... aunque todavía no. Jesús los invita a una comunión más cercana, a un nuevo escape, al verdadero Éxodo... pero todavía no entenderán, hasta la mañana en que su cuerpo sea quebrado y su sangre derramada. Y todavía ahí... tampoco.

Pero hasta ahora he dicho mucho...

Quisiera preguntar: ¿hasta dónde nos involucramos con Jesús? El incidente en Juan 6 y la cena el día antes de su muerte nos dicen que su carne y su sangre (pan y vino) son elementos importantes en involucrarnos con él: carne y sangre es involucrarnos en cuerpo y alma, es hacernos íntimos con él lo que nos acerca a la vida eterna, pero... ¿huimos cuando sus palabras parecen ser fuertes o pretendemos no digerirlas para no... seguirle?

¿Quieres seguir en Egipto o quieres caminar hacia la vida eterna?

 ------------------------------------------------------
Fausto Liriano • www.veldugo01.com
Bajo Licencia Creative Commons


jueves, abril 11, 2019

Salmo 119:1-8


1 A los de camino recto,
que avanzan en la Palabra del Señor:
Dios los bendice.
2 A los que viven de acuerdo a sus testimonios, 
y han invertido todo en buscarle: 
Dios los bendice.
3 Aquellos que no hacen maldad
y se conducen por sus caminos.

4 Acatar tus preceptos
has mandado.
5 ¡Ah, si se enderezara mi vida
para cumplir tus decretos!
6 Así no sentiría vergüenza
de observar tus mandamientos.

7 Alabaré con diligencia
cuando aprenda tus justos juicios.
8 Atenderé a tus enseñanzas
¡Nunca me abandones!


Ok... primera parte del reto: lograda ✓
He dividido estos primeros 8 versículos que en hebreo empiezan con alef (א) en tres secciones de modo que sea claro el movimiento que el salmista ha elegido para esta parte:
- los primeros tres versículos el salmista señala que la vía segura de la bendición del ser humano es seguir la palabra de Dios.
- los siguientes tres (4-6) van desde el mandato de Dios de que cumplamos sus mandamientos, a el deseo del salmista de vivir en la Palabra, y de moverse de vergüenza a orgullo.
- los versículos 7-8 el salmista hace dos promesas pidiendo el respaldo de Dios («¡nunca me abandones!»).

De las ocho palabras escogidas por el salmista para referirse a las Escrituras en esta aparecen seiss, que he traducido como:
(1) Palabra del Señor
(2) Testimonios
(3) Preceptos
(4) Decretos
(5) Mandamientos
(6) Juicios

Quiero ser consistente, hasta donde el reto me lo permita, en traducir estas y las otras dos (que todavía no hemos visto).

'Camino' es un concepto importante en todo el salmo, y las Escrituras son el camino que debemos recorrer y, al mismo tiempo, la seguridad de que podamos acabar bien el recorrido de la vida. Hay cierta progresión conforme vayamos explorando el salmo, y lo que él ha llamado 'camino' se va abriendo delante de nosotros conforme lo vamos recorriendo.  Puesto de una forma más loca: la Palabra es el camino que nos ayuda a recorrer el camino de la vida. Es como un skateboard prolongado, largo (o una tabla de surf, un longboard), que nos ayuda a transitar por la vida de modo que el recorrido sea exitoso. Éxito es llegar al final del camino, y el final del camino es un encuentro, es visión, es poder ver al Dios que siempre supimos que estuvo con nosotros pero que nuestros ojos nunca vieron físicamente.

Irónicamente, y aquí voy con el fin en mente, el salmo termina diciendo:
"Sin rumbo camino, como oveja perdida,
¡ven a buscarme! 
Pues no he olvidado tus mandamientos." 
(Salmo 119:176)

No quiero adelantarme mucho, así que solo quiero señalar que toda la reflexión, afirmación, y lamento del salmo, es parte de un clamor general: te reconozco, se que tu Palabra es efectiva, lo he visto en quienes la cumplen pues son felices y bendecidos, ayúdame, es la única cosa que puede reconectarme con la real dirección, con la ruta que lleva a la meta. El salmista no ha idealizado nada, ¡es como cualquiera de nosotros y lo admite! Pero aún en ese sentido de desorientación sabe: la Palabra es lo único que puede conducirme hacia Él.

¿Cuál es tu rumbo?
¿Tienes... alguno?
 ------------------------------------------------------
Fausto Liriano • www.veldugo01.com
Bajo Licencia Creative Commons
Foto cortesía de 929

miércoles, abril 10, 2019

Yo También Tengo Un Cerebro (Job, Parte 12)



[antes de leer el post, sería bueno leer los capítulos 11-13 de Job]

El capítulo 11 inicia con la respuesta de Sofar. Si seguimos ciertas tradiciones orientales, es muy probable que estén hablando desde el mayor (Elifaz) hasta el menor (Sofar), turnándose entre las respuestas de Job. Es en este mismo capítulo donde nos damos cuenta que, mientras las respuestas de sus amigos se van haciendo más cortas, las de Job se van alargando. Mientras ellos dicen "calla y arrepiéntete" (11:2-3), Job dice "tengo tanto que decir que si callo... muero" (13:19).

La intervención de Sofar, aparte de ser más breve, es mucho más personal y va al grano: "eres un pecador empedernido, admítelo y arrepiéntete"; yendo en la misma dirección que Elifaz y Bildad: "El hombre es demasiado insignificante para discutirle a Dios"; a lo que Job responde: "Si Dios es tan grande (y lo es), ¿cuál es la necesidad de disponer del hombre de esta manera?"

Sin darnos cuenta, vamos siendo empujados por el autor del libro a la inminente respuesta de Dios, los amigos se han vuelto un sólo cliché al solo repetir sabiduría popular han olvidado que, lo que le ha sucedido a Job, merece más reflexión. Están frente a una situación que ha dejado en blanco la forma en que hasta ahora se pensaba el sufrimiento. Para nosotros este es un buen punto para meditar, cada día se nos presentan espacios en donde necesitamos respuestas bíblicas para preguntas que nunca se hicieron. No somos los únicos:
• Naamán tiene una pregunta dogmática para Eliseo (2 Reyes 5:18-19)
• La primera iglesia se enfrentó a las preguntas sobre los gentiles: "¿guardarán o no la ley? ¿deben ser circuncidados? Si no se circuncidan, ¿cuál será para ellos la señal del pacto?"
• La reforma tuvo que hacer preguntas en un nuevo ambiente religioso...
• Y seguimos...

Pero Job, cansado del clicherismo, se torna a una versión más profesional de sarcasmo:
"Se me había olvidado, 
¡nadie sabe más que ustedes!
Cuando se mueran
dejará de existir la sabiduría."
(Job 12:2)


Todavía tiene energías para el sentido del humor (aunque supongo que a sus amigos no le dio risa), y pasa a una frase digna de un post sobre "el corazón en el mundo antiguo", en hebreo dice:
גַּם־לִי לֵבָב כְּמוֹכֶם
(«también tengo un "cerebro" [literal 'corazón'] como ustedes») 

El versículo completo dice:
"Yo también tengo un cerebro,
y ustedes no son mejores que yo."
(Job 12:3)

Y, conforme su respuesta va tomando forma, su sarcasmo va aumentando. Pregunta: "¿quién no sabe estas cosas?", y responde pasando a los tipos de vida que consideramos inferiores (los animales, Job 12:7-9) para afirmar que con tan solo verlos puedes darte cuenta de muchas cosas, no necesitas a los ancianos ni a ninguna otra fuente de sabiduría humana para darte cuenta de lo que ellos afirman es "lo último en filosofía y teología": ¡La sabiduría humana es arrasada por el poder de Dios! (Job 12:20-23), y aquí hace conexión con lo que Pablo le dice a los corintios:
"Pues está escrito:
«Destruiré la sabiduría de los sabios, 
y desecharé la inteligencia de los inteligentes.»
¿Dónde está el sabio? ¿Dónde está el escriba? ¿Dónde está el que escudriña estos tiempos? ¿Acaso no ha hecho Dios enloquecer a la sabiduría de este mundo?" 
(1 Corintios 1:19-20)

En la primera parte del capítulo 13 Job se dirige a sus amigos, en la segunda (desde el v. 20) a Dios, se nota la desesperación de un hombre que se va cayendo a pedazos, habla, grita a los de en frente y me lo imagino mirando al cielo y alzando los brazos para hablar con Dios. Job ora, pero no en la forma en que muchas personas imaginan la oración, pero si orar es "hablar con Dios" es precisamente lo que hace. En este capítulo, Job deja bien claro que el asunto aquí no son los hechos, lo que le ha pasado, sino lo que quiere: una audiencia con Dios. 

Job está equivocado en muchas cosas pero en algo cree tener razón: "soy inocente y Dios lo sabe". Aunque reconoce que, a pesar de que es inocente, nadie puede justificarse delante de Dios, no solo él también sus amigos. Los vs. 7-10 son una verdadera joya, Job desarma "la justicia de sus amigos", no es solo ponerse del lado de Dios es también preguntarse: "¿tengo calidad  moral para hacerlo?" Han sentado a Job en el banquillo pero ¿eso significa que no pueden ser juzgados? Parece resonar las palabras que Jesús dirá unos cientos de años después en Mateo 7:1-5.

Tú, 
¿cómo mides a los demás? 
¿te aplicas el mismo standard o...
eres más 'bueno' contigo?
Estamos de acuerdo en que es totalmente anti-Cristo juzgar a otros...
¿por qué lo hacemos?

Bye
 ------------------------------------------------------
Fausto Liriano • www.veldugo01.com
Bajo Licencia Creative Commons

martes, abril 09, 2019

Salmo 119 (01)

Junto al comentario que lentamente voy presentando de mis lecturas de Job, he decidido traducir y (cuando sea necesario) comentar el Salmo 119. Es el salmo y también el capítulo más largo de la Biblia. Tiene 22 secciones, cada una de ellas con ocho versículos y empezando con una de las letras del alefato (alfabeto hebreo), de modo que la palabra inicial de todos los versículos de una sección, inician con esa letra en específico. El salmista también usa ocho palabras diferentes para referirse a las Escrituras, uno pudiese esperar que siendo cada sección de ocho versículos se use una de esas palabras por versículo, pero no es el caso en todo el libro, solo en unas tres secciones que veremos cuando... llegue su tiempo. Un dato curioso es que el nombre de Dios aparece también: 22 veces (una por cada letra), se nota que ha habido intencionalidad en tener presente esta estructura al escribir este salmo.

Todo el salmo tiene un tema: la importancia de las Escrituras y el deseo, anhelo, oración que tiene el poeta bíblico de apegarse a la Palabra.  Es un salmo clasificado como "de sabiduría" por la temática concentrada en la Palabra de Dios, pero la verdad es que contiene reflexión, acción de gracias, alabanza,  lamentación, oración muchas veces en conexión con el anhelo o deseo profundo de que la Palabra sea su vida.

Es una joya.

Y muchos han señalado que, a pesar de que el salmista se lamenta de que a veces queda corto en cumplir los preceptos del Señor y que, en otras ocasiones, la burla o la forma en que lo presionan sus enemigos lo han hecho desanimarse, el tema principal junto al de la vida en la Palabra de Dios es: alegría. El salmista no sugiere ni una vez que la Palabra de Dios lo restringe o le da una visión más corta de la vida, ¡al contrario! y de eso escribe:
"Corro por el camino de tus mandamientos
porque has AMPLIADO mi manera de pensar."
Salmo 119:32 (énfasis mío)


Lo que quiero lograr con mi traducción es que cada sección inicie con una letra de nuestro alfabeto, pienso que es... realizable, aunque no lo sabré hasta que terminemos, he aquí un reto. Pero me parece sumamente interesante acercarnos a la hazaña que el poeta hebreo (o los poetas) que compuso (o compusieron) el salmo logró (lograron... sorry! sobredosis de paréntesis, ¿no está apero que la palabra "paréntesis" esté dentro de un paréntesis?... anyways!)... esa es la idea.

Nos vemos en el próximo post.
 ------------------------------------------------------
Fausto Liriano • www.veldugo01.com
Bajo Licencia Creative Commons
Foto cortesía de Thomas Hawk
Bajo Licencia Creative Commons

martes, abril 02, 2019

Dios Mató A Tus Malos Hijos (Job, Parte 11)

(en este post trato Job 8-9)

Bildad (el amigo que ahora responde a Job) es más frontal, más corto y más directo que Elifaz... y tira a matar. Su forma de ver la vida es la del cruel Dios que debes respetar (aunque no es cruel sino que su crueldad va conectada a su justicia). Y va al grano: quizás Job no se había dado cuenta, pero sus hijos eran unas lacras malvadas (v. 4) y, como padre consentidor, es muy probable que sea el único que no lo supiera... Dios les dio su merecido. ¡Eso es justicia! (según Bildad). Mientras Elifaz pide que Job reconozca su maldad y se arrepienta, Bildaddice que lo que Job necesita es orar, pedir misericordia (v. 5) y Dios lo puede escuchar.

Desde muy joven yo aprendí (Fausto) que es más difícil para la mente humana procesar la predicación de alguien, cuando esta viene acompañada por el factor miedo (la muerte, el infierno, la desgracia). Despreciaba ese tipo de "evangelismo" en el que la condenación era más "noticia" que la buena noticia (evangelio). No es que las cosas malas no pasen, creo que existe el infierno, también creo que una vida alejada de Dios es un imán para las malas consecuencias por decisiones que, alguien con el corazón en otras cosas, toma... pero, creo que las "buenas noticias" (evangelio) deben predominar frente a la "mala noticia" en la que ya nos encontramos.

Bildad predica este tipo de 'evangelio': "Pide compasión antes que te pase como a  tus hijos... Dios tendrá misericordia de ti." ¡Ah! Y esta te va a gustar:
"Si lo haces Dios te va a prosperar." (ver 8:6-7)
¿te parece conocido?

Para poner las cosas más locas: Bildad parece fundamentar su discurso con pasajes bíblicos, no los cita directamente, pero puedes hacer varias conexiones y comparaciones. El 8:8 conecta con Deuteronomio 32:7, por ejemplo, y el 8:11 (aunque con un poco de esfuerzo) con el Salmo 1 (las plantas no sobreviven sin agua, el papiro no puede crecer sin pantano, tampoco un hombre no sobrevive si no está "bien  plantado"); el 8:21-22 con el Salmo 126:2... y así sigue la lista.

Para fortalecer su punto notarás que el capítulo está estructurado de modo que lo bueno se compare con lo malo y sus evidentes consecuencias:
v. 4 malo
vs. 5-7 bueno
vs. 11-19 malos
vs. 20-22 buenos

Esta es la clase de conversación sobre Dios que ha hecho tanto daño. Por eso el lector de Job debe pasar por estos discursos teniendo siempre en mente las "reuniones celestiales" que leímos en el prólogo (caps. 1-2). Ya lo hemos dicho: Job y sus amigos no están conscientes de ese evento... saben lo que saben...  Así que, Bildad tiene razón en algo:
"Somos el ayer,
muy poco sabemos." (Job 8:9)

Quizás debería introducir un poco de humildad a su discurso iniciando con esa frase.

Entrando al capítulo 9 nos damos cuenta que Job ha bajado el tono en su respuesta, no refuta a la cuestión de sus hijos, y no se detiene a objetar todo lo que su 'amigo' dice. En Job 9:4-10, inicia reconociendo la grandeza de Dios, y aquí otra vez vemos bastante conexiones con otros textos bíblicos (la lista que incluye el Salmo 46: Salmo 18; Isaías 13:10-13; Joel 2:10; Joel 3:15-16). La cuestión es esta: para Job, ¡Es indiscutible! Dios es GRANDE, pero lo malo le pasa tanto al perverso como al justo, al bueno y al malvado, toma sólo un poquito de observación el uno darse cuenta.

En todo esto...
tenlo presente...
Dios está mirando y escuchando
lo que Job y sus amigos dicen,
pero estos no se están dando... cuenta.
 ------------------------------------------------------
Fausto Liriano • www.veldugo01.com
Bajo Licencia Creative Commons
Foto cortesía de 929