martes, junio 11, 2019

Dios No Está Oculto (Job Parte 17)


«Pues Él conoce mi trayectoria,
Saldré como oro puro, ya Él me ha probado.
Me mantuve en sus camino sin desviarme y
Mis pies han seguido sus pasos.
No me he apartado de las Palabras de su boca,
y sus preceptos en mi interior he atesorado.»
Job 23:10-12 
(traducción mía)

(antes de leer este post, te recomiendo leer Job 22-24)

El capítulo 22 comprende la tercera intervención de Elifaz, para este amigo Job no ha tomado el camino de los sabios antiguos sino "la senda antigua del malvado". Sus argumentos son gastados (no es que carezcan de cierto sentido, pero realmente no ha dicho nada nuevo), y lo único que ha dicho que presenta cierta novedad es: «Dios libera al que es inocente, y si eres inocente, también serás liberado.» (Job 22:30 RVC)

En el texto hebreo la palabra "Torá" aparece en el v. 22 («Escucha las instrucciones de Dios...»), esta palabra (que también es el nombre que los judíos le dan a los primeros 5 libros de la Biblia, también conocidos como Pentateuco) usualmente se traduce como "ley", pero específicamente en este versículo en la mayoría de versiones de la Biblia en castellano se ha traducido como "instrucción". Nuestras traducciones han sido influenciadas por el texto griego del Antiguo Testamento (Septuaginta) que tradujo torá como nomos ('ley' en griego) y, en mi opinión, "instrucción, mandato" es mucho más cercano (para el lector moderno) que 'ley'. Obviamente hay toda una costumbre que se ha vuelto histórica y que permea incluso nuestros textos teológicos; habrá también algunos que dirán "instrucción" no connota la conexión que 'obediencia' tiene con 'ley', y probablemente tengan razón. Pero 'instrucción' (y 'mandato') connotan una relación mucho más cercana entre las partes, aclaro: a oídos del lector moderno, que 'ley'.

Volviendo a Elifaz: mientras los amigos no bajan la guardia con respecto a sus posiciones (tampoco le buscan la vuelta para que sean mejor entendidas) Job va evolucionando en su argumento. Los capítulos siguientes (23 y 24) parecen ser una respuesta a Job 22:3-4 (dentro del discurso de Elifaz):
«¿Se complace el Todopoderoso en tu inocencia,
o gana algo con que vayas por el buen camino?
¿Acaso te castiga por tu piedad,
y por eso te somete a juicio?»

Entrando al capítulo 23, Job parece ya ignorar lo que sus amigos van diciendo y empieza a reconstruir su argumento, ahora con mayor tranquilidad (si leemos el libro de una sentada notaremos el cambio de estado) y lejos de su turbulenta palabrería. Desea un encuentro personal con Dios pues, aunque sus amigos no lo creen así, Dios sabe que Él es inocente y cuando esté frente al Señor, este Juez justo lo escuchará, sabrá que Job está en lo cierto y le dará la razón. Aún así, Job no sabe dónde encontrarlo (los versículos 8-10 del cap. 23 son un trazado diagonalmente opuesto al Salmo 139) y el silencio de Dios parece demostrarle que el veredicto se ha firmado, así que esto es lo que prefiere:
«¿Por qué no me quitaron la vida aquella noche?
¿Por qué no me cubrieron el rostro en la oscuridad?» (Job 23:17 RVC)

A pesar de eso, Job no teme pasar por el filtro sabe que saldrá bien, e inicia el capítulo 24 con una fabulosa crítica a sus amigos:
«Si el Todopoderoso sabe todo lo que pasa,
¿por qué sus seguidores nunca saben cómo actuar?» (Job 24:1 RVC)

La carga de ironía es importante (junto con el tono de hombre frustrado que tiene la frase): "Dios sabe qué lo qué y ustedes dicen seguirle pero... ¡no saben na'!" Y... esto debe servirnos para meditar sobre cuánto conocemos con respecto a la forma en que Dios actúa. Jesús le señala esto a los discípulos cuando habla de la ansiedad y la preocupación, nos dice que dejemos la preocupación para los que no conocen a Dios pero... nosotros conocemos a Dios y cómo Él trabaja, por lo tanto: no deberíamos preocuparnos. ¿Sí? Muchos no, y eso hace la pregunta de Job más relevante para nosotros que nunca, pues la ansiedad y la preocupación están llegando a niveles jamás vistos en la historia de la humanidad, aún cuando nosotros disfrutamos de comodidades nunca vistas en la historia de la humanidad. Es por eso que la oración de David debe cobrar un sentido especial para nosotros hoy:
«Muestra tu misericordia a los que te conocen;
muestra tu justicia a los de recto corazón.» (Salmo 36:10)

Resulta que Dios no está oculto como algunos quieren afirmar, y está disponible para aquellos que se proponen buscarlo.
-----------------------------------
Fausto Liriano • www.veldugo01.com
Bajo Licencia Creative Commons
Foto cortesía de 929

miércoles, junio 05, 2019

Para Aquellos Que Me Hacen "Bullying" (Salmo 119:49-56)

49 Garantízame que recordarás lo que prometiste a tu siervo,
esas palabras son mi esperanza.
50 Grande es mi miseria, pero este es mi consuelo:
Que tu Palabra me vivifica.
51 Groserías y burlas me lanza el arrogante,
pero no me he desviado de tu Palabra.
52 Grabados tengo tus juicios desde hace muchos años,
y me lleno de consuelo, Señor.
53 Gran indignación es lo que siento, por los malvados
que se olvidan de tu Palabra
54 Grité tus decretos como canciones,
mientras estuve exiliado.
55 Guardaré tu Palabra, Señor,
en las noches recuerdo tu Nombre.
56 Guardar tus preceptos,
¡eso es lo que me corresponde!

Caminamos como un kilómetro en un parque cerca de las montañas de Judea, uno de nosotros cargaba la Torá (un poco pesada) y nos dirigíamos al punto en donde un escriba nos daría un repaso de la complejidad y seriedad de su trabajo. Al llegar, el escriba (no recuerdo su nombre) tomó el gran rollo en sus brazos y le dio el más significativo beso que jamas haya visto...
quizás puedas pensar que fue un simple acto religioso, pero la imagen quedó grabada en mi mente pues pude sentir el amor y el respeto que el sofer tiene por el texto con que trabaja.

Recordé este evento mientras traducía esta sección en la que el salmista confiesa que la Escritura:
- es su esperanza
- lo vivifica
- lo llena de consuelo

Me lo imaginé abrazando los rollos, tocándolos delicadamente mientras los abría para leerlos. Y el tema principal de esta sección es que Dios le brinda protección de sus enemigos, por esta razón confía en que el Señor será fiel a sus promesas. Como las secciones van cambiando en temática (aunque algunas ligeramente), uno tiene la sensación de que el salmo ha sido escrito en diferentes etapas de la vida (si es de un solo autor) o por diferentes salmistas experimentando situaciones diversas.

El versículo 55 me recuerda mucho un poema de Yehuda Halevi llamado en hebreo יעירוני בשמך רעיוני (yeiruni veshimja raeyunai)  que es también un acróstico usando las primeras letras de su nombre, en donde expresa la increíble impresión que le causa pensar en el Nombre del Altísimo:
Me despiertan pensamientos de tu Nombre
frente a mi contemplo tus bondades,
¡Y es tan maravilloso a mis ojos,
que atraviesa el alma que formaste!
(traducción mía)

¡El poeta pasa a expresar que estos pensamientos lo hacen sentir como si estuviese de pie en Sinaí frente a la pura manifestación de Dios!, y le pide al Señor que lo ayude a levantarse bendiciéndolo.

Halevi pasó una vida similar a la que expresa el salmista: salió de la Península Ibérica hacia Tierra Santa por la situación de inestabilidad e inseguridad a la que se veían sometidos los judíos en España (se cree que nunca llegó). Sometido a burlas y escarnio por ser judío, recordaba con pasión el nombre de Dios. Como le pasaba al escritor del Salmo: «Groserías y burlas me lanza el arrogante// pero no me he desviado de tu Palabra.» En pocas palabras: las burlas no lo distraen de su objetivo, que es meditar en la Palabra de Dios día y noche.

¿Qué dicen las Escrituras del "burlón"?:
«El Señor se burla de los burlones,
pero brinda su favor a los humildes.» (Proverbios 3:34 RVC)

Y yo te preguntaría:
¿Te distraen las burlas?
¿Has tomado decisiones incorrectas para que "la gente no hable"?
¿Vives para otros? O...
¿vives para Dios?

Bye.
 ------------------------------------------------------
Fausto Liriano • www.veldugo01.com
Bajo Licencia Creative Commons

miércoles, mayo 29, 2019

Trogloditas Civilizados (Salmo 119:41-48)

41 Favoréceme con tu gran amor, Señor,
Y sálvame de acuerdo a tu Palabra.
42 [al] Fastidioso podré responder,
Pues confío en tus caminos.
43 Fija en mi boca, cada día, la Palabra de Verdad, 
Pues en tus juicios espero.
44 Fielmente guardaré tu Palabra, 
¡Todos los días de mi vida!
45 Firme he sido en buscar tus preceptos,
Por eso puedo caminar con libertad.
46 Frente a gente de poder
hablaré de tus testimonios,
¡No me avergonzaré!
47 ¡Feliz con tus mandamientos!
Los amo.
48 Fuente de felicidad son tus decretos,
Amo tus mandamientos,
a ellos levanto mis manos.

En esta sección del salmo, cada versículo comienza con la letra "ו" (vav, equivalente a nuestra "v"), pero he seguido el orden de nuestro alfabeto y he usado la letra "F".

La gente me hace diferentes preguntas con respecto a la traducción, ya que he elegido el acróstico "alfabetístico" (como hace el poeta en hebreo) y eso representa un reto. En cierto modo me restringe pero, por otro lado, me ayuda en el proceso creativo. Muchas de las preguntas tienen que ver con la forma en que la gente percibe la traducción de cualquier texto, en su generalidad: como un traslado de palabras de una lengua a otra; pero no es solo eso, las palabras en sí no llevan todo el significado: también lo lleva el contexto que nos indica qué significado tiene cierta palabra en una oración o párrafo en particular. Usemos por ejemplo la palabra "verde", y veamos cómo cambia su significado en estas tres oraciones:
1- "Pásame el lápiz verde."
2- "La guanábana está verde."
3- "El ingeniero está verde, debemos darle un tiempo."

En la primera oración "verde" significa "color verde", en la segunda oración significa que la fruta todavía no está "apta para comer" (de hecho: las guanábanas siempre son verdes, maduras o no) y en la tercera "verde" significa "sin experiencia". Lo mismo sucede con el texto bíblico, debemos tomar en cuenta: contexto, la polisemia de algunas palabras, expresiones idiomáticas, figuras literarias, etc.

En esta parte del salmo, por ejemplo, nos encontramos con «בָרְחָבָ֑ה» (varjavá) que literalmente es 'en espacios amplios' pero que significa "en libertad, sin restricciones". Lo cual es... interesante. La mayoría de las personas entienden que la Biblia es un texto arcaico, que leerlo te llevará a pensar como la gente en la prehistoria (aunque, viendo la realidad actual, no se si el hombre prehistórico con todas sus limitaciones tecnológicas sea "peor" que los trogloditas civilizados que a veces nos rodean), y que restringe tus libertades. Personalmente puedo corroborar lo que el salmista dice: "camino con libertad", me desplazo en espacio sin restricciones.

El pecado limita,
Dios amplía.
La opinión pública y la cultura de masas, restringe;
las Escrituras te llevan a un pensamiento que te da la libertad
incluso de amar al que la sociedad puede considerar "no ama-ble".

Obviamente esto es en relación con Dios, por lo que requiere sumisión, que es la parte donde los detractores de las Escrituras y los religiosos que dicen cumplirla: fracasan. Unos disminuyéndola, otros usándola para suprimir la libertad de algunos. ¡Por eso este salmo es tan importante! El salmista quiere recorrer el camino de las Escrituras en compañía y con la asistencia del Todopoderoso. Eso hace el camino placentero y el paisaje del recorrido espectacular.

¡Qué puedas ser firme en recorrer sus caminos para que tengas libertad todos los días que te quedan sobre la tierra!
 ------------------------------------------------------
Fausto Liriano • www.veldugo01.com
Bajo Licencia Creative Commons

martes, mayo 28, 2019

¿Por Qué Sufrimos? (Job Parte 16)

«Luego búrlense de mi, 
[...] pero escúchenme.»
Job 21:2a-3b

(antes de leer este post, te recomiendo leer Job 20-21)


Entonces... ¿puede alguien decirle a Job por qué sufrimos?

Ese es el punto... ni Job ni sus amigos han logrado ponerse de acuerdo sobre el origen del sufrimiento. En Job 20, capítulo en el que se nos presenta otra respuesta de Sofar al frustrado Job, no hay nada nuevo, aunque el pasaje en hebreo está lleno de figuras magistrales que describen el fin del malvado y es de hecho uno de los más difíciles de "decifrar" para traducción por el lenguaje usado para la respuesta. Para Sofar todo lo que disfruta el malvado es efímero y termina de manera abrupta y violenta: su dinero, lo que disfruta, lo que sueña, su salud... todo esto llega a su fin, pero de manera espantosa (en ocasiones usando expresiones fuertes, como en el versículo 7: «Será un desecho inservible, como su excremento»). Esto es lo que la experiencia le ha dicho, a él y a otros.

Sofar introduce un elemento controversial:
«Desde que el hombre en la tierra fue plantado,
el disfrute del impío dura poco,
y se acaba la alegría del malvado.»
(Job 21:4b-5, traducción mía)

El pasaje puede llevarnos a una terrible confusión exegética (¿siempre ha sido así? ¿no se supone que las cosas se deterioraron... luego?), pero si comparamos con Deuteronomio 4:32 nos daremos cuenta que es una expresión, una hipérbole, algo así como "no hay por donde buscar... las cosas siempre han sido así", una frase rápida para terminar la conversación. 

Hay algo cierto, y hoy quiero darle un punto a los amigos de Job: existe el dolor que se provoca, que se compra con acciones, malas decisiones y una vida que se ha desperdiciado. Eso es observable... pero solo a largo plazo, y todos nos damos cuenta cuando alguien, si sigue su camino, terminará explotado. Pero, el argumento que están trayendo a la mesa es opacado por el elemento de "causa-efecto" tan fuerte que proponen: "el malo sufre por malo y solo hay una fuente de dolor-tan-profundo: vivir una vida de maldad". Esto es cierto solo con la salvedad de que los buenos también sufren, pues no se trata de la "calidad moral" del que sufre "por cuanto todos pecaron" (Romanos 3:23), y creo que es lo que le quita puntos a los amigos de Job.

El dolor puede ser observable desde diferentes puntos de vista: 
- cuando lo atravesamos la confusión nos supera, no entendemos, queremos respuestas... como en el asunto de Job algunos intentan calmar nuestra confusión con clichés pero... eso no funciona.
- si sobrevivimos y resistimos por un poco de tiempo, entonces nos damos cuenta cuánto crecimos, y la utilidad del dolor (esto puede pasar casi llegando al final de una época dura o cuando esta ha terminado). Y, lo que es sorprendentemente paradójico es que aquí ya no nos importa qué lo causo (aunque pudiésemos darle respuesta a eso) sino la consecuencia del dolor y lo que nos enseñó (si no nos rendimos en medio del camino).

Post-dolor importan mucho las respuestas a las causas, porque nos enfocamos en un futuro diferente que tenemos por delante con lo nuevo que hemos aprendido. Esa es... la realidad. Obviamente el tiempo de confusión puede ser bastante largo. Y es lo que Job está experimentando.

Su confusión lo lleva a expresiones de dolor que lamentablemente sus amigos no captan, un punto tiene, y por eso quiere comparecer delante de Dios:
«¿Creen que a Dios le enseñaremos algo?
Si Él se encarga de juzgar a los más altos.»
(Job 21:22,
la traducción es mía) 

Y ya es obvio, ante tantos argumentos circundantes y un círculo vicioso de proverbios, necesitamos que nos enseñe el que enseña. La pregunta es: ¿Job se queja de Dios o... de su idea de Dios?
-----------------------------------
Fausto Liriano • www.veldugo01.com
Bajo Licencia Creative Commons
Foto cortesía de 929

martes, mayo 21, 2019

Distracción... Destrucción (Salmo 119:33-40)

33 Enséñame Señor, cómo se recorre el camino de tus decretos,
y lo seguiré hasta el final.
34 En tu Palabra hazme entendido,
y me concentraré en obedecerla.
35 Encamina mis pasos por tus mandamientos,
¡no disfruto nada más!
36 Expande mi mente con tus testimonios,
y aléjame de ganancias mal habidas.
37 En tus caminos se preserva mi vida,
¡Aparta mis ojos de disparates!
38 Edifica a tu siervo con tu Palabra,
pues solo a Tí te doy honra.
39 El pensar que seré avergonzado me aterra,
¡Líbrame! ¡Qué buenos son tus juicios!
40 En tu justicia encuentro vida
¡Cómo deseo tus preceptos!

La meditación es una disciplina olvidada.
Antes había razones religiosas: abuso del término por parte de adeptos de religiones orientales, la necesidad de los cristianos de hacer una distinción entre las costumbres y tradiciones cristianas para evitar confusión con el budismo o el hinduismo. Todavía, al día de hoy, cuando algunas cosas se han aclarado, mucha gente se aterra cuando se dice: "Vamos a meditar...", en un espacio cristiano. Pero cuando leo versículos como los que acabamos de ver en este salmo, se me hace imposible dejar de pensar en el énfasis que el salmista está poniendo en la necesidad real de meditar y concentrarnos en lo que es realmente bueno.

En toda la sección podemos ver la insistencia en estas dos direcciones:
v. 34: para recorrer un camino hasta el final necesitas concentrarte y así mantenerte en curso.
v. 35: la respuesta del salmista a la bendición de obtener entendimiento en la Palabra, es concentrarse en obedecerla, asumir un régimen de vida que permita que haya espacio para la obediencia.
vs. 36-37: al expandir su mente con los testimonios de Dios otras cosas pierden su atención: la avaricia y los disparates (o chucherías, cualquier distracción que carece de importancia, de urgencia, que no nos suma nada y que tampoco nos resta), son parte de esos.
vs. 39-40: las afirmaciones al final de cada uno de estos versículos (segunda línea) dejan muy claro que se ha hecho una comparación y la Palabra ha resultado mejor que cualquier otra cosa.

El versículo 37 causa una impresión interesante en mi:
«En tus caminos se preserva mi vida,
¡Aparta mis ojos de disparates!»

¿Cuántas cosas que captan nuestra atención, distrayéndonos de Dios (también de otras cosas importantes como familia, salud, amigos), nos están destruyendo? Así es: Distracción a veces es destrucción. Por eso la meditación es esencial.

Ahora, la meditación "cristiana" es diferente a la "oriental" o a cualquier otra: en la última dejas tu mente en blanco para poder sacar todo pensamiento negativo, en la meditación que agrada a Dios sacas de tu mente cualquier pensamiento que no tiene importancia y entonces dejamos que nuestra mente se llene de lo que la Biblia llama: «verdadero, en todo lo honesto, en todo lo justo, en todo lo puro, en todo lo amable, en todo lo que es digno de alabanza; si hay en ello alguna virtud, si hay algo que admirar, en eso es que tienen que pensar.» (Filipenses 4:8)

En eso es que tenemos que meditar.
¿Por qué no reclamamos el término?
¡Vamos! Es hora de arrancar en la mejor autopista: "Los Caminos de su Palabra".
 ------------------------------------------------------
Fausto Liriano • www.veldugo01.com
Bajo Licencia Creative Commons
Foto cortesía de Thomas Hawk
Bajo Licencia Creative Commons

miércoles, mayo 15, 2019

Mortal Kombat (Job, Parte 15)


(antes de leer este post, te recomiendo leer Job 18-19)

En respuesta a los comentarios de Job, Bildad nos brinda su segunda respuesta. Su tono es personal y está… cansado. Job 18:2 es interesante porque Bildad parece dirigirse primero a sus amigos y no a Job, ya que usa el pronombre correspondiente a la segunda personal en plural, una traducción cercana a lo literal sería:
 “¿Hasta cuándo ustedes tejerán esta red de palabras? 
Consideren y después hablemos”. 

Las versiones bíblicas tratan el asunto de diferentes maneras:
1- La mayoría asume que se le está hablando a Job y cambian al singular (RVC, NTV, NVI, por ejemplo).
2- Las versiones bíblicas más libres y las paráfrasis, ven el plural como Bildad hablando con sus amigos y luego dirigiéndose a Job desde el versículo siguiente. Para mi, personalmente, es lo más cercano a lo que se denota en el hebreo.

La Traducción en Lenguaje Actual (TLA) lo soluciona así:
«¡Hablemos menos y pensemos más;
entonces podremos conversar!

Es una amonestación a todos, no solo a Job. Eugene Peterson (The Message) lo traduce así:
How monotonous these word games are getting! Get serious! We need to get down to business.
(¡Qué monótono se está dando este juego de palabras! ¡Pongámonos serios! Necesitamos ir al grano.)

Bildad sigue en la misma línea: los argumentos parecen gastados y es repetitivo. ¡Él mismo ha encontrado este tira y hala estéril! A pesar de eso, tiene la razón: el malo será aplastado, aunque ha perdido de vista algo: Job no es “el malo”. Ni siquiera han preguntado: “¿cómo te sientes? ¿cómo te ayudamos?”. En vez de eso: le han añadido leña al fuego.

Te das cuenta de que, el hecho de que la conversación se va inclinando a lo repetitivo, es un recurso intencional del autor porque, cuando lees el texto en hebreo notas la riqueza léxical de este poeta bíblico: entre los versículos 8-10 usa 6 palabras diferentes para trampas un recurso que solo la NTV (red, pozo, trampa, cepo, lazo, cuerda) y La Palabra (en castellano) pude constatar que usan.

Ya entrando al capítulo 19, el climax es donde Job pide desde lo profundo de su ser que tengan misericordia de él. Sobre todo el capítulo Alter dice (en su comentario literario de Job) que hay una  momentum narrativo implícito a partir de esta secuencia: Presionado por sus amigos, Job pide misericordia y quiere salir corriendo pero se siente acorralado (19:8-12), y luego expresa como la sociedad en general lo ha aislado. Siguiendo la prolijidad del autor nos damos cuenta que  el orden va desde los más cercanos a los menos cercanos, para volver a la más cercana y luego a los extraños (19:13-14):
- parientes
- amigos
- visitantes
- siervos
- esposa
- extraños

El versículo 20 siempre ha sido un problema para los traductores, literalmente sería “he escapado con la piel de mis dientes”, pero… los dientes no tienen piel, ¿quizás se refiere a las encías? (RVC traduce: “y los dientes se me caen de las encías”), otros han pensado que podría ser a “solo me han quedado los dientes para rascarme la piel”… pero es de esas expresiones idiomáticas que seguirán siendo oscuras para nosotros.

El punto más dramático del capítulo 19 está en los versículos 21-25:
21 ¡Amigos míos, tengan compasión!
La mano de Dios me ha golpeado ¡Compasión!
22 ¿Por qué me persiguen como si fueran Dios?
¿Devorar mi carne les da satisfacción?

23 ¡Aaaah ¡Si me dieran donde escribir mis palabras!
¡Si tuviese la oportunidad de en un libro redactarlas!
24 Escribirlas sobre roca a filo de hierro, 
para siempre. 
25 ¡Yo se que vive mi redentor, 
y desde el polvo resurgirá finalmente!
Job 19:21-25 (traducción mía

Después de gritar por piedad, en un genial vuelco profético Job desea que lo que le ha pasado sea escrito, su cuerpo transformado en acción en un libro abierto que en cada página va deshaciendo lo que la gente piensa hasta que (spoiler!)… Dios responda y entonces se cierre el capítulo con bendición y su muerte. Ahora lo leemos… ahora sabemos, por su ejemplo, como la paciencia resistente forja un siervo de Dios y que lo malo le pasa incluso al “bueno” (si es que existe alguien así).

Este capítulo 19 es el más famoso de todo el libro, y tiene uno de esos versículos que son de los más memorizados, cantados y predicados de toda la Biblia:
“¡Yo se que vive mi redentor, y desde el polvo resurgirá finalmente!”

Muchas disputas hay sobre el versículo, algunas históricas. No quiero añadir o proponer nada nuevo, pero quiero que tomemos en cuenta algo: Aunque Job no ha conocido a Dios como lo conocerá después, no podemos olvidar que era un hombre cuya vida buscaba una conexión continua con el Altísimo. El Job que se nos ha presentado en los capítulos 1-2 está ahí adentro, este vuelco de confianza en medio de gritos de frustración lo revelan y, en lo más profundo sabe, que su liberación llegará.

Memoria...
La memoria...
Me refiero: a la memoria de lo que Dios ha hecho, de donde nos rescató o nos sacó, de momentos en continua comunión... esa memoria.
Que surja la memoria de la ayuda en Dios en los momentos más difíciles.
Que no olvidemos en los tiempos de mucha prueba que Dios se movió constantemente mediante cosas grandes y mediante una secuencia innumerable de milagros "insignificantes".
 ------------------------------------------------------
Fausto Liriano • www.veldugo01.com
Bajo Licencia Creative Commons

viernes, mayo 10, 2019

Salmo 119:25-32 (4)


25 Del polvo se pega mi alma,
reanímame con tu Palabra.
26 De todos mis planes te di cuentas
¡y me respondiste!
Enséñame tus decretos.
27 Dame discernimiento para caminar en tus preceptos
y meditaré en tus maravillas.

28 De angustia transpira mi alma
¡levántame con tu Palabra!
29 De la senda engañosa apártame,
muéstrame tu gracia en tu Palabra.
30 Decidido estoy a caminar en tu fidelidad,
afírmame en tus juicios.

31 De tus testimonios me he aferrado,
no permitas que sea avergonzado.
32 [me] Desplazo rápidamente 
por el camino de tus mandamientos,
porque has ampliado mi manera de pensar.

Como ya habrás notado, en esta parte del salmo cada versículo inicia con la letra "D" que tiene el mismo sonido de la letra "ד" (dalet), la que correspondiente a esta parte en el acróstico en hebreo. Si lo lees en continuidad con los segmentos anteriores podrás notar que hay una constancia en la estructura de los versículos de esta sección:
- La primera línea corresponde a la situación del salmista o a una acción que es continua en su vida (p.ej: v. 25a «Del polvo se pega mi alma»).
- La siguiente línea o parte del versículo es una petición al Señor en base a la acción o situación del escritor del salmo (p.ej.: v.25b «reanímame con tu Palabra»)

Como amante de las Escrituras, ir traduciendo este salmo lentamente como me he propuesto me hace meditar de a poco (¡lo cual es extremadamente gratificante!) en la importancia de la Biblia para mi propia vida en base a la progresión del salmo.

La importancia del "camino" que se recorre (como mencionamos en el segundo post), se confirma en esta sección y para recorrerlo la Palabra del Señor se convierte en una herramienta esencial. Esta sección "D" termina con uno de mis versículos favoritos, que he traducido como:
«[me] Desplazo rápidamente 
por el camino de tus mandamientos,
porque has ampliado mi manera de pensar.» (Salmo 119:32)

La fricción entre religión y "conocimiento" ya lleva muchos años, lamentablemente este espacio no se presta para hacer un recorrido histórico que nos ayude a ver dónde ocurrió el divorcio. Hubo un tiempo donde "pensar y ser creyente" iban de la mano, los principales centros de enseñanza del mundo (algunos todavía de pie y considerados fuertes instituciones educativas) nacieron motivados por la iglesia o el pensamiento cristiano, por ejemplo. Pero hoy en día la gente piensa que ser creyente en Dios y ser estúpido son sinónimos.

Estoy totalmente de acuerdo con Dallas Willard en que esta es una fricción impuesta socialmente. Aparte de que hay serios pensadores en todas las áreas del saber que también son creyentes e influyentes en el mundo de la filosofía y de la ciencia, hay un conocimiento de Dios que es útil y eso para todas las áreas de la vida. En esto Newbigin tenía razón:
"Ninguna creencia o fe puede ser una religión real para un hombre, si él sabe que solo es cierta para algunas cosas y solo para ciertas personas. En un mundo que sabe que solo hay una física y una matemática, la religión no puede hacer menos que sostener que sus afirmaciones tienen validez universal."

Y, parafraseando a Willard, las creencias no pueden ayudarte realmente con tu vida al menos que tengan una conexión con el conocimiento y con la verdad y evidencias que envuelven a ese conocimiento.

¡Por eso me encanta este versículo! No solo por lo que dice sino porque he experimentado su realidad: el conocimiento de Dios y su Palabra me ha hecho un pensador y ha ampliado como pienso. El salmista está seguro (y puedo confirmarlo con mi propia experiencia) que el conocimiento de la Palabra lo ha hecho un ser pensante.

Es triste que usen las Escrituras para "domar mentes", para llevar a la gente al punto donde no piensen por sí mismo y donde carezcan de la posibilidad de formar una estructura mental propia. Dirías: "¿dejaremos que piensen lo que quieran?", y yo te respondería: "¿no crees que el Espíritu Santo puede, junto a la Palabra de Dios, ampliar el modo de pensar de alguien sin... tu ayuda?, porque yo sí."

Si bien creo que acompañarnos de la comunidad de creyentes en el estudio de la Palabra de Dios es de muchísima ayuda, y que contar como mentores con creyentes que han escudriñado intensamente y por más tiempo que yo las Escrituras: es genial; estoy consciente que el Salmo no dice: "«[me] Desplazo hacia... el sacerdote», ni «corro a mis mentores en teología», sino que la dirección correcta es por «el camino de tus mandamientos».

Piensa.
 ------------------------------------------------------
Fausto Liriano • www.veldugo01.com
Bajo Licencia Creative Commons
Foto cortesía de Thomas Hawk
Bajo Licencia Creative Commons

jueves, mayo 02, 2019

¡Pero Si Te Estamos Haciendo Un Favor! (Job, Parte 14)

- cuando te hacen daño y piensan que te están ayudando -


«¿Será que antes de Adán naciste?
¿O antes que se crearan los montes... fuiste?
¿Escuchaste algo en el Concilio de Dios
Que ahora solo es sabía tu opinión?
¿Qué sabes que no sabemos?
¿Qué entiendes que no entendemos?
---
¡Nosotros tenemos las canas y los años!
Y por mucho la edad de tu padre superamos.
¿Te parecen pocos de Dios los consuelos
y las palabras que con gentileza te extendemos?»
Job 15:7-11
(la traducción es mía)

(antes de leer el post te recomiendo leer Job 15-17)

En Job 15 inicia el segundo round de debates entre Job y sus... ¿amigos? (¡yo ni se qué son!), que se extiende hasta Job 21. La conversación va subiendo de todo, y la acusación es cada vez más agresiva. Se acabó el "razonemos" o "amigo, queremos que entiendas que...", ahora las reacciones a lo que cada uno ha dicho dominan la conversación. Veremos que Job mantiene su posición y la va adornando de modo que lo vamos entendiendo, sus amigos (aparte del ataque) no dicen nada nuevo. Parece un recurso que el autor del poema utiliza para hacernos entender que: no hay nada más que hablar... aunque siguen hablando.

En los vs. 7-11 del capítulo 15 (y que traduje desde el hebreo para darle un toquecito de diatriba teatral), Elifaz contradice a Job con la misma estrategia que Job ya ha usado: "¿eres el único sabio?" El versículo 11 en particular llama mi atención, especialmente esta parte: "¿Te parecen poc[as...] las palabras que con gentileza te extendemos?" ¿¡Gentileza!? Me recuerda a Fito Páez en "Al Lado del Camino": «Tendré que hacerte el bien y hacerte daño»... no se si es ironía o crueldad disfrazada de piedad. Pero podemos estar seguros que, en ocasiones, la religión supera al amor... lo vemos en parábolas como en la del "Buen Samaritano", o en el afán de hasta matar que tenían los líderes en Jerusalén de los tiempos de la primera iglesia para proteger sus creencias. La cosa es que el ser humano se las busca para que el sadismo luzca como amor, para que el daño luzca como ayuda, para que el hambre parezca filantropía.

Job habla desde el capítulo 16, que tiene una estructura interesante y llena de dinamismo en donde va de responder a Elifaz (vs. 1-6), a levantar una oración a Dios (vs. 7-17), desde ahí a llamar a la tierra como testigo (vs. 18-20) y luego hablar consigo mismo (vs. 21-22). Si estuviésemos viendo la escena como a través de varias cámaras, observaríamos los movimientos desde el frente hacia arriba, y de ahí a su alrededor (o abajo) y luego hacia él mismo. El fraseo de los versículos 4-5 es confuso, algunas Biblias en español lo han traducido como:
«Si ustedes estuvieran en mi lugar,
¡también yo les hablaría del mismo modo!
Les lanzaría fuertes acusaciones,
y me burlaría de ustedes y les haría muecas.
Pero si yo estuviera en su lugar, les daría ánimo
y con palabras de consuelo mitigaría su dolor.»
Job 16:4-5 RVC

Parece contradecirse: ¿les daría consuelo o les acusaría despiadadamente?
La Nueva Versión Internacional (NVI):  en el v. 14 pone a Job afirmando que él haría lo mismo («¡También yo podría hablar del mismo modo si estuvieran ustedes en mi lugar!»), y en el v. 15 usa con ironía "consuelo" rebatiendo lo que Elifaz entiende es pura bondad («les daría consuelo con los labios!»). Es como si Job lograse empatía con ellos, el asunto es que leyendo las respuestas de Job no hay forma de que creas que pueda "empatizar" con las acusaciones de los amigos, ¡quiere defenderse!. Por eso me parece razonable el rendering que hace la Nueva Traducción Viviente (NTV):
«Si ustedes estuvieran en mi lugar, yo podría decir lo mismo.
Podría lanzar críticas y menear mi cabeza ante ustedes.
Sin embargo, yo les daría palabras de ánimo;
intentaría aliviar su dolor.»
Job 16:4-5 NTV

En las primeras dos líneas Job dice que él pudiese hacer lo mismo, y en las siguientes dos afirma que su posición sería diferente, les daría ánimo en vez de abrumarlos con palabras cuchillo. Son dos de esos versículos complicados que encontramos al leer a Job en el original y que, quienes traducen la Biblia, deben tratar de trabajar de manera que puedan ser entendidos.

El capítulo 17 es corto, enfatizando que la vida es como agarrar arena en la playa y abrir las manos, Job redirige su mirada a Dios y pide redención (v. 2) y vuelve a su continua frustración con frases tan reales como en la vida, en las noticias y en TNT:
«Mis días van pasando, mis planes se frustran
junto con los anhelos de mi corazón.»
Job 17:11 RVC

"Todo pasa, nada queda...", escribe Ulises de Rescate, y no hay que llegar al punto al que Job ha llegado para sentir que las cosas que se planean nunca pasan. La vida da vueltas (o nosotros damos vueltas en ella) y un cambión puede asomarse, ¿nos encontraría el gran cambio con la casa "sobre la roca"?
 ------------------------------------------------------
Fausto Liriano • www.veldugo01.com
Bajo Licencia Creative Commons
Foto cortesía de Kingstone

miércoles, mayo 01, 2019

Salmo 119:17-24 (3)


17 Concédele a tu siervo larga vida,
y guardaré tu Palabra.
18 Cubiertos están mis ojos,
Descúbrelos, así podré ver 
las maravillas de las Escrituras.

19 Camino de paso en esta tierra,
no escondas de mi tus mandamientos
20 Con gran anhelo y todo el tiempo,
mi alma desea tus juicios.

21 Confronta al arrogante y al malvado,
pues se han apartado de tus mandamientos.
22 Corre de mi la vergüenza y el desprecio,
pues me mantengo fiel a tus testimonios.
23 Conspiran contra mi los poderosos,
aún así tu siervo medita en tus decretos.

24 Consuelo e instrucción
son tus testimonios,
¡En ellos me deleito!


Un conocido cantautor dice en una de sus canciones que:
"Hay gente que es de un lugar no es mi caso, yo estoy aquí de paso"; el salmista (v. 19) nos recuerda algo similar, y su recurso más preciado como guía para el peregrinaje son las Escrituras. Básicamente, este versículo se encuentra en el centro de esta sección y alrededor del mismo giran los demás:
- v. 17 pide por larga vida: En las Escrituras tener una larga vida, morir de vejez es una bendición (ver Salmo 23:6; Éxodo 23:25-26) que viene como resultado de la obediencia a la Palabra de Dios. El salmista invierte el orden y pide vivir porque su propósito es la obediencia. ¡Qué buen deseo! ¡Qué genial sería decir "quiero vivir muchos años para poder crecer en el camino de la Biblia"!
- Es por esta razón que pide la capacidad de entender la Palabra (v. 18). Muchos no entienden parte de la Biblia, les pesa tener que darle cabeza a cosas que por la cultura o la distancia temporal que existen entre nosotros y el hombre y la mujer bíblico no captan, y... se rinden, como no logran agarrar el significado deciden no seguir leyendo. El salmista pide conocimiento... ¿por qué no haces lo mismo?
- Y su deseo de servir a Dios le ha dado mala fama entre aquellos que desprecian los mandamientos del Señor (vs. 21-23), lo han desprestigiado, lo han avergonzado, ¿su refugio? ¡La Palabra!

Mientras voy a paso muy lento a través de este salmo, me doy cuenta de todo lo que las Escrituras significan para el autor de esta canción: como peregrino sabe que necesita dirección y la Palabra la da; cuando no sabe o no entiende cuál es el próximo paso ora por entendimiento de esa Palabra; como peregrino en un mundo que desprecia el conocimiento del Altísimo, se encuentra des-ubicado y se choca con la burla de aquellos que son ciudadanos de esta tierra (¿terrícolas?) y están "cansados de los extranjeros", pero él decide prestarle atención a la Palabra.

¿A qué le estás dando toda tu atención?
¿Qué te está dirigiendo o... más bien: a quién le estás permitiendo guiarte y dirigirte?
Si la Palabra puede ayudarte a enfocarte, guiarte, mantener la postura en medio del ataque y de la crítica, ¿por qué entonces estás buscando... en otro lado?
Bye.
 ------------------------------------------------------
Fausto Liriano • www.veldugo01.com
Bajo Licencia Creative Commons
Foto cortesía de Hebrew Calligrapher

jueves, abril 25, 2019

¿Hay Vida Después de la Muerte? (Job, parte 13)

«Nacido de mujer el ser humano,
sus días cortos y de ritmo apurado.
Has determinado sus días,
sus meses están contados,
sus límites estableciste
y él no puede traspasarlos.
¡Hasta un árbol [caído] tiene esperanza!
es cortado y retoñará,
sus renuevos no faltarán.
Pero el hombre morirá,
dejará de ser... se debilitará,
¿y a dónde irá?»
Job 14:1,5,7,10
(la traducción es mía)

(antes de leer el post, te recomiendo leer el Job 14)

Job saca a flote en este capítulo una de las preguntas más rankeadas de todos los tiempos: ¿qué hay después de la muerte? ¿hay luz al final del túnel? Dando un giro a la conversación desde la "sabiduría popular" y la recitación de conocidos proverbios de sus días, a una cuestión más existencial. Pero la forma en que externa su posición no es como la haríamos (que sería poder probar cuál es el destino del ser humano, bueno o malo, después que muera), él está muy seguro el destino del hombre: el Seol, el abismo, y nadie ha regresado de ahí. Aquí le ha valido la mera observación: nadie ha regresado de la muerte, los árboles vuelven a crecer aún en su condición más decadente, los ríos vuelven y se llenan de agua, ¿pero el hombre? Una vez muerto y listo, al menos eso dice Job.

Su punto es el siguiente: si los días del ser humano están contados (ver Salmo 90:10), no hay razones ni propósito para el sufrimiento, ni el hombre ni la mujer vuelven a vivir (eso dice Job) ¿para qué Dios se toma la molestia de prestarle atención? Su pensamiento tiene mucha relación con el razonamiento de Pablo en 1 Corintios 15, el sufrimiento no tiene sentido si no hay resurrección:
"Si los muertos no resucitan, 
¡entonces «comamos y bebamos, que mañana moriremos»!" 
1 Corintios 15:32 (RVC)

Y en su desconocimiento Job recibe cierta inspiración, lo narra como un deseo pero termina acercándose al pensamiento de quienes creen en la resurrección. La Traducción en Lenguaje Actual traduce de manera magistral los vs. 13-15 en donde Job proyecta su anhelo:
"Si fuera posible volver a la vida
después de la muerte,
preferiría estar muerto.
Tú me esconderías en la tumba,
hasta que se calmara tu enojo.
Luego te acordarías de mí
y volverías a despertarme.
Como eres mi creador,
cuando al fin quisieras verme,
yo respondería a tu llamado."
Job 14:13-15 (TLA)

Job no ha visto a un Cristo resucitado, en su duda no se ha encontrado con su Señor que le diga: «Pon aquí tu dedo, y mira mis manos; y acerca tu mano, y métela en mi costado; y no seas incrédulo, sino creyente.» (Juan 20:27 RVC); así que regresa al pesimismo que ha caracterizado lo que hasta ahora hemos leído.

Esa desdicha y pesimismo, caracterizan a aquellos que no han agarrado todo el significado de la importancia de la resurrección. Las Escrituras no niegan que esa sería la condición de todos los creyentes en las Buenas Noticias de Jesucristo, si realmente no hubiese resurrección: "seríamos los más desdichados de todos los hombres" (1 Corintios 15:19 RVC). ¡Pero Cristo ha resucitado! Y es la prueba de que seremos llamados por Dios (impresionantemente es el mismo lenguaje que Pablo usa en Corintios y en 1 Tesalonicenses), y responderemos a su llamado volviendo a una vida completamente nueva:
"«Devorada será la muerte por la victoria». ¿Dónde está, oh muerte, tu aguijón? ¿Dónde, oh sepulcro, tu victoria? Porque el pecado es el aguijón de la muerte, y la ley es la que da poder al pecado. ¡Pero gracias sean dadas a Dios, de que nos da la victoria por medio de nuestro Señor Jesucristo!" 1 Corintios 15:54-57(RVC)

¡Qué no pase este día sin que puedas agarrar y profundizar hasta lo más íntimo de ti mismo la importancia y la majestuosidad de la resurrección!
 ------------------------------------------------------
Fausto Liriano • www.veldugo01.com
Bajo Licencia Creative Commons
Foto cortesía de Thomas Hawk
Bajo Licencia Creative Commons

martes, abril 23, 2019

Salmo 119:9-16 (2)


9 ¿Blanquearía el joven los caminos de su vida?
¡Claro que sí! Guardando tu Palabra.
10 Buscarte con todo me he propuesto
No permitas que me desvíe.
11 Bien grabados en mi mente
están tus dichos,
pues no quiero pecar contra Ti.

12 ¡Bendito eres Señor!
Enséñame tus decretos.
13 [mi] Boca anuncia
todos los juicios de tus labios.
14 Bonanza y alegría me dan tus testimonios,
¡Más que todas las riquezas!

15 Buscaré tus caminos,
Meditaré en tus preceptos.
16 Bienestar y deleite encuentro en tus decretos,
No olvidaré tus palabras.

En esta sección del salmo cada versículo es encabezado por la letra bet (ב) y que he replicado en castellano usando la letra "b". Se agregan dos palabras al catálogo que ya he mencionado (Palabra del Señor, testimonios, preceptos, decretos, mandamientos, juicios) y estas las he traducido como: 'palabra' y 'dicho'. El salmista se mantendrá usándolas constantemente durante todo el salmo, manteniendo cierta consistencia dentro de la estructura poética; consistencia que, en cierto modo, quiero mantener. Cuando traduces con el propósito de replicar el acróstico tienes varias limitaciones: el catálogo de palabras se reduce, a veces terminamos con frases ajenas al uso común del lenguaje (aunque válidas en poesía), y la traducción resulta más dinámica que funcional o literal (ojo: el significado se mantiene, nunca debe comprometerse).

Ya has visto que en los primeros ocho versículos el salmista expresa su deseo de enfocarse en la Palabra, de recorrer el camino de los mandamientos, de asegurar que Dios bendice a los que lo hacen, pero en esta segunda sección el deseo se transforma en decisión y acción, confirmado por su lenguaje proactivo (ver vs. 10, 11, 13, 15, 16), que va en dos direcciones:
(1) la razón por la que ha decidido accionar (v. 11 «pues no quiero pecar contra Ti»; v. 16 «No olvidaré tus »)
(2) y pidiéndole a Dios su respaldo (v. 10 «No permitas que me desvíe»; v. 12 «Enséñame tus decretos»)

El versículo 11 es una joya, y ha sido memorizado por generaciones (casi todos lo conocen en la versión Reina-Valera 60: «En mi corazón he guardado tus dichos, para no pecar contra ti»), traducido literalmente del hebreo sería algo como:
 «en mi mente ['corazón'] he escondido ['atesorado'] tu dicho,
de modo que no peque contra Ti.»


La mente se transforma en un cofre en donde atesoras lo que Dios ha dicho, se ha limpiado el cofre para que solo tenga espacio para la Palabra de Dios y así, en el momento de la tentación o que el pecado te presiona, lo que salga de manera natural sean sus mandatos, sus preceptos, sus decretos. Conecta perfectamente con lo que dice Jesús (¿quizás con este salmo en mente?):
«El hombre bueno, saca lo bueno del buen tesoro de su corazón
El hombre malo, saca lo malo del mal tesoro de su corazón; 
porque de la abundancia del corazón habla la boca.»
Lucas 6:45 RVC

¿Qué sale de naturalmente de ti cuando te sientes la presión del pecado?
¿Qué sacas de tu "corazón" cuando llega el momento de la tentación?
 ------------------------------------------------------
Fausto Liriano • www.veldugo01.com
Bajo Licencia Creative Commons
Foto cortesía de Hebrew Calligrapher