jueves, marzo 08, 2018

Vayikra 05

¡A ver! Confieso que se ha hecho difícil (¡mea culpa! ¡mea culpa!), pero habiendo atravesado las dificultades: ¡Aquí vamos!

El texto en que me enfoco hoy (y que puedes leer aquí: Levítico 4 - 5:13) trata específicamente con las siguientes preguntas:
- ¿Qué pasa si peco pero no me doy cuenta?
- ¿Qué pasa si alguien (como, por ejemplo, uno de los líderes del templo, un levita o el sacerdote) me hace pecar?
- ¿Sigo siendo culpable?

Lo que el pasaje muestra es que: sí, y es por esta razón que, en el momento en que te das cuenta, debes tomar acción inmediata. Estos son los versículos claves:
 - "sin proponérselo" (4:2)
- "pecado inadvertido" (4:14)
- "CUANDO se conozca" (4:14, énfasis mío)

En algunos de los casos mencionados se hacen dos tipos de sacrificio: un holocausto, que conlleva quemar totalmente la ofrenda, la entrega total de lo ofrendado al Señor, es un sacrificio de "humillación y reconocimiento de la falta"; y un sacrificio de expiación, que es para cubrir o perdonar la falta, no se quemaba completo y el sacerdote se quedaba con parte del animal. Aparte de esos sacrificios, notamos que el pecado que estaba oculto pero que ya se ha conocido requiere CONFESIÓN, lo que tiene una interesante conexión con el Salmo 32:3-5 y con Santiago 5:16.  ¿Es posible que, al estar "oculto" (ya sea involuntaria o voluntariamente) se necesite confesión para ayudar a que sea reconocido como una falta?

Hablaba el otro día con alguien sobre lo imperante que es formar una cultura de confesión en nuestras iglesias. Y, mientras habría los ojos en señal de "¡bueeeh... no se!", le decía que es cierto: es difícil pasar información delicada y que puede ser usada en nuestra contra, pero si la comunidad de creyentes que sigue a Cristo no se transforma en un lugar seguro para confesar nuestras faltas hay pocas probabilidades de que también sea un lugar de restauración, porque sin confesión: la falta queda oculta y si la falta o el pecado quedan escondidos hay una parte del proceso que no está completa.

¿Existe en tu comunidad de fe un ambiente seguro para que la gente confiese sus pecados y sea acompañado (esto no solo desde los líderes sino en toda la comunidad)?
¿Te sientes en confianza de confesar las cosas con las que has estado luchando?
¿Por qué sí o por qué... no?
 ------------------------------------------------------
Fausto Liriano • www.veldugo01.com
Bajo Licencia Creative Commons

No hay comentarios: