sábado, enero 20, 2018

Y Una Paráfrasis...


¿Y si hacemos una paráfrasis de 1 Corintios 1:10-13?
¡Leña! Y dice así:

"Hermanos míos, yo les pido por favor, de parte de nuestro Señor Jesucristo, que se pongan todos de acuerdo y que no haya divisiones entre ustedes. Al contrario, vivan unidos y traten de ponerse de acuerdo en lo que piensan.
Algunos de la familia de Cloé me dijeron que hay asuntos por los que ustedes están discutiendo mucho. Según me cuenta, algunos dicen: «Yo soy seguidor de Calvino», otros dicen: «Yo no, yo soy seguidor de Arminio.» Y hay otros que responden: «Pues yo soy Pentecostal», otros dicen: «Yo soy Bautista», otros «Soy orgullosamente » y aun otros dicen: «Yo sigo solo a Cristo.» ¡Pero existe ni he visto ni conozco un Cristo dividido!"

Listo...
¡Qué tengas un buen día!
------------------------------------------------------
Fausto Liriano • www.veldugo01.com
Bajo Licencia Creative Commons
Foto Cortesía de Thomas Hawk
Usado Con Permiso Bajo Licencia Creative Common

viernes, enero 19, 2018

ILUSIONES

No puedes encontrar a Dios al menos que renuncies a tu compromiso con la frenética actividad, y no puedes renunciar a ella al menos que abandones la ilusión que esta defiende. Y no puedes abandonar una ilusión al menos que la reconozcas como... una... ilusión.

¿Cuál es tu ilusión?
------------------------------------------------------
Fausto Liriano • www.veldugo01.com
Bajo Licencia Creative Commons


jueves, enero 18, 2018

Lo Que Se Necesita...

Estuve pensando en nosotros, los que ministramos, y todas las cosas que no somos, y que nunca seremos pero que creemos que atraen gente (créeme... ¡yo vengo de ahí!)

El mundo no necesita otro rockstar, popstar, ni "wrestling-star"... ni...
Hay buenos actores en Hollywood, y buenos cantantes de musicales en Paris, Broadway, República Dominicana y otros lugares. Tambien hay muchísimos "stand-up-comediants" (si es que esa es una palabra). Lo que necesitamos, y desesperadamente: es gente profundamente conectada con Dios, que sirva de ejemplo y haga discípulos.

¡Oh, qué trabajo más difícil! Pero... ¡vamos a apuntarnos!
------------------------------------------------------
Fausto Liriano • www.veldugo01.com
Bajo Licencia Creative Commons


lunes, enero 15, 2018

Nuevas Realmente Buenas

"El gozo es el asunto más serio del cielo."
C.S. Lewis

Tengo un amigo que es decano en un seminario teológico donde se capacita a hombres y mujer es para que sean pastores. A veces llama a alguna de esas personas a su oficina y les dice algo así como:
«Usted ha estado por aquí durante varios meses ya, y yo he tenido la oportunidad de observarlo. Tiene buenas calificaciones, parece tomarse su llamado al ministerio en serio, trabaja arduamente y tiene objetivos claros. Pero no vislumbro ningún gozo. No parece disfrutar lo que está haciendo, y me pregunto si no debería reconsiderar su llamado al ministerio. Por que si un pastor no está en contacto con el gozo, le será muy difícil enseñar o predicar de manera convincente que las nuevas son realmente buenas. Si usted no puede comunicar su alegría por medio de su conducta, sus gestos y sus palabras, no será un testigo auténtico de Jesucristo. Es esencial para su trabajo que usted se deleite en lo que Dios está haciendo.»
------------------------------------------------------
Fausto Liriano • www.veldugo01.com
Bajo Licencia Creative Commons

viernes, enero 12, 2018

¿Cuál es la mejor traducción de la Biblia?

Lo ideal para cualquier libro sería leerlo en el idioma que se escribió. Lo mismo con la Biblia (sería aprender hebreo bíblico o griego koiné), pero seamos honestos: no todo el mundo tiene el tiempo ni la energía (a veces ¿el interés?) de hacerlo. Así que, necesitamos las traducciones para acercarnos a la Biblia. El asunto es que hay tantas traducciones (en español más de 20 traducciones salieron solo en los últimos 25 años, sin contar las anteriores) que es inevitable que surja la pregunta “¿cuál es la ideal?” y “¿cuál es la mejor?”

La respuesta a esa pregunta es mucho más compleja (también mucho más simple) de lo que muchas personas la han puesto. Empecemos con algo obvio (aunque no dudo que será chocante para muchos): cuando leemos una traducción de la Biblia leemos la Biblia a través del ojo y la interpretación del traductor o los traductores. Lo digo no para que dudes de su contenido sino para que sepas que no podemos casarnos con una sola en específico (como algunos han hecho con la Reina-Valera 1960 en español, la King James en inglés o la Almeida en Portugués… pero no nos adelantemos). Ya que hay personas con un conocimiento más alto del lenguaje, otros con un manejo más bajo, otros que se sienten más cómodo con un lenguaje más informal, etc., necesitamos acercar la Biblia (si entendemos la importancia de la Palabra de Dios) a cada uno de ellos. Eso hace que los proyectos de traducción tengan un propósito específico. No se hacen al azar ni a lo loco sino con la intención de destacar cosas en el texto o con el fin de alcanzar cierto público.

Tenemos traducciones “literales”, como se intenta hacer con Reina-Valera 1960, que más bien son “traducciones formales”  (la literalidad total es imposible). Estas traducciones, aunque quieren mantenerse fieles al método palabra por palabra, no logran en muchos momentos agarrar el significado del texto en el original. El Dr. Marlon Widnedt nos da un ejemplo de esto:
“… en el libro de Amos 4:6 el texto de Reina-Valera 60 dice literalmente:
‘Os hice estar a diente limpio en todas vuestras ciudades, y hubo falta de pan en todos vuestros pueblos; mas no os volvisteis a mí, dice Jehová.’
Para el lector moderno que no conoce el contexto del mundo antiguo, este texto pudiera ser entendido como un llamado a la higiene bucal, y se puede preguntar cómo esto podría ser un castigo ya que, en nuestros tiempos, tener los dientes limpios es un valor positivo. Pero… en la antigüedad no había esa conciencia de higiene bucal y tener dientes limpios en ese contexto indica algo negativo. Resulta que se trata acá de un castigo de Dios contra del pueblo: la carencia de comida (una hambruna) que conducía al estado de tener los dientes limpios por ¡no haber podido comer! Es por eso que la Reina Valera Contemporánea lo traduce de manera que podamos agarrar el sentido que la frase quiere decirnos:
“»Yo les hice pasar hambre en todas sus ciudades, y hubo falta de pan en todos sus pueblos, ¡pero ustedes no se volvieron a mí!” (Amos 4:6 RVC)”

Hay traducciones más libres como la Traducción En Lenguaje Actual (TLA), que en ocasiones te ayudan a entender mejor el texto pero, si tienes tiempo leyendo la Biblia, a veces te sentirás incómodo con el hecho de que la traducción es más una explicación del texto. Hay equivalentes dinámicos como la NVI, pero para diferenciarse un poco de las equivalentes formales hacen traducciones en un lenguaje más complicado (¡qué paradoja!) de frases que en las traducciones más literales se entienden mejor.

Hay paráfrasis como The Message o La Biblia Al Día (The Living Bible en Inglés), que son traducciones con una alta carga de interpretación y se preocupan más por explicarte el texto que por traducir una frase en el idioma original por una frase en el idioma receptor. Algunas personas se sienten incómodas con esto, pero la verdad es que en muchas ocasiones poder tener acceso a una paráfrasis nos hace agarrar mejor el sentido, y podría ser que cuando vayas a una Biblia de este tipo y leas algo que te parece nunca viste, y vuelvas a una más formal para ver “si de verdad la Palabra dice eso”, te encuentres con la sorpresa de que… dice lo mismo, es precisamente lo que siempre te ha dicho pero nunca habías entendido. Estas Biblias son útiles para un tiempo devocional o para comparar con otras en el estudio personal de las Escrituras.

Ahora, existe un peligro con ciertas versiones que insertan motivaciones doctrinales en la traducción. Llevo años leyendo la Nueva Traducción Viviente (NTV) por la claridad que ofrece en ciertos pasajes (después de todo es lo que uno busca cuando uno lee la Biblia: entenderla). Pero debo admitir que uno encuentra ciertas motivaciones doctrinales que de alguna u otra manera pueden llegar a ser molestosas por la impresionante frecuencia con que aparecen (es imposible que en algún punto un traductor bíblico no inserte su propia perspectiva, pero los buenos traductores tratan de que esto sea lo menos frecuente posible). Un ejemplo de esto es el texto de 1 Timoteo 4:16, que en la Reina-Valera-Contemporánea, por ejemplo, dice:
“Ten cuidado de ti mismo y de la doctrina; persiste en ello. Si haces esto, te salvarás a ti mismo y a los que te escuchen.” (1 Timoteo 4:16 RVC)

Pero en la Nueva-Traducción-Viviente lo traducen como:
“Ten mucho cuidado de cómo vives y de lo que enseñas. Mantente firme en lo que es correcto por el bien de tu propia salvación y la de quienes te oyen.” (1 Timoteo 4:16 NTV)

El texto en el idioma original y otras traducciones (excepto La Biblia De Las Américas) dicen “te salvarás a ti mismo” (en griego: “σεαυτὸν σώσεις”), pero es obvio que el equipo de traducción de la NTV se siente incómodo con la frase y, como no entiende dentro de su marco teológico (es posible que esto sea parte del propósito de la traducción) que Timoteo pueda salvarse a sí mismo (uno no se gana la salvación sino que es don de Dios, creemos) cambia la frase para que se adapte a su punto de vista teológico. Esto es un poquito peligroso y creo que es ir muy lejos ya que no podemos tomarnos esas libertades, hay que dejar que el texto diga lo que dice, aunque eso ofenda nuestras sensibilidades teológicas y aunque tengamos que explicarlo. La Biblia de las Américas (LBLA) hace esto mismo.

Todos los ejemplos que he puesto, te dicen ciertas desventajas que pudiesen tener esas traducciones pero al final quienes traducen (en la mayoría de los casos) entienden esas desventajas pero sacrifican esa parte con el fin de que la traducción cumpla su cometido: que la Palabra de Dios sea entendida para la persona a la que va dirigida.

¡Entonces! Consejos finales al elegir una traducción:
1- Ten en cuenta que lo que buscas es entender las Escrituras para aplicarla a tu vida.
2- Compara varias traducciones y vete por la que mejor entiendas de entre las opciones que son más aceptadas dentro del pueblo de Dios.
3- Entiende que la elección de una traducción es un asunto de preferencia personal (con qué tipo de lenguaje te sientes más cómodo) y de entendimiento (“esta traducción, ¿hace que entienda mejor la Biblia?”), y hasta “esta es la traducción de la Biblia que mi denominación y congregación están leyendo” (lo que algunos hacen sin preguntarse por qué).
4- No solo te lleves de la frase “más fieles a los originales”, sino también de cuál es el propósito del Equipo de Traducción al poner en nuestras manos esa traducción de la Biblia. En ese sentido: siempre… pero SIEMPRE lee la parte que nadie nunca lee en sus Biblias: la “Introducción” y el “Prefacio” (están justo después del índice), ya que ahí se explica el propósito de la traducción, los textos que los traductores usaron, las decisiones que tomaron y por qué tomaron esas decisiones.

Ya como consejo muy personal: si buscas una traducción apegada a los idiomas originales, entendible y hasta cierto punto formal, creo que la Reina Valera Contemporánea es una buena opción ahora mismo; para tu tiempo devocional y de oración algo como la Traducción En Lenguaje Actual, The Message (si hablas inglés) o La Biblia Al Día, son buenas opciones; preparar un sermón o un estudio: usa todas las versiones que tengas a mano.

En fin: ¿Cuál es la mejor traducción de la Biblia? La que puedas entender mejor y la que te acerque mejor a Dios y su Palabra.

Nos vemos en el próximo post.
------------------------------------------------------
Fausto Liriano • www.veldugo01.com
Bajo Licencia Creative Commons

jueves, enero 11, 2018

¿Origina... less?

Bueno… vayamos al grano: no tenemos el original de ninguno de los manuscritos bíblicos. Es decir: no tenemos a mano el manuscrito real  (conocido en ciencias bíblicas como “autógrafo”) que escribió Jeremías, Isaías, Mateo, Pedro o Pablo ni ninguno de los escritores bíblicos. Lo que si tenemos son copias antiguas de estos manuscritos originales.

Podríamos pensar en diversas razones para esto:
• deterioro por causas naturales (el paso del tiempo, el clima, etc.)
• desaparición por eventos humanos (guerras, destrucción y quema de ciudades por causa de los enemigos, etc.)
• una razón importante era tradicional: la costumbre judía establecida era de enterrar los anteriores manuscritos para proteger de profanación el nombre de Dios. Cuando un manuscrito estaba viejo, lo ponían en la geniza (“escondite”), un cuarto de la sinagoga situado en el sótano o en el altillo, pero siempre escondido. Cuando la geniza se llenaba, todos los manuscritos se enterraban con gran ceremonia. Se permitía así que la naturaleza destruyera los manuscritos.

En el caso del Antiguo Testamento, tenemos cientos de manuscritos y se siguen encontrando. Estos manuscritos no contienen el AT completo sino que son de libros o porciones de libros (con la excepción de los más recientes). Así que, los críticos textuales se encargan de hacer revisión y listado de los manuscritos que tenemos a mano, para luego reconstruir de entre los textos más antiguos una Biblia Hebrea (o Antiguo Testamento) con mayor aproximación al texto original. Cuando lees tu Biblia estás leyendo un mosaico reconstruido de entre los manuscritos más antiguos que creemos que son mucho más fieles a los originales.

El tema del Nuevo Testamento es mucho más complejo. Aunque los manuscritos que tenemos son mucho más cercanos en tiempo a los originales (hay una porción del Evangelio de Marcos que se cree data del primer siglo, lo que lo hace distar solo unos años del autógrafo, algo muy valioso en crítica textual ya que tiene mucho peso la cercanía en tiempo de la copia y el autógrafo), hay miles de manuscritos, que difieren ligeramente en algunas cosas (a pesar de que eso no afecta ninguna doctrina bíblica).

¿Quiere decir eso que no podemos confiar en nuestras Biblias?
¡Imposible!
En el caso del Antiguo Testamento:  aunque los manuscritos hebreos que existen son recientes creemos que representan con precisión el texto básico de las Escrituras hebreas. Los escribas (y podemos decir que “tienen” ya que tradicionalmente se siguen haciendo a mano para congregaciones judías) eran entrenados y capacitados en un método de trabajo que garantizaba la precisión en su trabajo al transmitir las Escrituras. En Soferim, uno de los tratados del Talmud babilónico, en cuyos 21 capítulos se dan instrucciones precisas sobre la copia de MSS, se detallan los materiales que debían usarse, el tamaño de las columnas, de los espacios y de las letras; la forma de escribir los nombres de Dios, la ordenación de las letras y la reverencia con que debían tratarse los MSS de la Torah. No debía cambiarse ni una letra, aunque se supiera que era un error de ortografía. Ni una letra debía copiarse de memoria, para que no hubiera alguna posibilidad de error.

En el caso del Nuevo Testamento, aunque la primera iglesia no contaba con un método tan estricto de transmisión de los manuscritos, tenemos lo que se llama en crítica textual “testigos”, que es la mención de pasajes en comentarios, leccionarios o escritos de los primeros padres de la iglesia, permitiéndonos comparar con los manuscritos que se conservan del NT y así descartar las partes que se entiende tienen agregados, que no eran más que comentarios de los copistas en la mayoría de los casos.

Entonces, cuando hablamos de Biblia podemos hablar de “textos en el idioma original” o “textos fuentes” pero no podemos hablar de “originales” porque no los tenemos. Eso no representa ningún problema porque tampoco tenemos el original de ninguno de los textos antiguos que consideramos históricos (ni de los escritos de Homero o los apuntes filosóficos de Sócrates o los libros de Platón) y confiamos en ellos. La ciencia de la crítica textual nos ayuda a garantizar que estas copias de copias de copias son fieles a los autógrafos (documentos originales que ya no tenemos a mano).

------------------------------------------------------
Fausto Liriano • www.veldugo01.com
Bajo Licencia Creative Commons

miércoles, enero 10, 2018

¿Estudiar Biblia o Estudiar Teología?


“Yo les doy buenas enseñanzas; no rechacen mis instrucciones.”
Proverbios 4:2

¿Biblia? ¿Teología? ¿No es lo mismo?
Pues no. El teólogo estudia las creencias y las prácticas cristianas, algunos tomando en cuenta cómo estas se han desarrollado a través de los años. Algunos son sensibles a su ambiente y tratan de hacer una “hermenéutica bíblica” que contextualice el pasaje a una situación o momento específico e incluso a un contexto social. Responder “por qués” (si puede), mira la Biblia y da su opinión, su percepción. El punto de la teología es la práctica.

“La Teología nunca se concibe en el vacío; siempre se establece en unas circunstancias específicas, en un contexto personal…” (Christian A. Schwartz) Si el estudio de la teología no nos lleva a amar a Dios y amar al prójimo debería ser abandonado y dedicar ese tiempo a otra cosa. El estudio de Dios debe llevarnos a postrarnos, adorarle, a maravillarnos ante su impresionante inteligencia, gloria, majestad… sino nos lleva ahí… es mejor que se deje. Con eso quiero decir que la teología siempre debe llevar a la praxis.

El campo de las Ciencias Bíblicas es diferente, se vale de un conjunto de disciplinas para estudiar el cuerpo de la Biblia. Ciencias como la arqueología, antropología, crítica textual, lingüística, y disciplinas como la literatura, historia, filología, entre otras, ayudan a que podamos colocarnos en el mejor contexto posible para garantizar lo que la Biblia dice o no. Su trabajo es ver cómo se ha desarrollado el texto a través de los años, trabajar en recuperar el lenguaje bíblico, comparar los diferentes manuscritos que hay, tanto del Nuevo como del Antiguo Testamento, hacer sentido del mundo bíblico en base a los últimos avances, poder acercarnos más a lo que la Biblia dice en base a estudios lingüísticos y filológicos (comparación de textos), datar los libros de acuerdo a cómo estos han evolucionados lingüísticamente, y aproximarnos a la forma de vida del hombre y la mujer de tiempos bíblicos.

El bíblista no puede involucrar su posición doctrinal, su teología o su fe con su trabajo, ya que afectaría la integridad del mismo. A diferencia del teólogo que sí debe dar una interpretación del texto, para el bíblista “lo que la Biblia dice, la Biblia dice”, y debe manejarse con eso. A pesar de esta diferencia ambos son importantes.

Algo lamentable es que tenemos más cristianos estudiando teología que estudiando Biblia, y el campo de las Ciencias Bíblicas (especialmente en los países anglos) está lleno de estudiantes y profesionales ateos, agnósticos y no creyentes. Espero que llegue el tiempo donde los creyentes se animen a profesionalizarse en esta disciplina y, aunque su fe no debe mezclarse con su estudio, que la fe sea el motor por el cual amen traer claridad de las Escrituras que dan vida a través de las lenguas bíblicas, la crítica textual y todas las otras disciplinas.
------------------------------------------------------
Fausto Liriano • www.veldugo01.com
Bajo Licencia Creative Commons

martes, enero 09, 2018

HUIR

En "dominicano" decimos "juir" por huir, y "salir juyendo" por "salir juyendo", que es la reacción humana más común cuando las cosas no salen como esperamos... huir. Pero, si estás ejercitando tus dones o haciendo algo para Dios y la extensión de su Reino, algo que quizás entiendes es tu llamado, recuerda que vivimos haciendo la voluntad de Dios justo en la intercepción del dominio de las tinieblas. ¡Hay oposición! Lo más natural es que las cosas no siempre salgan como esperamos. Habrán quejas, distracciones, fracasos, discusiones... etcétera... y... etcétera.

Por eso, nuestro ejercicio de la obra de Dios debe siempre acompañarse con el ejercicio de comunicarnos constantemente con Él, eso nos dará la templanza de permanecer, sin huir, hasta que Dios haga el resultado favorable.

Jesús dijo que en el mundo
tendremos aflicción.
Y está claro que, en un mundo contaminado de locura, se les acusará de locos a los que vayan en contra la corriente.
Pero Jesús también dijo:
"Confíen...
yo he vencido al mundo."
Y si Él venció... nosotros también venceremos (Romanos 8:37)
Permanece.
------------------------------------------------------
Fausto Liriano • www.veldugo01.com
Bajo Licencia Creative Commons

lunes, enero 08, 2018

LLEGAR

¿Qué pasa si ya llegaste pero... no has llegado?
O sea... me explico: a lo que me refiero es que, muchas cosas ya se han completado en tu vida pero, sientes o más bien sigues con la sensación de que nada ha cambiado, aunque fuera de ti…
todo cambió
ya fue
las cosas son nuevas
el sol… salió

Es muy fuerte pero la evidencia apunta a que, así como nos resistimos a aceptar una tragedia, también nos resistimos a entender que finalmente lo bueno, la bendición, las risas, la abundancia y los amigos… llegaron, y seguimos pensando en lo que se perdió.

Es muy del ser humano esta actitud y, aunque es posible, vivir en cierto sentido “bien” sin llegar, permanecer mucho tiempo en ese estado te puede llevar al punto donde creas que todo es constantemente horrible, que siempre estarás hundido y que no hay salida cuando…
ya fue
las cosas son nuevas
el sol… “salió”

Así que ¡llega!
Hay cosas esperándote y, oficial y físicamente, ya estás ahí.
------------------------------------------------------
Fausto Liriano • www.veldugo01.com
Bajo Licencia Creative Commons

jueves, enero 04, 2018

Primario

¿Cuáles son tus instintos primarios?
Es decir, ¿cómo reaccionas cuando
tienes miedo,
te sientes atacado,
pasa algo que no te gusta,
estás feliz,
tienes dinero,
no tienes dinero pero...
lo que tienes es muchas deudas,
estás ocupado,
no hay nada que hacer,
te decepcionan,
te alagan..?
¡En fin!
Lo que sale de ti en situaciones específicas, cuando no puedes controlar el resultado o cuando no estás en control o cuando pasa algo inesperado... ahí (he notado) es que se sabe que carays hay dentro de ti...
Y no me refiero solo a situaciones específicamente negativas, también me refiero a momentos en que la vida nos favorece, cuando lo positivo es la norma... ahí... también...

Puedo ser buen cristiano cuando tengo todo bajo control, pero eso... veremos: si las cosas salen de lo que puedo controlar. Hay que enfocarse entonces en reacciones específicas que surgen en situaciones específicas (buenas, malas, positivas o negativas o máso...), y activar el simulador de modo que entreguemos el control a Dios cuando no podamos controlar(nos), en lo que está (o no está) pasando. Eso sí podría garantizar qué lo qué...

Por ejemplo, ¿cuándo reconocen tus éxitos, te pones arrogante o disfrutas y luego vuelves a ti? O cuando no puedes hacer algo para lo que te habías preparado, ¿asumes lo que hay a pesar de sentirte levemente triste y luego retomas la compostura? Cuando ganas un dinero que no estabas esperando, ¿lo desperdicias o te vuelves loco? Y otras preguntas por esa línea...

... y activar el simulador de modo que entreguemos el control a Dios cuando no podamos controlar(nos), en lo que está (o no está) pasando. Eso sí podría garantizar qué lo qué...

------------------------------------------------------
Fausto Liriano • www.veldugo01.com
Bajo Licencia Creative Commons

miércoles, enero 03, 2018

TRAMAS

- ¡Vamos a tramar algo que cambie la trama de este oscuro mundo!
- Pero, ¿para qué? Si ya todo está tramado, ¿no está ya determinado como ocurrirán las cosas? - dice la excusa.
- Está bien, pero ¡qué importa! Sería muy apero insertar un plot en esta trama que le haga saber a algunos cómo serían las cosas? Si ya algunos sin saberlo insertan en esta trama cosas que la empeoren, ¿no sería súper cool insertar plots que mejoren aunque sea en parte y en pequeñas regiones y que la gente se de cuenta que otro mundo es posible? ¡Algo que haga que retomen la esperanza!
...
...
...
...
------------------------------------------------------
Fausto Liriano • www.veldugo01.com
Bajo Licencia Creative Commons

martes, enero 02, 2018

UNO

¿Cómo hablan los que
sueñan, los que
tienen esperanza?
¿Hablan como tú?
¿O tú hablas como ellos? Y, si no es así,
¿por qué no hablas como los que
sueñan, como los que tienen esperanza?
------------------------------------------------------
Fausto Liriano • www.veldugo01.com
Bajo Licencia Creative Commons