martes, diciembre 11, 2018

Temor, Temblor... y Alegría

Desde hace unos días estoy leyendo un salmo cada día, de manera muy lenta y reflexiva. Iniciando con el primer día de Adviento, apegado a la forma en que se hacían las lecturas de los Salmos en los inicios de la iglesia, de modo que el libro completo pueda ser leído dos veces en un año.

En el Salmo 2:11, algo captó mi atención con respecto a los que sirven al Señor. Dice, traducido cuasi literalmente:

"Sirvan al Señor 
con temor, 
y alégrense 
en temblor."


Un equivalente contemporáneo a "temor" (en relación a Dios) puede ser reverencia, y de "temblor", respeto. Pero tenemos que admitir que ambos términos son tan ajenos y levantan un sin número de sospechas especialmente en relación a la adoración, la religión y la relación de alguien con el Altísimo. Así que, esto empezó a darme vueltas en la cabeza y empecé a reflexionar en el salmista como alguien que experimenta cosas que no son necesariamente explicables, pero también como alguien de una época (unos 2500-2900 años atrás), donde no era negativo estar bajo la autoridad y el respeto de algo más grande que todo. Y recordé que cuando Benjamín tenía dos o tres años su forma de expresar cualquier emoción fuerte era "¡tengo miedo papá!".
Le regalabas algo que le gustaba,
decía "papá, ¡tengo miedo!" (lo decía riéndose);
veía algo que quería:
"¡papá! tengo miedo"...
en fin... y... siguiendo en una reflexión cuasi gimnástica de mis pensamientos,
recordé lo que se siente cuando conoces a alguien que admiras demasiado (no mucho... ¡demasiado!) y me di cuenta que sientes esas tres cosas: temor, alegría y... (a veces, en la mayoría de los casos:) tiemblas. Entonces, no es tan ajeno a nosotros ni a nuestras épocas si consideramos a Dios como lo más admirable, la persona más importante, lo más apero y genial del universo... cualquier encuentro con el es
temor,
temblor,
alegría.

¡Qué tengas una excelente semana!
 ------------------------------------------------------
Fausto Liriano • www.veldugo01.com
Bajo Licencia Creative Commons

Foto Cortesía de Thomas Hawk

Usado Con Permiso Bajo Licencia Creative Common
 
 

jueves, diciembre 06, 2018

UN #TBT DEL BLOG

Esto escribía, en este blog, para esta misma fecha en el año 2006:
¿ABAJO LA IGLESIA? 13
Sección 6 - Parte 2


Comparemos el pensamiento de la mayoría de los Latinoamericanos con el idealismo postmoderno. He tenido la oportunidad de viajar a muchos de los países de Latinoamérica y también compartir en mi país con latinos de casi todos los países latinoamericanos, he observado que el latino es:
1- Mágico: todavía la gran mayoría de los latinos prefieren el pensamiento mágico que la filosofía de cualquier tipo. En mi país, el 80% de la población tiene tendencia a aceptar las experiencias emocionales sobre las convicciones personales: EM = VA (experiencia mágica “igual a” verdad absoluta). Y prefieren que alguien le diga algo antes de darse cuenta por si mismo. Esta actitud es llevada a la iglesia. La misma situación es vista en la mayoría de la población latinoamericana.
2- Tradicionalista: El latinoamericano promedio, valora las tradiciones sobre cualquier tipo de conducta, filosofía y pensamiento. Cualquier cosa que hagas será comparado con la tradición, si no encaja en lo “tradicional” entonces puede ser que no sea cierto y debemos evitarlo. Esto es cierto incluso en ciertas formas de vestir, o incluso de pensar. Obviamente es también transmitido a la iglesia.
3- Comunicación: si bien es cierto que muchos de los latinos tienen acceso a medios de comunicación de tipo excelente, gran parte de nuestra población todavía no disfruta de estos servicios. No sólo eso, sino que muchas de nuestras áreas rurales no tienen energía eléctrica. Así que cualquier proceso que podamos pautar como “acelerado por la comunicación” debe tomar en cuenta que no estamos tan comunicados.
4- Educación: el nivel de analfabetismo es catastrófico, y no sólo eso: muy pocos latinos son buenos lectores, lo cuál tiene como desgraciada consecuencia el hecho de que muchas veces no podemos pensar por nosotros mismos.

Quizás alguno de ustedes me ayude a ver otras áreas que son debilidades del latino y que nos identifican todavía como muy lejos del postmodernismo proclamado.

¿Estoy descartando la posibilidad de la existencia de postmodernismo en Latinoamérica? En ninguna manera, sería un estúpido si así lo admitiera (hasta el movimiento de Alabanza y Adoración de principio de los 90s es una reacción al de Alabanza y Adoración aún existente en Estados Unidos). Lo que quiero decir es que, dada nuestra realidad y esa es que, un gran porcentaje de la población Latinoamericana no ha entrado ni siquiera al modernismo, no podemos usar el postmodernismo como excusa para una Iglesia Emergente. De hecho, lo que he querido decir todo este tiempo que he estado escribiendo bajo la pregunta de “¿ABAJO LA IGLESIA?”, es que la iglesia latinoamericana necesita emerger, porque hemos estado sumergidos durante mucho tiempo. Pero no bajo la excusa de un postmodernismo latente, que sólo existe en aquellos que tienen acceso a buena educación, que tienen costumbre de buena lectura y que tienen también acceso a buenas herramientas y tecnología de comunicación. ¿Descartaríamos de la “Iglesia Emergente” a aquellos hermanos que he llamado “The Others”? ¡No papá (mamá)!

Y esta es mi protesta: ¡Basta de reaccionar! En palabras de Andy Garcia, el actor cubano que tiene gran éxito en Hollywood, al norteamericano se le hace muy difícil entender la cultura latinoamericana porque la ve como si fuese una sólo y Latinoamérica es diversa, tiene muchísimas culturas interactuando al mismo tiempo. Pero Brian McLaren, uno de esos tipos gringos que no entiende la cultura latinoamericana de por sí, dio en la cabeza del clavo cuando nos llamó a salir del colonialismo. Y si clamamos que la Iglesia Emergente es necesaria por el postmodernismo, estamos sólo reaccionando al pensamiento de moda entre las iglesias estadounidenses y por ende, abrazamos con amor, pasión y cierto erotismo el ser todavía una colonia, por lo menos en el territorio mental, de una potencia mundial.

(continuaremos...)

miércoles, diciembre 05, 2018

A[L]MARSE


Quiero introducir el concepto de A[L]MARSE.
Hubo momentos en la historia en que los hombres tuvieron que rebelarse, pelear para poder liberarse, y se dieron cuenta que las reuniones, los acuerdos, las mediaciones no dieron resultado así que SE ARMARON, que quiere decir “tomaron armas”. Los dominicanos tenemos esta frase “¡SE ARMÓ!” para decir que algo que debía pasar, ya pasó ¿y si usamos “¡SE ALMÓ!”?

Si me permiten, definiría A[L]MARSE como: “tomar el alma”, pero que también quiere decir volver a amarse, pero también (y es lo que quiero proyectar con esto) volver a amar.

¿Por qué hay que almarse?
Porque “DES-ALMARSE” se ha vuelto el proceso implícito de volverse un ciudadano del mundo, Nadie lo admite (¡por supuesto!), pero casi todos lo sentimos: esa desconexión con lo importante, con la raíz, con las personas... está el deseo de hacer lo contrario, de conectarse, de empatizar, de importar...le, pero la verdad es que "no hay tiempo", "tengo muchas cosas", "estoy muy ocupado", "el proyecto en que me encuentro me ha aislado, pero pronto acabará", "estoy haciendo esto para asegurar nuestro futuro", toman prioridad. 

No es solo lo que podemos hacer, sino lo que perdimos, la conexión entre uno y su parte más importante: el alma, mi persona, la vendimos para poder ser un "humano" (si acaso se puede usar en este contexto) de esta sociedad en transición... trans-moderna. Hay un punto en que uno siente que la sensibilidad hacia lo que es importante: se perdió. 

Si realmente supiéramos que estamos compuestos de más de una cosa (o dos: carne y mente) diríamos como el salmista:
“¡Despierta alma mía!” (Salmo 57:8)

¿Te has sentido así?
Y creo que no hay que llegar al punto extremo. Hace tiempo Fito Páez escribía que sentía que la generación de artistas actuales solo querían ser famosos, no querían hacer música, no querían divertirse o expresarse solo querían FAMA y DINERO. Anne Lamott, una escritora cristiana que me gusta, dice que enseñando para escritores se ha dado cuenta que la gente está buscando la fórmula para escribir Best-sellers, no tienen nada que decir, no quieren expresar algo que entienden que es importante… quieren saber cómo escribir un libro que venda y los haga famosos. Esos son con cuestiones artísticas pero en todo lo demás, desechamos lo esencial e importante para sentirnos que merecemos una medalla… El amor, la conexión con el otro y con la parte más interna de uno mismo: se perdieron.
Por eso, yo vine  a decirte que debemos A[L]MARNOS. Recuperar esa conexión con esa parte importante de nosotros mismos que nos permita conectarnos con la esencia verdadera de quienes somos y con otros, tocar a otros. 

Comprende dos etapas:
Hablarle a Dios:
Salmo 138:3Cuando te llamé, me respondiste, y mi alma desfallecida se llenó de vigor.”

Que Dios nos hable:
Salmo 19:7 “La Palabra del Señor es perfecta: nos devuelve el alma.” Nos “alma”.

¡Qué tengas un feliz día!
 ------------------------------------------------------
Fausto Liriano • www.veldugo01.com
Bajo Licencia Creative Commons

martes, diciembre 04, 2018

El Truquito

Los dominicanos siempre hablamos de el "truquito", que es la clave que una persona X tiene para poder resolver cosas que a otros se le hacen más difíciles. Las librerías están llenas de libros de "truquitos", las redes sociales llenas de fórmulas, y hay un montón de conferencias tratando de que aprendas cómo "descifrar" todo este asunto que llamamos vida para que te vaya bien (lo que sea que eso signifique). Pero la verdad de todo es que: no hay "truquito".... ok... espera: hay cosas que en nuestra sociedad adicta a lo rápido e instantáneo funcionan para resolver ciertos asuntos, pero para lo que vale la pena, lo importante, para descifrar todo este asunto que llamamos vida, para que nos vaya bien, se necesita un esfuerzo continuo, empedernido y disciplinado, hasta que de resultado, y luego: seguir (aunque ya fluyendo y disfrutando, porque hay fruto, se ve el resultado).

El Salmo 1, tiene "el truquito", que no es una fórmula sino es el "a qué" tienes que aplicarle esfuerzo continuo, empedernido y disciplinado, a esto:
"deleitarse en la Palabra de Dios, meditando en ella todo el día y y la noche" (v. 2)

Yo me he determinado a ir en esa dirección, y por eso me he dado cuenta que no hay "truquito", que no es fácil, porque muchas cosas llaman mi atención cada día, algunas disfrazadas de responsabilidades, otras disfrazadas de la obra de Dios, y me veo continuamente tratando de ignorarlas y enfocarme en lo más importante (Lucas 10:42). Pero sigo trabajando hasta que un día sea totalmente natural, espontáneo, hasta que ya no tenga que ignorar porque realmente lo otro no me importa.

‪Hoy:‬
‪Pausa.‬
‪Dedica más tiempo‬
‪a estar con Dios.‬
‪Siéntate a ver ‬
‪cómo Él actúa.‬
‪(Salmo 46:10)‬
 ------------------------------------------------------
Fausto Liriano • www.veldugo01.com
Bajo Licencia Creative Commons

jueves, mayo 03, 2018

Des-Almarse

El mundo en que vivimos resulta ser un lugar más nocivo del que pensamos. Es como si estuviésemos respirando un gas tóxico que te deja vivo pero que te des-alma, te saca lo que hace que conectes, que te importe, que tengas empatía... lo hace lento, es casi imperceptible, pero es como si fuese una especie de requisito para ser un "humano" (si acaso se puede usar en este contexto) de esta sociedad en transición... trans-moderna.

Des-almarse entonces se ha transformado en el proceso implícito de volverse un ciudadano del mundo actual. Nadie lo admite (¡por supuesto!), pero casi todos lo sentimos: esa desconexión con lo importante, con la raíz, con las personas... está el deseo de hacer lo contrario, de conectarse, de empatizar, de importar...le, pero la verdad es que "no hay tiempo", "tengo muchas cosas", "estoy muy ocupado", "el proyecto en que me encuentro me ha aislado, pero pronto acabará", "estoy haciendo esto para asegurar nuestro futuro", toman prioridad.

Hay... hay... esos pequeños escapes que algunos hacen para sentir que sí le importa: dejar de comer ciertas cosas, dejar de comprar ciertas ropas, marchar un domingo por el país (que no hace ninguna diferencia pero te hace creer que te importa de verdad y te indigna que nos gobiernen unos corruptos), teñirse el pelo y darle la vuelta al país en bicicleta por los niños que están muriendo de hambre en... Etiopía, quienes no tienen internet para ver que realmente te importan tanto como para que levantes los 3000 dólares que necesitas para mantener tu empresa y la del equipo que te ayudará a hacer este recorrido que "¡por fin hará que algunos piensen!"... ¡Por favor!

No es solo lo que podemos hacer, sino lo que perdimos, la conexión entre uno y la parte más importante de uno: el alma, mi persona, la vendimos para poder ser un "humano" (si acaso se puede usar en este contexto) de esta sociedad en transición... trans-moderna.

¿Hay vuelta atrás? Yo creo que sí... pero primero hay que reconocer que hay des-alme.
 ------------------------------------------------------
Fausto Liriano • www.veldugo01.com
Bajo Licencia Creative Commons

Foto Cortesía de Thomas Hawk

Usado Con Permiso Bajo Licencia Creative Common
 
 

martes, marzo 27, 2018

Día Uno: Shopping Mall

"Mi casa debe ser llamada 'Casa de Oración', pero ustedes la han transformado en un 'Shopping Mall'." Mateo 21:12 PAR La semana en que fue entregado Jesús llega a Jerusalén, y su primera visita es al Templo: ¡Sorpresa! Había más gente en chercha y comprando, que gente orando y adorando, así que: lo limpia, lo pone en orden. Acto seguido: los enfermos se acercaban y los sanaba. Esto nos da mucho espacio para hablar del cristianismo, del negocio cristiano y del ministerio como estrategia mercadológica de la imagen de unos cuantos individuos... pero hablemos de nosotros, de nuestro cuerpo, ¿cool? Nuestro cuerpo es Templo del Espíritu Santo (1 Corintios 6:19), eso quiere decir que tenemos un uso primario, algo que debe verse sobre las otras actividades. Digamos que Jesús entra a tu corazón, a tu mente... ¿encuentra las cosas en orden o los afanes de la vida ahogan nuestro deseo de orar que como resultado quedamos sin paz y como resultado nos arropa la ansiedad? Esta época deberíamos meditar en nuestro cuerpo como Templo y dejar que Jesús entre, ponga en orden algunas cosas, nos sane y a través de nosotros: también sane a otros.
--------------------------------
Reflexión Día 1 de Semana Santa de ElCirculo.com.do
Fausto Liriano • www.veldugo01.com

Bajo Licencia Creative Commons

martes, marzo 20, 2018

ODIO

Los eventos de los últimos días (en este país, en el vecino y en otros) han dejado muy claro que:
el odio... surge.
Aquí, allá, allí, ¡dónde sea!
La historia nos ha dicho lo que provoca, como divide y como... mata.
Pero no importa, es como si no hubiésemos visto nada, como si nuestros ojos no leyeron nada, como si los documentales de Hitler, del Holocausto, del Apartheid, fueron más entretenimiento que cosas que tomásemos en serio para decir ¡nunca más!
Genocidio... viene de odio. Primero es virtual... ¿separación?
 Luego físico. Entre vecinos, entre hermanos, entre naciones que se recibían pero ahora... se odian.
La información no sirve de nada, lo que funciona es un nuevo corazón.
La información no nos lleva a nada sino nos lleva a una nueva forma de pensar.
Un cambio en el estado del hombre y de la mujer, de la humanidad.
Lo que sí nos ha dicho la historia es que la humanidad... odia.
¡Urgente... amar!
 ------------------------------------------------------
Fausto Liriano • www.veldugo01.com
Bajo Licencia Creative Commons

Foto Cortesía de Thomas Hawk

Usado Con Permiso Bajo Licencia Creative Common
 
 

jueves, marzo 08, 2018

Vayikra 05

¡A ver! Confieso que se ha hecho difícil (¡mea culpa! ¡mea culpa!), pero habiendo atravesado las dificultades: ¡Aquí vamos!

El texto en que me enfoco hoy (y que puedes leer aquí: Levítico 4 - 5:13) trata específicamente con las siguientes preguntas:
- ¿Qué pasa si peco pero no me doy cuenta?
- ¿Qué pasa si alguien (como, por ejemplo, uno de los líderes del templo, un levita o el sacerdote) me hace pecar?
- ¿Sigo siendo culpable?

Lo que el pasaje muestra es que: sí, y es por esta razón que, en el momento en que te das cuenta, debes tomar acción inmediata. Estos son los versículos claves:
 - "sin proponérselo" (4:2)
- "pecado inadvertido" (4:14)
- "CUANDO se conozca" (4:14, énfasis mío)

En algunos de los casos mencionados se hacen dos tipos de sacrificio: un holocausto, que conlleva quemar totalmente la ofrenda, la entrega total de lo ofrendado al Señor, es un sacrificio de "humillación y reconocimiento de la falta"; y un sacrificio de expiación, que es para cubrir o perdonar la falta, no se quemaba completo y el sacerdote se quedaba con parte del animal. Aparte de esos sacrificios, notamos que el pecado que estaba oculto pero que ya se ha conocido requiere CONFESIÓN, lo que tiene una interesante conexión con el Salmo 32:3-5 y con Santiago 5:16.  ¿Es posible que, al estar "oculto" (ya sea involuntaria o voluntariamente) se necesite confesión para ayudar a que sea reconocido como una falta?

Hablaba el otro día con alguien sobre lo imperante que es formar una cultura de confesión en nuestras iglesias. Y, mientras habría los ojos en señal de "¡bueeeh... no se!", le decía que es cierto: es difícil pasar información delicada y que puede ser usada en nuestra contra, pero si la comunidad de creyentes que sigue a Cristo no se transforma en un lugar seguro para confesar nuestras faltas hay pocas probabilidades de que también sea un lugar de restauración, porque sin confesión: la falta queda oculta y si la falta o el pecado quedan escondidos hay una parte del proceso que no está completa.

¿Existe en tu comunidad de fe un ambiente seguro para que la gente confiese sus pecados y sea acompañado (esto no solo desde los líderes sino en toda la comunidad)?
¿Te sientes en confianza de confesar las cosas con las que has estado luchando?
¿Por qué sí o por qué... no?
 ------------------------------------------------------
Fausto Liriano • www.veldugo01.com
Bajo Licencia Creative Commons

viernes, marzo 02, 2018

Salmo 145: Una Traducción

Y... una traducción del Salmo 145, en la tradición "acróstica" de Alfredo Tepox:

SALMO 145*
Alabanza de David 

1 Te enalteceré mi Dios y Rey, bendeciré tu nombre por siempre.
2 ¡Eternamente! ¡Todos los días! ¡Para siempre! Alabaré y bendeciré tu nombre.

3 El Señor es grande, no hay forma de explorar su grandeza, ¡merece toda alabanza!
4 No dejaremos de contarlo, proclamaremos
  A cada generación de tus obras y poder.
6 Llevaré a mis pensamientos la hermosura de tu gloria,
la imagen de tus maravillosas acciones.
7 Tu increíble poder y tus impresionantes obras anunciará la gente,
y hablarán con otros de tu grandeza.
8 Es imposible olvidar tus bondades ¡no se podrán contener! Gritarán con gozo de tu justicia
9 Compasivo, bondadoso, lento para el enojo y dispuesto siempre a perdonar.
10 Es bueno el Señor con todos, y su compasión se hace evidente a toda su creación.
11 Reconocerán con agradecimiento que eres Dios, los que han decidido serte fieles te alabarán.
12 Expresarán la gloria de tu Reino y hablarán de tu poder continuamente.

13 Manifestarán a toda la humanidad de tu grandioso poder y la grandeza de tu Reino.
14 ¡Infinito es tu Reino! Tu dominio permanece en todas las generaciones.

15 Da su ayuda a los caídos, ¡El Señor levanta a los oprimidos!
16 Imploran a ti con esperanza, y le das su alimento a tiempo.
17 Obras para su bien, y al abrir tus manos suples sus necesidades.
18 Santo eres Señor en todo lo que haces, muestras tu bondad sobre todo lo que creaste,

19 Y estás cerca de todos los que te buscan con sinceridad.

20 Responde a los que le piden auxilio, y cumple las peticiones de quienes le temen.
21 El Señor protege a todo el que le ama, pero destruye a los malvados.
22 ¡Yahveh! ¡Te alabaré! ¡Abriré mi boca para bendecirte! ¡Qué toda carne bendiga tu nombre! ¡Eternamente! ¡Todos los días! ¡Para siempre!


 *El Salmo 145 es un acróstico como muchos otros salmos, y aunque fue escrito usando para iniciar los versículo cada una de las letras del alefato (alfabeto hebreo), pensé en que sería un buen ejercicio (anteriormente hecho por Alfredo Tepox, legendario traductor bíblico) usar las letras de la primera frase del salmo para iniciar cada versículo.
 ------------------------------------------------------
Fausto Liriano • www.veldugo01.com
Bajo Licencia Creative Commons




martes, febrero 27, 2018

La Determinación de Ambrosio


He observado la imagen de arriba por horas y varias veces, porque si conoces qué representa, es profundamente inspiradora. El evento: indignado por una masacre que el Emperador Teodosio ordenó en Tesalónica (alrededor del año 390 d.C.), Ambrosio (obispo de Milán, pastor de Agustín de Hipona) le niega la entrada al templo al Emperador hasta que este último confiese y demuestre que está arrepentido por lo que hizo. El obispo de Milán no solo se negó a darle entrada al templo sino que tampoco le dirigía la palabra, hasta el momento en que el emperador vestido en andrajos demuestra su arrepentimiento externamente. Cuando finalmente Teodosio entra a la basílica y pretende sentarse en uno de los bancos de en frente, Ambrosio lo mira y le dice:
"-Qué haces aquí?
-Esperar a que comience la liturgia para participar en los sagrados misterios, -respondió Teodosio.
-Emperador- le advirtió el obispo- el presbiterio y toda esta parte del templo aislada con verjas constituyen un lugar especialmente santo, reservado a los sacerdotes; sal, pues, de este recinto y colócate en el sector destinado al pueblo. La púrpura te ha convertido en emperador, pero no en presbítero; ni siquiera en simple clérigo. Ante Dios eres uno más entre los fieles."

Uff... 

¿Qué pasaría si los líderes de nuestras iglesias no fuesen tan limpia sacos de la gente en puestos gubernamentales y pudiesen decirle la verdad en la cara como Ambrosio lo hizo con Teodosio?
Por eso miro esa pintura constantemente, recordándome que le sirvo a Dios antes que a cualquier otro hombre y que le debo honra y respeto a Dios, no a quienes representan el poder humano, hombres que deben seguir los mismos preceptos que todos los demás cuando nos presentamos ante Dios.

El Señor le de a los pastores y líderes de la iglesia la determinación de ambrosio.
 ------------------------------------------------------
Fausto Liriano • www.veldugo01.com
Bajo Licencia Creative Commons

Pintura de Anthonis van Dyk

lunes, febrero 26, 2018

Vayikrá 04: Dos Cosas

Imagínate viviendo en un tiempo donde el arrepentimiento debía ser acompañado por un acto externo y sacrificial que debe ir acompañado de una ofrenda animal o vegetal. Sientes que tienes que poner las cosas en orden con Dios, te levantas para ir bien temprano (ni el espacio ni los sacerdotes dan abasto para la cantidad de personas llevando sus diferentes tipos de ofrendas) y, dependiendo de tu clase social, llevabas un becerro o cordero (si eras clase alta), una paloma o tórtola (clase media baja) o una ofrenda de harina (clase baja). Tomas tu turno, en el momento en que te toca ya sabes que si eres clase alta: todo el proceso de sacrificio durará unas 2 horas y media. Vas a casa tranquilo, has puesto tus cosas en orden. Unos días después vuelves a pecar, te arrepientes... repeat.

Levítico va directamente al grano: luego de Moisés ser llamado se les dan (inmediatamente) las instrucciones sobre los sacrificios y las condiciones de las cosas a ofrecer. ¿Qué podríamos sacar de descripciones tan detalladas sobre el proceso de sacrificio cuando esa vida ritual no es parte de nuestro caminar con Dios como creyentes? Dos cosas:

1- Sea lo que sea que sacrificabas debía ser PERFECTO, de lo mejor, lo primero:
"sin defecto" (1:3)
"sin ningún defecto" (1:10)
"harina selecta." (2:1)
"la primera porción de tu cosecha" (2:14)
"no debe tener ningún defecto." (3:1)

2- Todas las ofrendas presentadas no pueden igualar el efecto del sacrificio de Jesús, que fue UNA VEZ Y PARA SIEMPRE (Hebreos 10:10).

Volviendo a la imagen con la que iniciamos: nuestra relación actual con Dios se encuentra libre de rituales complicados como los que se leen en los primeros cuatro capítulos de Levítico, y otra buena noticia: tenemos acceso a Dios de manera directa.

¿Con qué nos deja eso? Con el espacio para darle lo mejor y lo primero a Dios de todo lo que somos y tenemos:
- Nuestro tiempo
- Nuestras capacidades espirituales, intelectuales y racionales
- Nuestros recursos...

Y todo eso: de manera sacrificial, aunque esta vez no es como un intercambio a favor del perdón de tus pecados, sino como un acto de agradecimiento a Dios que ha quitado todas las trabas para que tengamos un acceso más directo a él.
 ------------------------------------------------------
Fausto Liriano • www.veldugo01.com
Bajo Licencia Creative Commons

viernes, febrero 23, 2018

"Y la Verdad..."

Esta mañana, mientras estaba en el acto patrio del colegio de mi hijo, hablaban de nuestra bandera. No se si sabes (si no eres dominicano de seguro que no), pero en el centro de nuestra bandera hay una Biblia abierta en Juan 8:32: "Y conocerán la Verdad, y la Verdad nos hará libre." Mientras mencionaban el hecho, me fui en una (como siempre), y teniendo en mi mente el escudo donde se supone está la Biblia abierta en la frase, no pude evitar pensar que en los últimos escudos que he visto las páginas están en blanco, así que lo mencionado debes conocerlo de memoria. Y mi mente siguió en una pensando entonces en el versículo:
"Y conocerás la Verdad
y la verdad te hará libre."
Lo que me llevó a pensar que, si no estás libre entonces no conoces la Verdad, quizás sabes que la Verdad puede librarte pero... no te has comprometido con la Verdad entonces sigues esclavo.

Esto es un hecho no sólo en el ámbito de la relación de Dios con el ser humano (que tiene infinito potencial de ser esclavo pero un más infinito potencial de ser libre), sino en otros ámbitos en donde el ser humano desconoce o prefiere desconocer porque es más fácil vivir en mentira.

Solo hay una forma de conocer si uno conoce en verdad la Verdad: ¿eres libre?
 ------------------------------------------------------
Fausto Liriano • www.veldugo01.com
Bajo Licencia Creative Commons

lunes, febrero 19, 2018

Teología, Praxis y Amor

"Si Dios fuese una teoría, el estudio de la teología sería una forma de entenderlo. Pero Dios es un Dios vivo, y la única respuesta que podemos darle es amor y adoración. Esta es la razón por la que pensar en Dios está directamente relacionado con adorarle."
Abraham Joshua Heschel

Es muy común ver a gente hablando de "cuestiones profundas" que tienen que ver con Dios sin que esas cosas penetren de ninguna forma a su ser. Discusiones sobre salvación, las enseñanzas claves de Jesús, la relevancia de la Biblia en la época actual, la relación entre ambos Testamentos (¿continuidad o descontinuidad?), o sobre si se pueden encontrar en las Escrituras respuestas a temas actuales que ni siquiera existían o no tenían ningún peso en tiempos en que se estaba desarrollando la Escritura que los cristianos (junto a otras religiones) consideramos sagradas... etcétera.

Pero, ¿cuál es el punto de discutir sobre Jesús, la Biblia o Dios si finalmente se maneja como simple información? Simplemente termina en una práctica morbosa y sin sentido, que lleva a la gente en dirección contraria a lo que Jesús y las Escrituras enseñan. El estudio de Dios, de su Palabra, debe llevarnos a las prácticas del amor, pero no cualquier amor sino el amor que se entrega al que es más difícil amar, no porque el reto represente una relación directa de nosotros con Dios sino porque Dios nos da la capacidad de que no sea un reto.

Si el estudio de la teología no nos lleva a amar a Dios y amar al prójimo debería ser abandonado y dedicar ese tiempo a otra cosa. El estudio de Dios debe llevar a postrarnos, adorarle, a maravillarnos ante su impresionante inteligencia, gloria, majestad... sino nos lleva ahí... es mejor que se deje.
 ------------------------------------------------------
Fausto Liriano • www.veldugo01.com
Bajo Licencia Creative Commons

Foto Cortesía de Thomas Hawk

Usado Con Permiso Bajo Licencia Creative Common
 


miércoles, febrero 14, 2018

Lo Que Me Ha Hecho El Anonimato (25)

Hace ya un par de años, en medio de un tiempo sumamente loco y en el que estaba experimentando catarsis, decidí que debía tomar ciertos "votos". Uno de esos fue el de anonimato. El orgullo es de esos peligros al que uno se enfrenta constantemente en el ministerio, y es tan peligroso porque puede ser disfrazado de religiosidad o de una superioridad (no admitida, pero que casi todo el mundo nota) otorgada por el Señor. Todo aquel que ha estado trabajando en algún área del ministerio se enfrenta a eso.

Hoy en día los ministros son cuasi-rockstars. Pequeñas o grandes multitudes andan detrás de hombres y mujeres que hablan bien, hacen milagros y "conducen a la gente en adoración". En cierto punto en mi vida me preparé para ir en esa dirección. ¡Gracias a Dios que me di cuenta a tiempo que no es el camino que debía recorrer!  Así que, en un momento de este camino lo hice: voto por ser anónimo. Aclaro: no creo que esto es algo que todo el mundo deba hacer, ni que "Dios me lo reveló, y es la forma en que cada ministro debe desenvolverse." ¡Para nada! Creo que sería bueno y saludable que lo hiciéramos, pero no creo que la gente "debe hacerlo." Es algo bien personal.

Así que, he decidido no promocionarme:
ya no digo donde estaré predicando, como si la gente debiera saber y "aproveche" lo que tengo que decir...
o que otros sepan que tan activo estoy en mi agenda ministerial...
o si de otro país me invitaron a dar una conferencia...
si me elogian no lo promuevo...
no promociono mi persona como alguien que debe ser "recomendado"...

¿Qué ha ocasionado eso en mi? Me siento menos ansioso, he soltado los deseos de competencia, y he aprendido que "Si Dios no edifica la casa, los constructores pierden el tiempo haciendo su trabajo..." (Salmo 127:1), solo colaboro con Él, es su obra, es su iglesia, entonces es su reconocimiento:
"No a nosotros, Señor. No a nosotros. Sino a tu nombre sea dada la gloria." Salmo 115:1
Así que, no me preocupa si soy reconocido o no, si alguna vez la gente me conocerá o no, ni estoy planeando estrategias alrededor de mi nombre. Paz, amor, gracia, son las consecuencias de ese tipo de decisiones. Seguro que mucha gente puede lograr eso sin votar por el anonimato, yo no: no confío en mi mismo a ese nivel.

Y eso, es lo que el anonimato ha hecho conmigo.
------------------------------------------------------
Fausto Liriano • www.veldugo01.com
Bajo Licencia Creative Commons

Foto Cortesía de Thomas Hawk

Usado Con Permiso Bajo Licencia Creative Commons

martes, febrero 13, 2018

Vayikrá 03


En la edad media (según algunos autores) se solía introducir a los niños judíos en la Torah (o “enseñanza”, que desgraciadamente terminó traduciéndose como “La Ley”, preferencialmente) con Levítico, algo que muchos verían como contraproducente si queremos mantener a los niños "apasionados" con la Palabra de Dios. Pero para ellos no era un asunto de pasión (aunque, si se tiene el empujoncito de “la pasión” ¡es mucho mejor!), sino de obediencia. Nosotros necesitamos que algo nos inspire, motive, nos haga sentir bien para entonces prestarle atención, y es muy probable que si no tiene alguna de las anteriores (y otras más que la gente pueda agregar) lo ignoramos o ponemos a un lado. Y, señoras y señores, es la historia del por qué no le prestamos atención a cosas que son esencialmente importantes.


El tema principal del libro es "santidad", que es resaltada por el uso continuo del verbo "dividir" (hivdil, en el hebreo bíblico), y que es también uno de los primeros verbos usados en la Biblia: Dios "dividió" (o "separó") la luz de las tinieblas. Robert Alter nota que en Génesis siguen estas divisiones: las aguas "de arriba" de las aguas "de abajo", día de la noche, tierra seca del agua. En esa misma dirección, el libro de Levíticos separa al pueblo de Israel de otros pueblos, a los sacerdotes y levitas de las otras tribus, la levadura del pan, animales puros de los animales impuros, la grasa de otras partes del cuerpo del animal sacrificado, y Dios es santo, "separado"(en el sentido de que ninguna impureza puede tocarlo y por tanto es lo más puro y purísimo) de todo lo demás.

Este nivel de separación podría irritar a cualquier habitante del mundo post-moderno si lo entiende en el sentido en que muchos israelitas lo entendieron años después: "hemos sido separados de todos lo demás porque somos 'la mejor porción', 'el deleite de Dios'." Pero ese no era el punto, sino que otras naciones pudiesen ver que esta división categórica que incluía aspectos físicos, mantenía una integridad interna que se reflejaba también en el exterior (muchas de las reglas de pureza, cuidaban aspectos de la higiene que otros pueblos no conservaban y que, por tanto, los sumergía en plagas que a veces afectaban a toda una población), que esas enseñanzas que vienen directamente de Dios resultan en vidas más equilibradas no solo en el ser interior sino en todo el cuerpo. 

Cuando Dios separó la luz de las tinieblas no desapareció la oscuridad sino que la dejó para que la luz alumbrara. Cuando el Señor nos separa nos deja en medio de donde estamos para que alumbremos, la separación no es espacial sino situacional: Dios está con nosotros y en medio de todos los seres humanos vivimos de forma que otros seres humanos puedan ver que la clase de vida que Dios ofrece es la más conveniente. Esa "tensión dinámica" entre estar pero no ser (¡esa es la cuestión! 'estar pero no ser'), se nos hace difícil a todos, pero es la tensión con que deberíamos estar luchando hasta que deje de tensionar y sea natural: iluminar naturalmente donde no hay luz, estar separados sin ser quitados.
------------------------------------------------------
Fausto Liriano • www.veldugo01.com
Bajo Licencia Creative Commons

Foto Cortesía de Martin Andersson

Usado Con Permiso Bajo Licencia Creative

viernes, febrero 09, 2018

Las Cosas


Las cosas no son como las miramos sino como son. Como vemos las cosas nos afecta solo a nosotros no a ellas. Lo mismo pasa con las personas pero de forma más compleja: las personas no son como las miramos sino como son y (en esto diferente a las cosas) como ellas quieren ser percibidas. En este sentido, como miramos a la gente nos afecta solo a nosotros y a la forma en que ellas quieren ser percibidas. No a lo que son.

Por eso a veces hay gente que prefiere relacionarse con cosas, pero las personas son más valuables.

Filosofando. ¿Tú ve´?
 -------------------------------------------------------
Fausto Liriano • www.veldugo01.com
Bajo Licencia Creative Commons

Foto Cortesía de Thomas Hawk

Usado Con Permiso Bajo Licencia Creative Commons



miércoles, febrero 07, 2018

Vayikrá 02


Sí, "Vayikra" suena como… ¿hindú? pero no lo es. Es el nombre de Levítico en hebreo, que resulta ser la primera palabra del libro en esa lengua y significa: “Y llamó…” (o “Entonces llamó…”). El primer versículo dice así: “Y llamó el Señor a Moisés, y le habló desde la Tienda de Reunión, diciendo: ...” (Levítico 1:1)

Dios es que inicia la conversación en Levítico, no es Moisés sino Dios, que lo llama… aparte. 

No se si llegaste a notar que el “Y…” (o “Entonces…”) del primer versículo, parece ser la continuación de algo, ya que el libro inicia en conexión con Éxodo, que termina de esta forma:
“Cada vez que la nube se levantaba del tabernáculo, el pueblo de Israel se ponía en marcha y la seguía. Pero si la nube no se levantaba, ellos permanecían donde estaban hasta que la nube se elevaba.“ (Éxodo 40:36-37)

Dios se movía: ellos se movían. 
Dios se asentaba: ellos paraban...
y hacían campamento hasta que Dios con su movimiento indicaba que era hora de emprender camino. 

A veces me pregunto: ¿qué pasaría si aprendiésemos a movernos en sincronía con la voz de Dios? ¿qué pasaría si aprendiésemos a esperar hasta que escuchemos? ¡Ah! Esta es muy importante: ¿qué pasaría si solo hablásemos de parte de Dios... cuando Dios dice: “habla”?


Solo hay una forma de saberlo… 
------------------------------------------------------
Fausto Liriano • www.veldugo01.com
Bajo Licencia Creative Commons

martes, febrero 06, 2018

Vayikrá 01

Al inicio de cada año, miles de cristianos se comprometen con resoluciones que los ayuden a crecer en su relación con Dios,  la más popular es leer la Biblia diariamente o leerla completa en un año... de tapa a tapa. ¡Sí! En un año, al menos que seas hardcore como mi amigo Travis y quieras leerla en tres meses, y luego otra vez, y otra vez, hasta leerla cuatro veces ¡completa! En un año. Muchos tienen éxito, pero otros abandonan justo... en Levítico.

¡Señoras y señores! El libro "culpable" (porque nadie tiene la culpa de su culpa sino que otras personas y cosas tienen la culpa de que otros tengan la culpa) de que muchos dejen su compromiso de leer la Biblia en un año, un trimestre o un semestre: Levítico. Así que, pensé: ¿por qué no ir despacio a través de Levítico y sacar de cada capítulo algo aplicable y vivible como Palabra de Dios que es, para el día de hoy.

Y sí: puede ser difícil sacar algo aplicable de arrancarle cabezas a palomas, mecer el costillar de un becerro o no cortarte la barba o no remendar tu ropa. Pero... pero... en medio de esas costumbres que para nosotros ya son distantes (y bárbaras para los amantes de los perros y de los que buscan padres adoptivos para gatos), hay cosas que no solo son relevantes sino que deben ser aplicadas por todo el que tiene el deseo de seguir a Dios. ¡Hey! Después de todo: uno de los versículos más discutidos de la Biblia está en Levítico: "No se hagan cortes ni  marcas en el cuerpo... " (Levítico 19:28 RVC), que discutiremos más tarde cuando vayamos por ese capítulo como en... ¿septiembre? Pero si tienes paciencia => recibirás la respuesta mi pequeño saltamontes que estás loco por ponerte un tatuaje.

¡Vamos arriba!
En el próximo post: un intro a Levítico.
------------------------------------------------------
Fausto Liriano • www.veldugo01.com
Bajo Licencia Creative Commons

viernes, febrero 02, 2018

Entonces ¡A Pensar!

Mi intención es clara: quiero atacar la idea de que:
1- Un cristiano tiene que ser un ser impensante.
2- Sabiduría es estar informado, ser inteligente. Porque puedes estar informado y ser inteligente, pero ser un necio.

Ambas cosas son falacias (¡mentiras, man!) y debemos deshacernos de ellas lo antes posible. Creo que en este punto, si has leído los post anteriores, podemos estar de acuerdo en que Cristo no te pide que abandones tu cerebro, que tomes tu cruz y lo sigas. Así que, ejercitemos el pensamiento:
• ¿Lo que ese tipo me está diciendo y que afirma es bíblico? Compruébalo. ¿No tienes una Biblia? Ahí está: www.biblegateway.com ¡Problema resuelto!
• “Lo que la Biblia dice con respecto a...” Búscalo, revísalo, coméntalo con otros.
• “Históricamente la iglesia ha...”: Aunque la fuente sea confiable y le crees, dedícate a investigarlo. ¿No tienes libro de historia de la iglesia? Aquí va: http://bit.ly/14i6EG0 ¡Listo!
• “Lo que realmente quiere decir en el griego, cuando Jesús...” ¡Comprúebalo! ¿No sabes griego? Aquí tienes: http://www.greekbible.com/ Te ayuda a que encuentres el significado de ciertas palabras y, aunque es mejor que aprendas el idioma, te da la posibilidad de investigar si te están diciendo la verdad cuando te dicen “tal palabra blablabla..” ¡Problema resuelto!
• Cosas que has “asumido” sin darle mucha cabeza: también deberías investigar y pensarlas, aunque sean (o te parezcan) verdad.
• Las cosas que cantamos, ¡revísalas! ¿Cómo es posible que cantemos que “yo no confío con la mente, lo hago con el corazón"? (revisa los otros post y te darás cuenta: antibíblico. Bíblico: con la mente y también con el corazón... ¡ah! también con todo tu ser.)

Una vez tienes algo con qué comparar lo que te dicen es cierto, entonces fórmate una idea en base a la meditación del pasaje, el texto o la definición que tomaste de ambos lados. Al final resultarás beneficiado porque tus convicciones se afirman, tienes razones en las que has pensado y será más difícil que alguien te haga dudar. Y, estás siendo bíblico: “Estén siempre preparados para responder a todo el que les pida razón de la esperanza que hay en ustedes.” (1 Pedro 3:15 NVI)

La única razón por la que no quisiésemos hacerlo es porque tomará un poco de nuestro tiempo, pero si tienes interés en ser una persona firme en tus convicciones y pensamientos no te saltarías ese proceso, ¡es más! Lo volverías una costumbre. Esto no solo aplica a enseñanzas bíblicas sino a cualquier idea que alguien nos quiera imponer o que vemos otros siguen con tanto empeño.

¡Ah! Huye de aquellas personas que quieren que creas lo que ellos afirman “porque sí”, o porque “esta es la Palabra de Dios, no te atrevas a confrontarla”, etc... También sospecha un poco de los “expertos”. Generalmente son buenos teóricos con muy poca experiencia en la práctica. Cuando digo sospecha es "comprueba".

Una de las razones por las que es importante que pensemos (en palabras de Dallas Willard) es que “mucha gente no reconoce que tiene una cosmovisión, una forma de ver la vida. Y casi siempre esa forma de ver la vida ha sido tomada prestada, en pedacitos y trozos, del ambiente que nos rodea.”, lo peor de todo es que “a veces ni siquiera se está consciente de eso.”

Sin pensar, tomamos una forma de vida que ni siquiera vale la pena vivir. Lo lindo es que, cuando se nos pregunta, decimos “yo pienso así.” ¿Piensas? ¿Te has detenido a pensar en pensar por qué piensas lo que piensas? Te aseguro que no (aunque puedes ser la excepción a la regla).

Tu forma de ver la vida se transforma en “tu realidad”, y realidad es en lo que descansamos. Esa puede ser una realidad falsa, pero te has sumergido ahí por tanto tiempo que no ves posible que las cosas sean de otra manera. En muchos casos suele ser fatal. Pensar nos lleva a conocer, y el conocimiento nos da acceso a la realidad. El conocimiento bíblico se vive en una relación con Dios, quien te hace conocer que la realidad real es la realidad del Reino. Lo demás es pseudo-realidad, ilusión.

Pero sobre todo, ganas coherencia: un caminar consistente en lo que realmente crees.
¿Hablamos de eso?
------------------------------------------------------
Fausto Liriano • www.veldugo01.com
Bajo Licencia Creative Commons

Foto Cortesía de Thomas Hawk

Usado Con Permiso Bajo Licencia Creative

jueves, febrero 01, 2018

Piensa 02

Piensa y deja que otros piensen.
Juan Wesley

Sí, es cierto: pensar no es fácil. Ponerte a evaluar diferentes situaciones, sentarte a ver cuáles son las opciones que tienes por delante, ver quiénes piensas deben involucrarse... etcétera y... etcétera. Por eso preferimos esos manualitos que nos ponen las cosas en pasos, o seguir nuestro “corazón” (lo llamamos “corazonada”).

Pero, si me permites recomendarte que lo pienses bien: ¿en cuántas ocasiones no te has arrepentido de haber aceptado los atajos que te propone la vida en vez de dedicarte a seguir el proceso real de algo?

Piensa en la cantidad de gente que está siendo engañada en este momento simplemente porque no quiere pensar (exactamente: no quiere), o porque no quiere darle un poco de cabeza a lo que se le está diciendo. Eso aplica a la religión, aplica a la ciencia, aplica al entretenimiento (que también es usada como una maquina de lavado de cerebro masivo, pero eso es otro tema).

A pesar de lo que se cree, la Palabra de Dios nos insta a pensar, comprobar, examinar, las cosa antes de hacerlas o creerlas. Es mentira que Dios quiere que seas un zombie, y es mentira que Dios quiere que creas ciegamente. ¡O sea, man! Dios creó el cerebro, el pensamiento, nos dio la capacidad de idear cosas e implantó las pistas para que ciertas cosas sean descubiertas a su tiempo. ¿Crees que Dios no querría que pienses? Si crees eso, estás mal... Y bueno, ¿por qué no ver lo que dice la Palabra al respecto?

Esto es Cristo a un maestro de la ley:
“Ama al Señor tu Dios con todo tu corazón, con toda tu alma, con toda tu mente y con todas tus fuerzas." Marcos 12:30 (NVI)

¿Con toda tu mente? Es que el cambio que Dios quiere para nuestras vidas no puede ser impensado, al contrario: debe arropar nuestra mente. Ok... Sigo... ¡Me emocioné, eso pasa!

“... comprueben lo que es bueno.” Efesios 5:10 (NVI)

“Por eso, dispónganse para actuar con inteligencia; tengan dominio propio; pongan su esperanza completamente en la gracia que se les dará cuando se revele Jesucristo. Como hijos obedientes, no se amolden a los malos deseos que tenían antes, cuando vivían en la ignorancia. Más bien, sean ustedes *santos en todo lo que hagan, como también es santo quien los llamó…” 1 Pedro 1:13-15 (NVI)

El Salmista alaba diciendo: “Mi boca hablará con sabiduría; mi corazón se expresará con inteligencia.” Salmo 49:3 (NVI)

“Dichoso el que halla sabiduría, el que adquiere inteligencia.” Proverbios 3:13 (NVI)

“... no sean niños en su modo de pensar. Sean niños en cuanto a la malicia, pero adultos en su modo de pensar.” 1 Corintios 14:20 (NVI)

“Corro por el camino de tus mandamientos, porque has ampliado mi modo de pensar.” Salmo 119:32 (NVI)


Es decir, un cristiano que no piensa es una imposibilidad.
Ahora bien, no quiero que esto se confunda con que pienses propongo que todo el que es creyente, debe ser educado. Conozco mucha gente educada que no piensa (más de los que quisiera admitir). De hecho, la forma en que educamos puede ser una forma de "no-pensamiento", atrapándote en formatos que te dicen "fuera de aquí no hay nada mas". Tampoco quiero que se confunda con "todo cristiano debe estar bien informado", porque ya dije que puede pasar con poseer mucha información. Que todos los cristianos fuesen educados y muy informados, es un ideal, pero también es algo que no es en realidad posible, y eso podemos discutirlo en el recreo.

Ahora, se puede ser no educado y no informado, y aún así pensar. Lo que te llevará a ser educado e informado de la manera correcta. Porque no estoy hablando de elevar tus conocimientos al nivel de Einstein, sino en que seas una persona capaz de tomar buenas decisiones.

¡Ah, buenas decisiones! Esa es la definición bíblica de sabiduría.
Ahora, cuando se habla de tomar buenas decisiones creemos que eso solo incluye no tomar decisiones pecaminosas, pero la verdad es que se refiere a la toma de buenas decisiones en todos los aspectos de nuestras vidas. No puedes ser totalmente sabio sí cada vez que te enamorases desperdicias tu dinero o dejas de ir a tu trabajo o abandonas una meta por la que habías trabajado mucho, aunque no robes no mientas no adulteres o no te lleves el semáforo en rojo: eres un necio.

Así que, el tomar buenas decisiones es un conjunto, y requiere que nuestra mente se envuelva en un constante proceso de pensamiento.

Pero nada... Voy a comer... Seguiré mañana... ¿Cool?
------------------------------------------------------
Fausto Liriano • www.veldugo01.com
Bajo Licencia Creative Commons

Foto Cortesía de Thomas Hawk

Usado Con Permiso Bajo Licencia Creative Common

martes, enero 30, 2018

Piensa 01

"Nadie cree nada al menos que primero piense que es creíble...
Todo lo que es creído se cree después de ser pensado...
No todo el que piensa cree, pues muchos piensan
con el fin de no creer; pero todo el que cree piensa,
piensa en creer y cree en pensar."

Agustín de Hipona

La vida que nos pide el Señor que vivamos, requiere que seamos activos. Cuando digo “activos”, me refiero a que, tanto nuestras facultades como nuestros sentidos deben estar envueltos en el proceso de seguimiento de Cristo, que es el que tiene como resultado nuestra transformación. Vivida con todo nuestro ser. Este proceso debe ser intencional e incluye que usemos nuestra cabeza.

Antes me preguntaba, ¿por qué la gente no piensa? Ahora no. Pero me sorprende que, a pesar de toda la tragedia que nos trae el no pensar, preferimos irnos por ese camino. Ah.. bueno... sí, ¿por qué ya no me hago esa pregunta? Mira, vivimos muy rápido, de una tarea a otra, creyendo la ilusión de que somos “multi-tasking”. Comida rápida, lecturas rápidas, pagos por internet, correo instantáneo, jugo instantáneo, relaciones instantáneas (alguien me acaba de ver por ahí y “quiere ser mi amigo”, en Facebook ¡por supuesto!)... Casi todos los pasos entre una cosa y otra han sido eliminados. No solo “no piensas”, sino que no tienes mucho tiempo para hacerlo.

Un ejemplo sencillo: estás en una fila de un restaurante de comida rápida, es la hora de almuerzo y, después de una mañana agitada, por lo menos te gustaría tomarte tu tiempo para elegir qué es lo que vas a comprar... ¡no puedes! tienes una fila de 20 personas que tienen solo una hora para comer y volver a su escritorio.

El siguiente fenómeno es típico de nuestros días que la gente sabe mucho pero piensa poco. ¡En serio! Puedes hablar con muchísima gente sobre casi cualquier tema. La información está a la mano, y unas cuantas personas les gusta estar “informado”.

¡Hey! ¿Cómo así? ¿Cómo una persona puede saber muchas cosas pero pensar poco? Bueno, creo que nuestra adicción a la información nos ha llevado al punto donde, gracias a la incontrolable cantidad de elementos informativos que recibimos, no nos de tiempo a pensar o reflexionar al respecto. “¿Será cierto?” “¿Cuánta verdad contiene esa frase?” Y, no solamente eso, cuando ciertos individuos se posicionan en calidad de “expertos”, pueden decir cualquier cosa por esa boquita y como el 90% de quienes los escuchen van a creer casi sin dudar y sin comprobarlo, que lo que esa persona dice es cierto.

El otro día alguien me pidió la opinión sobre cierto autor cristiano. Le dije, a sinceridad, que no leía ese autor porque al examinarlo de cerca entendía que había dedicado su vida a la crítica de otros y eso me molestaba un poco, así que no lo leía. Casi me da un derrame cerebral cuando esa persona me preguntó: “Si no lees a esa persona, ¿cómo te alimentas en conocimiento (¿teológico?)?” Hasta el día de hoy quiero pensar que no me lo dijo en serio, que me estaba relajando, pero... me parece que... no.

Información. Es bueno tenerla, pero nos está haciendo daño. Porque ya no tienes que pensar sino que lo único que tienes que hacer es leer o escuchar a otra persona que está pensando por ti.

Piénsalo bien: Miles de personas cada semana, aceptan lo que alguien les dice desde el púlpito como cierto, sin pensarlo dos veces, llegan a sus casas y no confrontan las palabras de dicho(a) tipo(a) con lo que dice la Biblia. ¡Peor aún! Ni siquiera lo piensan lo suficiente como para vivirlo.

Me pregunto... Esto si me lo pregunto... ¿cómo es posible que en un momento específico yo decida ser como Cristo sino trato de involucrar mi mente y mis pensamientos? ¿cómo someto mis pensamientos a Dios cuando estos no son parte de su voluntar para mi y no son más que parte de mi carne? Sino pienso, ¿cómo puedo comprobar lo que es bueno?
------------------------------------------------------
Fausto Liriano • www.veldugo01.com
Bajo Licencia Creative Commons

Foto Cortesía de Thomas Hawk

Usado Con Permiso Bajo Licencia Creative Common