sábado, abril 02, 2016

Dame Tus Ojos

Tuve hambre,
y formaste grupos humanitarios para discutir mi hambruna.

Estuve en prisión,
y te deslizaste tranquilamente al templo y oraste por mi liberación.


Estuve desnudo,
y en tu mente debatiste la moralidad de mi apariencia.
 

Estuve enfermo,
y le agradeciste a Dios por tu salud.
 

Estuve sin hogar,
y predicaste un sermón sobre el refugio espiritual del amor de Dios.
 

Estuve solo,
y me dejaste en soledad para orar por mi.

Pareces tan santo, tan cercano a Dios
pero todavía tengo mucha hambre- estoy muy solo- y tengo mucho frío.

(autor desconocido)
------------------------------------------------------
Fausto Liriano • www.veldugo01.com
Bajo Licencia Creative Commons

Foto de Rui Duarte
Bajo Licencia Creative Commons