viernes, febrero 20, 2015

Teología, Praxis y Amor

"Si Dios fuese una teoría, el estudio de la teología sería una forma de entenderlo. Pero Dios es un Dios vivo, y la única respuesta que podemos darle es amor y adoración. Esta es la razón por la que pensar en Dios está directamente relacionado con adorarle."
Abraham Joshua Heschel

Es muy común ver a gente hablando de "cuestiones profundas" que tienen que ver con Dios sin que esas cosas penetren de ninguna forma a su ser. Discusiones sobre salvación, las enseñanzas claves de Jesús, la relevancia de la Biblia en la época actual, la relación entre ambos Testamentos (¿continuidad o descontinuidad?), o sobre si se pueden encontrar en las Escrituras respuestas a temas actuales que ni siquiera existían o no tenían ningún peso en tiempos en que se estaba desarrollando la Escritura que los cristianos (junto a otras religiones) consideramos sagradas... etcétera.

Pero, ¿cuál es el punto de discutir sobre Jesús, la Biblia o Dios si finalmente se maneja como simple información? Simplemente termina en una práctica morbosa y sin sentido, que lleva a la gente en dirección contraria a lo que Jesús y las Escrituras enseñan. El estudio de Dios, de su Palabra, debe llevarnos a las prácticas del amor, pero no cualquier amor sino el amor que se entrega al que es más difícil amar, no porque el reto represente una relación directa de nosotros con Dios sino porque Dios nos da la capacidad de que no sea un reto.

Si el estudio de la teología no nos lleva a amar a Dios y amar al prójimo debería ser abandonado y dedicar ese tiempo a otra cosa. El estudio de Dios debe llevar a postrarnos, adorarle, a maravillarnos ante su impresionante inteligencia, gloria, majestad... sino nos lleva ahí... es mejor que se deje.

Que tengas un buen fin de semana.
 ------------------------------------------------------
Fausto Liriano • www.veldugo01.com
Bajo Licencia Creative Commons

Foto Cortesía de Thomas Hawk

Usado Con Permiso Bajo Licencia Creative Common
 


No hay comentarios: