miércoles, marzo 12, 2014

47- La Iglesia Como "Negocio Familiar"

Me llama la atención la costumbre ya milenaria en que los pastores son sucedidos en "el trono" eclesial por uno de sus hijos. Peor aún: en muchos casos la institución eclesial es regida por toda una familia, quienes ocupan todos los cargos principales dejando los cargos menores a otros miembros o asistentes de la congregación.
¿Nepotismo?
¿O eso no aplica en la... iglesia?
No es que en muchos casos no funcione (conozco casos donde lo mejor fue que alguien de la familia del pastor tomara el liderazgo de la iglesia), pero hay otros casos donde lo mejor es que... ¡no!

¿Qué piensan de eso?
¿Les importa? ¿No te importa? ¿Te parece mal o te da lo mismo?
Quisiera (en serio) conversar al respecto...
------------------------------------------------------
Fausto Liriano • www.veldugo01.com
Bajo Licencia Creative Commons

5 comentarios:

Alberto dijo...

uff...no sé...he visto casos buenos y casos malos...creo que solo debe ser pastor el que tiene el Don de ser pastor...y no el que sabe como administrar los recursos de la familia. Nunca he estado en una iglesia que tuviera que tomar esa decisión ni he estado en ninguna donde los Hijos tengan algún papel de direccion...asi que no se...

Aurelio F. Perez dijo...

Hay que ver si dicha persona ha recibido un llamado especial del Señor. Algo que no estoy de acuerdo es el sistema democratico de la eleccion de lideres crsitianos. Muchos de estos casos estan sujetos a simpatias personales

Alberto Pena dijo...

Un tema muy interesante... en manera especial que ha sido expuesto por un pastor que a la vez es padre... quien escribe en este momento es hijo de pastor... en la historia del pueblo de Israel, vemos como los hijos de Aaron fueron los que continuaron el servicio a Dios en continuidad a lo que su padre hacia... de echo encontramos al mismo Dios en el proceso de selección de ellos y en el respaldo a esta labor...

...ahora bien, tratando de decir algunas palabras en este siglo XXI, como hijo de pastor, he aprendido a amar el ministerio y a la gente... como desde que nací, esa ha sido mi vida, hay una llama que arde fuerte en mi y es la de continuar el legado de mi padre y responder al llamado que Dios mismo me ha hecho a mi... imagino que es el anhelo de cada padre que ha dicho que si, al llamado del Señor al ministerio que sus hijos, cuando tengan la oportunidad de decidir, que decidan amar a Dios y amar el ministerio como (y hasta mayormente) lo amaron sus padres... Claro, con esto no estoy afirmando que todos los hijos de pastores o su familia tengan el llamado al ministerio... pero seria una tremenda satisfaccion de que cada hijo, pudiese continuar y perfeccionar la labor de su padre... Bendiciones a todos los que lean y comenten en este Blog.

DaniloRD dijo...

Me gustaría iniciar mi opinión al respecto con una idea, correcta o no, pero que sostengo y defiendo: la iglesia es de Dios y para Dios, no del pastor/a, el consejo de ancianos, el ministro, el padre, el Papa, y mucho menos es para que la familia pastoral, la parroquia ni nadie se sirva de élla; está para servir.
Dicho lo anterior, coincido con la idea de que el pastorado es un don o llamado del Señor, no un título heradado por abolengo, por lo que, sea usted hijo o no del pastor/a, eso no lo faculta para nada si no es don puesto a servicio de la comunidad, para su iglesia, y que ésta lo reconozca como tal...
He visto ambos casos, hay iglesias que han dado frutos y otras que no llegan ni semillas; sea cual sea nuestro caso, ojalá Dios esté con nosotros.
DaniloR

Ferlinda dijo...

Pienso que realmente el problema seria verificar que las personas que asumen cualquier tipo de posicion dentro de la iglesia sea la idonea, sin importar parentesco. He visto casos en lo que lo que sucede es que por lo general los familiares cercanos son los que son mas fieles y comprometidos al ministerio por ende se delega mas en ellos.
Por otro lado pienso que en una iglesia saludable El pastor debe ser lo suficiente mente cuidadoso en proporcionar un ambiente de igualdad A TOD@S para ayudar a que tod@s los herman@s desarrollen el don de Dios, conforme al llamado y proposito en sus vidas... Somos un cuerpo en el que todos somos parte de una gran familia, la familia de Cristo :D