miércoles, julio 24, 2013

Coherencia 02

“En vez de creer en Dios ellos creen en creer, es decir: tienen un entendimiento funcional de la religión. Ellos no están clamando cognitivamente que creen en Dios porque si fuese así tuviesen que vivir de manera diferente a como viven."
Dan Dennett

Nuestra tendencia al no pensamiento y al rechazo del sentido incomún, nos lleva a contradecirnos constantemente. Quien se contradice no puso su pie firmemente en algo, o no echó raíces o no sabe dónde está. También creemos que, quien se contradice, miente. Porque en su mente no tiene forma de alinear los eventos con cierta lógica y así hablar claramente con respecto a lo que cree y afirma vio o sintió. La mayoría de nosotros vive de forma contradictoria. No es que diga una cosa hoy y otra mañana. ¡Es su forma de actuar!  que de repente parece chocar con lo que afirma creer.

Fíjense en esta, que es muy común en estos días, por lo menos en este país: una persona afirma creer algo teológicamente para luego rechazarlo sin un proceso lógico de transición, aceptando una nueva posición como la “bíblica” y rechazando la otra. Para algunos esto es una victoria, para mi es: nunca pensaron en lo que creyeron. Y, como el nuevo proceso fue tan no-proceso: tampoco han tenido tiempo para pensar bien y comprobar. En unos años (o meses), volverán a hacer lo mismo.


Mencioné algunas de nuestras más comunes contradicciones en un post, hace algunos años:
- Creemos que el Calvinismo está en resistencia al evangelismo... también creemos que Spurgeon y Edwards eran instrumentos de grandes avivamientos.
- Creemos que rezar oraciones escritas es vana repetición... también creemos que orar exactamente las mismas oraciones por cada comida es una experiencia significativa y necesaria.
- Creemos que las Escrituras son la única autoridad para nuestra fe y práctica... también creemos en estándares cristianos de vestimenta y música que fueron "descubiertos" de alguna manera siglos después de que se cerrara el canon de las Escrituras, y que incluyen cosas que no aparecen en parte en ellas.
- Creemos que cada persona tiene libre albedrío y que cada creyente es un sacerdote... también creemos que un pastor tiene la completa autoridad de sobrepasar estas libertades cada vez que le parezca.
- Creemos que lo bueno vencerá a lo malo... también creemos que lo malo vence a lo bueno...


Y sí, a veces uno va cambiando de parecer con el tiempo, y por eso digo que las posiciones que asumamos, debemos asumirlas con humildad, no con arrogancia. Pero esos cambios de parecer no son súbitos, toman su tiempo y, en algunas ocasiones, su carga de sufrimiento.

Debemos hacer un compromiso con la coherencia. Eso requerirá de nosotros cierta paciencia. En la sociedad ultramega rápida en que vivimos, la paciencia no suele ser la favorita entre nuestras virtudes. Nos cuesta mucho esperar, estar tranquilos y cualquier cosa que tome tiempo. La coherencia de acción, de pensamiento y de palabra que requerimos, toma un tiempo, un tiempo que debemos tomarnos para definitivamente establecernos en las posiciones que vamos a asumir.
------------------------------------------------------
Fausto Liriano • www.veldugo01.com
Bajo Licencia Creative Commons

Foto Cortesía de Thomas Hawk

Usado Con Permiso Bajo Licencia Creative

2 comentarios:

Yo Soy Escribidor dijo...

Te leo, Fausto.

Fausto Liriano dijo...

Gracias Escribidor...