miércoles, junio 20, 2012

Desastre


"¡Ah, si Dios se decidiera a destrozarme por completo,  
a descargar su mano sobre mí, y aniquilarme!
Aun así me quedaría este consuelo, esta alegría en medio 
de mi implacable dolor: ¡el no haber negado las palabras del Dios Santo!"
Job 6:9-10

¿Qué uno hace cuando en la vida lo que se le entrega es... desastre?
Esa, señoras y señores, es una pregunta que pocos cristianos pueden responder.
¿Sabes que sabemos los cristianos? Negar el desastre, despreciar a los que no salen de él, evitarlo en nuestras canciones (cosa que no pasaba en ese antiguo y sagrado "himnario" llamado Salmos), o espiritualizarlo hasta demonizarlo.
Es decir: nada.
¿Cómo puede Dios estar en el desastre? ¿Qué hace Dios en medio de una catástrofe de vida? ¿Se glorificaría Dios en alguien que "no sale de una"? Bueno... esas preguntas se responden con un: "tú deberías orar más."
¿De... verdad?
Tú sabes, solía responderlas así, hasta que yo mismo me vi en medio de tremendos desastres, algunos que no acababan. Tormentas, tifones, hurácanes y unos que otros temblores de tierra. En medio de escombros, golpeado por rápidos vientos, juzgado por muchos, entonces vi belleza contrastada con el desastre y es... más bella. Contemplé a Dios en medio de todo esto, y callé.
A diario me encuentro con gente en medio de espantosas situaciones, que son llevadas a terribles consejeros que creen profundamente que Dios puede hacerles un atajo para salir del "Valle de Sombra de Muerte". Algún alt+ctrl+777 que hará que el terrible dolor se vaya. ¡Y fíjate! En algunas ocasiones parece resultar, en otras las expectativas no se llenan.
Lo que he visto en mi propia experiencia es que uno debe aceptar que hay que caminar por en medio de "esto" y luego... entonces... es de lo que voy a escribir en los próximos días. Mi experiencia en medio de mi desastre. Ojalá te ayude.
Ojalá que cuando camines por el valle de lágrimas lo transformes en manantiales.
-------------------------------------------------------
Fausto Liriano • www.veldugo01.com
Bajo Licencia Creative Commons
Foto Cortesía de Sean Rogers
Bajo Licencia Creative Commons

3 comentarios:

Esdras Oller dijo...

full, espero leer los otros.

Rougek dijo...

Bueno, serán posts que leeré con agrado, sin duda. Yo misma estoy ya un buen tiempo en ese estado y me ha servido para dejar los prejuicios y la mentalidad y vocabulario solucionista del cristiano promedio. El camino con Dios es un camino angosto, sin duda, y de destrucción del yo. Abrazos para tí, Fausto!

veldugo01 dijo...

Gracias hermanos!!! Espero sus comentarios. Algo que me gustaría es armar una discusión por aquí sobre este concepto, veo que pocos cristianos aunque lo viven no lo manejan...
Paz!