martes, febrero 07, 2012

Y Finalmente: Lo Dije

Tengo que decirlo, y tengo que decirlo de esta forma aunque algunos se ofendan:
Se nos están muriendo los cristianos con cojones, hombres y mujeres de Dios que tuvieron el valor de hacer algunas hazañas, de dejar ciertas comodidas o de ser creativos en diferentes situaciones, aunque esas "decisiones creativas" los llevasen a ser menos populares. Se nos están muriendo y veo pocas opciones de reemplazo.

¿Qué veo?
Gente muy comprometida con sus emociones, con este mundo, con cierto status, cristianos muy fashion, muy "avant-gardes", muy conocedores de la cultura y "relevantes", pero que les falta valor, les falta cojones (que es una palabra que he estado tratando de evitar por años, pero que hoy: no pude, lo siento por mi debilidad). No tienen cara para sacarle la lengua al mundo, al status y decirles: "AQUI ESTOY, ¿QUE VAS A HACER?" Porque sus pies están hundidos y no precisamente por querer caminar entre las olas con Jesús, sino porque están en arena movediza.

¿Qué va a pasar cuando esta cultura pseudo-cristiana sea movida y expuestas con sus debilidades y horrores? Es muy probable que muchos se hundan con ellas y se vayan a casa arrepentidos "porque el 'evangelio' no era lo que pensaban". Dejame decirte algo: ESTO, QUE VES, MUY CHULO, MUY LINDO: NO EVANGELIO. Muchas conferencias, muy buenos conciertos, muy buenos mensajes (y profundos) pero gente cagada de miedo, que no se atreve a decir: "¿QUE TENEMOS QUE HACER?" como la gente que fueron impactadas por Pedro en Hechos 2, sino "Qué bonito mensaje".
¿Bonito mensaje?
He aquí un bonito mensaje:
“Dejen sus shows de adoración. No soporto sus absurdos juegos religiosos: Conferencias Mensuales, Retiros Semanales, reuniones especiales- reuniones, reuniones, reuniones- ¡ya no las soporto!. Reunión para esto, reunión para lo otro. ¡Me tienen cansado! Estoy hasta aquí de su religiosidad, que practican mientras siguen pecando.”
Isaías 1:13-14 (PAR)


Mi oración es: QUE NOS CREZCAN COJONES.

--------------------------
Fausto Liriano • www.veldugo01.com
Bajo Licencia Creative Commons

8 comentarios:

Anónimo dijo...

Eres del cuerpo y predicas a Cristo! se vale lo que escribiste!

Rafael dijo...

Faustino: Entiendo tu desahogo en tu humanidad —yo también me he sentido así—, pero con el mismo ganas poco y el reino pierde mucho. Para que el reino avance tenemos que hacer sacrificios personales, uno de los más difíciles es cerrar la boca cuando conviene. Un abrazo.

Anónimo dijo...

Bien dicho

by Chi-klom

Anónimo dijo...

no hay mas que decir!! the ugly true!!

Bien Dicho

By: AAL of KC, en santiago

Anónimo dijo...

bien dicho, aunque incluso creo que te censuraste un poco, ahahaha pero si, a veces necesitamos ser cristianos con mas cojones para decir la realidad.
Atte: Frank

*Julissa Paulino* dijo...

Mas que un desahogo, una realidad. Mas que palabras, una exhortación a los cristianos de doble animo... Dios ten misericordia de nosotros y enséñanos tu VERDADERO camino.

Gerome dijo...

La Certeza de tus palabras marcan personas que si quieren pero no se atreven a cumplir la mision haciendolas cambiar de Parecer.-

Estamos tan mal que algunos no aceptamos esta realidad.

Mande un BC y muchos me quisieron acabar por confrontarlos con esta Realidad!!!

@SGerome

Ga Román dijo...

Yo me mantengo con la duda de si mi verdad es la verdad y, mas importante aun, si aun siendo mi verdad, la verdad, es necesario predicarla al punto de pretender que otros la asuman como su verdad, al margen de que mi verdad sea mas beneficiosa, para ellos mismos, que su verdad.

Que vamos a hacer? Será que debemos hacer algo? Cuando se convierte uno en salvado y luego en salvador? o en instrumento de la salvación (para practicar la humildad). Hasta donde soy yo mas sensible para conocer la verdad que el tercero que yo considero equivocado, pues es el mismo cristal que me hace correcto el que pasa al "demás" al otro bando.

Sobre el problema de la iglesia, creo que empezó cuando se constituyeron en un club de gente cool que trafica con la información que guía hacia la salvación. La iglesia se excluyo de la sociedad y se burló mientras esta se podría y el mismo gusano que cosume a la sociedad, paradojicamente, ahora consume a la iglesia.

La iglesia se constituyo en un organo por y para la iglesia, al margen de Dios y de la sociedad.

La iglesia es parte de la sociedad, hay sociedad despues de la iglesia y, debo decirlo, hay sociedad despues de Dios y no podemos hacer de esa sociedad el lado oscuro de la luna porque ese lado, indefectiblemente, nos afecta.