jueves, mayo 27, 2010

43- TIEMPOS DIFICILES Y TUMULTUOSOS

Estamos en un tiempo jodón. Sin darnos cuenta la edificación que no queremos "desconstruir" para no revelar sus anomalías está a punto de derrumbarse. Hemos hablado, planeado, discutido, sobre la necesidad de hacer ciertos cambios en las estructuras, pero no hemos llegado a nada. No porque no se pueda sino porque no queremos. Ya algunas cosas nos dan nauseas, nos asquean, pero nos hemos acostumbrado al olor, ya estamos curados, estamos conformes, ya no hay verguenza. ¿Haremos algo?

Le queda poco tiempo a la corrupción en el sistema, más de los que piensan están cansados, y el derrumbe es enminente. Ahora, ¿se puede desconstruir algo que nunca se construyó? ¿para qué desarmar lo que no cumple su cometido? ¿no es mejor dejarlo así? Sinceramente: si no movemos sus cimientos voluntariamente el edificio será abandonado o se derrumbará... sólo.

2 comentarios:

Monja dijo...

De qué hablas o a qué te refieres?

abel dijo...

De cierto os digo que no quedará piedra sobre piedra que no sea derribada.