lunes, mayo 17, 2010

34- REVERENCIA RE-MIX


Entre todas las cosas que se han "re-pensado" en este proceso de darle "re-mente" a un montón de cosas en la institución llamada iglesia, no he oído nada del antiguo concepto de "reverencia" (valgan los res! olé olé olé olé! los re!!! los reeee!). Sirviendo como pastor a jóvenes por muchos años y siendo pastor en una iglesia donde la mayoría son jóvenes (98%), entiendo lo mucho que esta generación es atraída por la informalidad y lo mucho que le disgusta la institucionalidad. En cuanto algo sea menos informal y parezca menos institucional, más atractivo es para gente que vive en esta generación.

Olvídate de gente quitándose el sombrero o de mujeres vistiendo de ciertas formas, o de silencio en lugares "santos", a esta generación no le gusta eso, por ende: A Dios tampoco... (¡jejejejeje! pobre Dios). Así que pensé (no lo repensé porque nunca lo había pensado, a mi me atrae tanto la informalidad y la no-institucionalidad como a esta generación) ¿por qué?

¿El Dios que mandaba a las personas a quitar los zapatos antes su Presencia cambió de técnica? ¿O el Dios que inspiraba temor al punto del silencio ya no lo inspira? ¿ya no hay lugares sagrados? ¡Pués sí! Dios no ha cambiado de técnica, Dios no ha dejado de inspirar y donde quiera que piso es sagrado. Dios está en todas partes, entonces en todas partes mi actitud debe ser reverente. No creo que haya que repetir modelos antiguos que eran más actitudes exteriores que uno hacía porque había que hacerlo. No hablo de una reverencia externa desconectada de mi corazón, sino una reverencia que empieza dentro y que hace que revise como actúo, como hablo y como "hago negocios".

Realmente Dios está aquí, quizás no nos hemos dado cuenta.

3 comentarios:

Andrés Herrera dijo...

Muy buen punto, Fausto.
Muchas veces la cultura o tradición nos mete en la cabeza que debemos ser de cierta manera y nos cuesta salir de eso y desafiar lo socialmente aceptado.

Gracias por llevarme a pensar y reflexionar.

Un abrazo!

veldugo01 dijo...

Asi es...

Luigi dijo...

Como dijo alguien, es mas facil manejar el ladrillo de un templo que una comunidad de personas, por eso hacemos lugares sagrados, para poder tener un lugar que implique un comportamiento que no se da en otros lugares, esto con la intencion de mantener la ilusion de control que es mas comoda para los lideres, esa diferencia fausto provoca que se marque tanto el clero del laicado, vieras que en mi iglesia he tocado ese tema con los lideres y para que te digo, la camorra que se armo, icluso de gente que respeto y quiero mucho que defienden el sistema a capa y espada.Talvez ya conozcas este blog del que te dejo enlace pero seria bueno darle una mirada al ultimo post, un abrazo fausto.
http://josemariacastillo.blogspot.com/2010/05/de-las-casas-llenas-los-templos-vacios.html