lunes, octubre 26, 2009

PARA PENSAR PROFUNDAMENTE

La mayoría estamos de acuerdo con que el cielo y el infierno son lugares reales. Algunos han llegado a acercarse a Dios o por amor al cielo o por miedo al infierno. Pero:
¿ADORARIAS A DIO
S AUN SI NO HUBIESE UNA RECOMPENSA (CIELO) O UN CASTIGO (INFIERNO)?

22 comentarios:

Tommy Ruiz dijo...

En verdad en todo el tiempo que llevo escuchando predicas y reflexiones nunca había escuchado o leído esta.
En verdad me puso a pensar bastante desde que lo dijiste.


Saludos.

Abel García García dijo...

Grandísima pregunta, estimado Fausto. Bien sabes que uno de los incentivos principales a la hora de la predicación es el uso de las imágenes del fuego del infierno para buscar prosélitos...

Deivi E dijo...

Al principio de la vida cristiana, uno se acerca a Dios por temor al infierno. Luego, descubre el amor del Señor y el infierno queda reducido a nada en comparación a un Dios que uno empieza a amar. En ese punto las llamas eternas, son nada.

Gaby dijo...

Sí y no. Igual que ahora.

Gaby dijo...

Quiero decir, adoraría a Dios, si Él se considerase adorado por mí, y esto todavía no lo sé.
¿Soy creyente en Dios? Todavía no lo sé. Ya lo dirá Él.

A menos que crea que mora en mí y su Espíritu clama por mí, en mí hacia él, y desde él en mí, no sólo clamor de peticiones, sino también de adoración (el proskuneo de acercarse a dar un beso)

Pero no cambia nada en mi naturaleza primera y última, que haya o no haya un cielo o un infierno.
Sigo siendo quien soy, y sigo teniendo las limitaciones y los alcances que tengo con cielo o sin cielo, con infierno o sin infierno. A veces puedo adorar a Dios y a veces no, haya o no haya cielo, haya o no haya infioerno.

De modo que sin cielo y sin infierno, soy la que soy, también con cielo y con infierno.

PD: interesante leer a Kivitz preguntando por qué decimos que Jesús nos prometió un cielo si ni siquiera es fácil ni simple encontrar que la Biblia hable de cielo.

anais figuera dijo...

Si antes adoraba cosas sin ninguna razon de ser por el simple hecho de mi necesidad humana de adorar algo ahora que tengo claro el objeto de mi adoracion que solo pertenece a Cristo y despues de conocerlo no me importaria ir a nose donde contal que este siempre junto a Él. La pregunta que yo me haria seria si yo hubiese tomado en cuenta su mensaje si no me hubiera hecho saber que estaba perdida y merecia el infierno. El cielo y el infierno son realidades a los orgullosos hay que predicarles el infierno y a los humildes la gracia hay que equilibrar el mensaje nose digo yo a mi si no me hubesen predicado el infierno no hubiese salido corriendo a encontrame con Jesús para que me salve.

David Perez dijo...

Hey veldugo! Que de ti??? hace tiempo quiero contactarme contigo... probe con facebook, por celular y con señales de humo pero no pude hacer nada... soy David de Buenos Aires, te dejo mi msn davidp@internetox.com, y el skype internetox

Saludos!
(por favor, borra este mensaje cuando lo leas, para evitar el spam!)

Ateo dijo...

No me mueve, mi Dios, para quererte
el cielo que me tienes prometido,
ni me mueve el infierno tan temido
para dejar por eso de ofenderte.

Tú me mueves, Señor,
muéveme el verte
clavado en una cruz y escarnecido,
muéveme ver tu cuerpo tan herido,
muévenme tus afrentas y tu muerte.
Muéveme, en fin,
tu amor, y en tal manera,
que aunque no hubiera cielo, yo te amara,
y aunque no hubiera infierno, te temiera.
No me tienes que dar porque te quiera,
pues aunque lo que espero no esperara,
lo mismo que te quiero te quisiera.

P.F. dijo...

Saludos!

A la verdad me quedé perplejo y sorprendido con tu PD Gaby. Te recomiendo sinceramente que dediques tiempo a estudiar (no leer) la Biblia, y menos a la lectura de material frívolo y sin importancia.

Hay tanta evidencia y tan clara, que hasta un niño puede encontrarla y recordar los versículos referentes a eso que niegas. Es como si fueras al océano y dijeras que no viste agua por ninguna parte. Es increíble.
Te exhorto a estudiar la Biblia desde este momento en adelante. Te sorprenderás!

“En la casa de mi Padre muchas moradas hay; si así no fuera, yo os lo hubiera dicho; voy, pues, a preparar lugar para vosotros. Y si me fuere y os preparare lugar, vendré otra vez, y os tomaré a mí mismo, para que donde yo estoy, vosotros también estéis. “
(Juan 14:2,3)

Un saludo y abundantes bendiciones!

veldugo01 dijo...

A todos: me gustaría leer opiniones sinceras sobre esta pregunta, que hasta ahora solo han respondido Anais y Gaby...

Tommy: la verdad es que uno no piensa mucho en eso, y menos después de haber "aceptado" a Cristo y tener el cielo "seguro.

Ateo: ¿...?

Abel: si, me hace recordar mis lecciones de Evangelismo Personal en el Instituto Bíblico. Después de todos las imágenes ayudan. ¿Qué tú piensas?

Deivi: muy bueno, pero dime ¿qué harías en esa realidad? ¿no cielo no infierno? tú única recompensa amor a Dios...

Gaby: en realidad el cielo o el infierno no provocan ningun cambio en nosotros, si cambio ha de haber entonces debe ser hecho por el Espíritu Santo. Lo más interesante de todo es que el Apocalipsis termina con "CIELO NUEVO Y TIERRA NUEVA", si viviremos solo en el cielo ¿qué carajos pasará con esa tierra?

Anais: Me gustó tu opinión y me dices: "La pregunta que yo me haria seria si yo hubiese tomado en cuenta su mensaje si no me hubiera hecho saber que estaba perdida y merecia el infierno." Entonces te reformulo la pregunta: ¿hubieses tomado en cuenta su mensaje si no te hubiera hecho saber que estabas perdida y merecias el infierno?

David: Te he escrito muchísimo en tu WALL de facebook... pero ahora te escribiré más... vamos a ver como te libras de mi...

PF: ¿me responderías la pregunta e ignorarías las respuestas de quienes me visitan? Esto es un blog de desahogo no un lugar para el debate (al menos que un día quiera hacerlo). Así que espero tu respuesta.

anais figuera dijo...

¿hubieses tomado en cuenta su mensaje si no te hubiera hecho saber que estabas perdida y merecias el infierno?

Veldugo01, "no lo hubiese tomado en cuenta" de hecho esa fue mi experiencia hasta que fui consciente de mi realidad y destino eterno sin Cristo.Asi empece yo despues me enamore ejejje

Gustavo J. Ontiveros dijo...

DIOS cambio mi vida antes de llevarme al cielo con vivir todo lo que vivi y vivo de DIOS aqui me bastaria sino hubiera cielo. Igual gracias JESÚS que fuiste a preparar un lugar para nosotros y como dijo " si asi no fuere yo se los hubiera dicho "
Abrazo desde buenos aires

PAZ

veldugo01 dijo...

Anais: gracias por tu sincera respuesta.

Gustavo: Gracias por comentar...Me gustaría una sincera respuesta a la pregunta... ¿qué opinas?

Gaby dijo...

Veldugo, me ha hecho reír P.F. He pasado por su blog a ver cuántas cosas "menos frívolas" tiene para ofrecerme, y no he hallado nada que no sea absoluta frivolidad. Que la rubrique con textos bíblicos sólo hace que vista su mona de seda.

A la pregunta: No, no adoraría más a Dios, ni menos, si supiera o no supiera que el cielo o el infierno fuesen una realidad o una irrealidad. Se adoraba a Dios desde muchos siglos antes de que en el valle de Tofet se creara una quema de basural de ciudades, la Ge-hinnon. (Gehenna) Luego de Jesús, se adoró a Dios -ya a través de la revelación crística- unos cuantos siglos, aún sin saber nada de las teologías postconciliares acerca del cielo y del infierno.

En la actualidad, la gente quiere ser santa (apartada de algo que entiende ofensivo a Dios) y como eso le da una satisfacción a las angustias personales, dicen que eso es seguir a Cristo y eso es adorar a Dios. Es decir que no los aparta Dios para doxólogos (para dialogar con Dios) y teólogos (para comunicar lo dialogado con Dios) sino que se apartan a sí mismos para Dios (le caen de regalo a Dios, como convidados de piedra) sea por miedo a una intervención punitiva de Dios o por ambicionar una recompensa.
¿Qué tiene que ver eso con la santidad y con el evangelio??

Como se ve, el centro de semejante "santidad" y "adoración" es uno mismo, no Dios, y sólo la moviliza un evangelio absolutamente desmarcado. Convierten la Biblia a un simple manual de ética de la mala conciencia, que tiene fama de "santo", pero que su principio y finalidad, es un evangelio mosaico (de regreso al sinaí, en vez del getsemaní) que hace perdurar sobre el nuevo pacto, todo lo viejo que Jesús -según el frívolo Saulo de Tarso- clavó en la cruz.

Gaby dijo...

Como podemos comprender -sin indagar más allá de lo que no desea esta gente- los nuevos cielos y nueva tierra no sabemos en realidad qué sin ni qué significan. Yo creo en ellos, quizás mucho más de lo que algunos de estos crea. Lo que hago es indagar en lo que haya disponible, porque precisamente me interesa más de lo que posiblemente les interese a los santos del evangelio mosaico.

¿Qué son nuevos cielos y nueva tierra? Literalmente, da para numerosas manera de imaginar sin acertar nunca más allá de la especulación.

En el texto de todos los apocalipsis que hay, apenas si son una figura que el escritor -y su equipo- pudo dar por hecho que se comprendía. Lo habrán comprendido sus inmediatos, pero ahora mismo, en lo remoto, hay dos puntas: La literalista y la alegórica, y ninguna nos garantiza ninguna verdad.

Gaby dijo...

Te sigo cansando con la frivolidad.

¿Son nuestra tierra y nuestro cielo los únicos que conocemos, como le sucedía al grupo cristiano de las teologías apocalípticas de los primeros años?
Para empezar, tenían varias teorías gnósticas que unos adoptaban y otros no (como ahora, que todos nos consideramos cristianos y creemos en diferentes cosas)
Los escritores de las cartas de Pedro, toman una idea apocalíptica antigua, que no concuerda con el posterior apocalipsis de Juan, respecto de "Nuevos Cielos y nueva tierra". De hecho, la palabra en plural "cielos" es gnóstica, y tienen sus razones expuestas para que las podamos conocer hoy. Digo, hay material para poder conocer sus historias y sus usos, sus lenguajes y sus teologías.

En el tiempo actual, queda ideal para la estructura simbólico perceptiva de P.F., que coincida el plural "cielos" con la información de que efectivamente hay muchas galaxias...

En fin. Solicito desde hace mucho tiempo no sólo menos frivolidad sino más bien y sobre todo menos irracionalismo -cosa indignas de un Logos para nada superfluo e ilógico.

__________


Adoraría a Dios -ojo al modo potencial P.F.- incluso si no hubiera "infierno" punitivo ni "cielo" compensatorio, porque mi relación con Dios depende de Dios y no de mí. Depende de Dios y no de los hebraísmos. Depende de Dios y no de los helenismos. Depende de Dios y no de las confesiones de Fe. Depende de Dios y no las éticas de la mala conciencia. Depende de Dios en Cristo -según Quién Es Él- y no de quien fui, quien soy ni quién vaya a ser.

De una cosa estoy segura, según mi fe, es que el evangelio de Jesucristo no es un evangelio de merecimientos. Ni para bien ni para mal. No es una ética de la mala conciencia, como la ley mosaica, con seoles hebreos, hades griegos y seno de Abraham tradicional popular. El evangelio es la buena noticia de que los merecimientos quedan sustituidos (si les gusta todavía creer en el tema de Redención, Expiación, Sustitución, Propiciación, Justificación)por aquel que tomó nuestro lugar en todo.
Y no fue obligado por nuestra situación humana, ni por el pecado, ni por nadie. Dios no está obligado a ser y actuar en conformidad con las expectativas ajenas, Él Es el único verdaderamente libre. Y sólo por ser Quién Es, hizo lo que hizo (y hace) con Cristo, en Cristo y por Cristo.

Incluso sin cielos y sin infiernos, cosas totalmente periféricas a la cuestión central del evangelio.

Besos

Natanael Disla dijo...

No creo ni en un cielo ni mucho menos en un infierno ultramundano. De modo que adoro a Dios por convicción propia, no porque me vaya a dar una vida eterna en el cielo azul cantando aleluyas parasiempre, ni por miedo a irme al infierno escarneciéndome de gusanos.

Con la cristología alta como adalid contra el docetismo, hubo de elaborarse una apocalíptica futura que esperaba un segundo retorno del profeta galileo. Eso hay que entenderlo para no extrapolar objetivos extemporáneos. La fe de nuestros tiempos posmodernos está anclada en la experiencia dentro/fuera de cada quien, no en un elemento externo desvinculador de voluntades y deshistorizador.

veldugo01 dijo...

Gaby: gracias por tu opinión. Levantas otras cuestiones que quizas sea buena discutir en otros post de manera que otros también puedan aportar. Es interesante que en el mundo del Antiguo Testamento solo hay un lugar: EL SEOL y las personas suelen tomar decisiones de servir o no a Dios dependiendo de beneficios terrenales (ni siquiera eternos), de proteccion o de la satisfaccion que ofrece estar relacionado a El y que El te llame amigo. El mundo del Antiguo Testamento es hasta sincretista y a veces (si se conoce un poco del mundo antiguo) uno se puede confundir en definir de dónde vienen sus ideas.

Natanael: Pregunto: ¿crees que todas las teologías tienen sus raíces en cierta sociología, concepción o presión social?

Natanael Disla dijo...

Obvio, porque toda teología presenta una concepción determinada de la acción divina, y ese discurso tiene un punto inicial, y es el contexto social desde donde se sitúa quien hace teología.

dionisio dijo...

¿Para qué me sirve Dios entonces? si no hay vida después de la muerte, ¿de qué me hace falta Dios? ya sabemos que no es todopoderoso, no me puede ayudar en la vida que tengo en la tierra, entonces, ¿para que sirve ser cristiano y seguir los preceptos, si al final de la vida no hay nada? no me estoy refiriendo al anticuado sistema de recompensas, estoy hablando de la contingencia del alma y de la existencia humana.

Gaby dijo...

Tengo cierto acuerdo con Natanael, y ciertos puntos en que creemos diferente. O mejor dicho, quizás estemos en etapas de cuestionamientos diferentes. Luego de cuestionarme cosas, pasado un tiempo las vuelvo a cuestionar, a veces es bueno.

Ya he pasado por aquello de sustituir aquello que no comprendo de las Escrituras judeocristianas por las teorías ontológicas y de la raíz social de las femomenologías religiosas, y no me han saciado sus principios ni sus contenidos. Ni siquiera sus interrogantes y sus presupuestos.
Quizás sea una insaciable meta-ontológica y post-ontológicamente.

PD: La pregunta de Dionisio Google "¿De qué me sirve Dios"? tiene el surrealismo ideal para un filósofo alcóholico que ha perdido la capacidad de preguntar según parámetros lógicos.

Gaby dijo...

¿Hubieses tomado en cuenta su mensaje si no te hubiera hecho saber que estabas perdida y merecias el infierno?

Tomar en cuenta el mensaje de Jesús que quiere decir? ¿Creerle o tomarlo en cuenta? Por ejemplo a mí el censo nacional me toma en cuenta pero no necesariamente me cree lo que le diga.

_________


Si significa creerle, sospecho que sí, que le hubiera creído igual.

Lo del miedo al infierno debería ser, según el mismo Pablo, y hasta los posibles escritores de la carta a los Hebreos, un ayo para gentiles. Para los judíos no hacía falta incorporarlo. La religión judía es siempre de truque con Dios, consideraban santo (y nacional) el temor al caracter punitivo de Dios. Luego en la etapa de los profetas se divide en tres partes la idea de cómo se relaciona Dios con la gente. Por eso tenemos al Dios punitivo, el de la expiación santa. El Dios de Justicia social, del pueblo, y el Dios de la misericordia, que no demanda pactos, que se da a sí mismo vaciado de poder.

____________

De hecho cuando se predica el evangelio los primeros años se cambia Seol (y su antítesis = Seno de Abraham) por el Hades gentil. El hades es el Hado, Fado. De ahí viene la palabra "fatal", "fatalidad".

El Hades no era un lugar sino un encaminaento hacia una realidad post-mortem. Era ponerse en marcha hacia el destino final, no daba noticias de cuál era ese destino final sino de que la persona ya estaba en ese camino desde la vida.