martes, octubre 27, 2009

ANGELES

Siempre creí que los ángeles eran rubios, o niños de meses con intención pornográfica (siempre estaban desnudos), alas de paloma (alas de otra cosa son del diablo) alteradas genéticamente y siempre blancas (alas negras son der diablo), pelo castaño claro, cara de felicidad y etcétera... Hasta que aprendí a leer la Biblia incluyendo mi cerebro, independiente (hasta donde se podía) de las concepciones europeas del mundo o los seres bíblicos.

Recuerdo que cuando estudiaba arte en la Universidad Autónoma de Santo Domingo (por si no lo sabían soy ilustrador) vi en un catálogo dos cuadros, de hecho el mismo cuadro, uno con un ángel rubio que acompañaba a dos niños... rubios; y el otro (que era el mismo pero diferente) con un ángel negro que acompañaba a dos niños... negros. Supongo que los negros se ofendieron porque los ángeles blancos le estaban quitando el negocio del modelaje a los ángeles negros, así que hicieron su sindicato y los trajeron al negocio.

En la Biblia los ángeles aparecen como seres tan comunes, normales, que cuando interactúan con los hombres parecen ser como cualquier transeúnte de la ciudad. Pero también aparecen como seres más bien monstruosos, con cuatro rostros en su cabeza (como lo describe Ezequiel capítulo 1, a los que llama seres vivientes, y que en Apocalipsis se les diferencia de los ángeles), con rueda y todo lo demás. Algunos cuando aparecen dicen: "No temas", supongo para que no te desmayes bajo la impresión de su aspecto, y otros parecen guerreros. ¿Pero rubios? ¡Oh, la maldición del antiguo mundo perfecto europeo en nuestra bendita forma de ver la vida! Se cuela hasta en la teología.

6 comentarios:

Monja dijo...

Claro, rubios porque son del renacimiento, y rubios porque George Adamsky los vio rubios, con pelo largo y altos, como cantantes de heavy metal de los 80.

Qué interesante tema el de los ángeles. Ojalá cayera alguna vez en manos de las teologías. Las teologías de ángeles en los seminarios son siempre demonología basada en tradiciones y en textos que se recopilan por su antigüedad mas que por su veracidad. Estas cosas no son fácilmente comprobables.
Mas bien ha caído en manos de angelólogas )no viste esas vejas histéricas newagers que venden sahumerio, y hablan de los ángeles todo el tiempo?) O en manos de blogueras con brillitos en la sidebar y estrellitas movedizas.
Qué lejos de aquellas potestades, huestes, principados, y demás figuras gnósticas que usó Pablo para contarnos acerca de una dimensión diferente a la nuestra.
Uno de los objetivos de la iglesia, entre tantos marcados que tiene, está en Efesios 3

"...para que la multiforme sabiduría de Dios sea ahora dada a conocer por medio de la iglesia --> ¿a quienes? --> a los principados y potestades en los lugares celestiales"

¿A los rubios... ?

veldugo01 dijo...

Monja!: Interesante el verso que sacas al aire de Efesios, hace par de meses hicimos un estudio sobre solo ese verso en nuestra congregación, y hay mucho que sacar desde ahí. Lamentablemente poco material teológico, pero abundante material mágico.

¿Por qué no te haces una propuesta "angelical"?

Gaby dijo...

Me gustaría.. pero ya estoy haciendo con cosas a la vez. Es un tema que me apasiona.
A ver si otra monja llega a su fin... jejeje.
Siempre en algo del tema andará, sobrino.

Gaby dijo...

cien cosas

veldugo01 dijo...

Gaby: 101

Gaby dijo...

:)