martes, septiembre 01, 2009

LA TEOLOGIA Y EL VIAJE A LA LUNA

"Mami, ¿de dónde viene la teología?", sería una buena línea para un anuncio de Nestlé, mientras la madre lee el Diario Libre y con cara de sorpresa le dice al niño que haga su tarea y beba leche Nido™ (y que se deje de vainas... cosa que las madres dicen... ¿o no?). Bueno, también debe ser una buena pregunta para que nosotros mismos nos la hagamos, mientras Dios nos dice que crezcamos (y que bebamos leche Nido™Crecimiento).

Veo discusiones teológicas por todos lados (si... hasta en Facebook), gente sin ningún tipo de filtro, o concepto o con la menor idea de lo que están copiando o de donde viene, postean con emoción pensamientos teológicos de diversas fuentes. Lo peor: peleamos por eso, nos matamos por eso, nos enemistamos por eso, para que dentro de unos años, después de ciertos de ajustes teológicos y personales (alias: ahora tengo personaduría teológica) comernos nuestras propias palabras y darnos cuenta del error que cometimos. Señores, nada más tenemos que fijarnos en como hablamos para darnos cuenta que nos contradecimos hasta en la doctrina con que crecimos o que apoyamos (p. ej.: los que creen en la predestinación se sienten mal por las decisiones que han tomado y los que creen en el libre albedrío se sienten bien porque aunque todo les salió mal después de todo "Dios lo quiso así"). Si no podemos ni siquiera afinar nuestros pensamientos con nuestras voces a ver si pueden cantar a coros, ¿por qué carajos pelear por eso?

Ninguna teología nace o se desarrolla sin ningún sentido, hasta los pensamientos teológicos de los autores bíblicos obedecen a su contexto, su forma de ver la vida y de percibir algunas cosas, eso no lo podemos evitar, nos sucede a nosotros también. Hace unos tres años puse esta frase en el blog: “La Teología nunca se concibe en el vacío; siempre se establece en unas circunstancias específicas, en un contexto personal... Los problemas surgen porque muy pocos autores dan información sobre sus propias influencias formativas, sus intereses, intenciones y experiencias… [de esta forma] transmiten la intención de que su teología viene… directamente de la luna.” (Christian A. Schwarz) Y cuanto sentido me hace ahora. Por eso siempre he dicho que sea cual sea nuestro punto de vista debemos de manejarnos con humildad al momento de transmitirlo o al momento en que otras personas traten de exponernos el suyo, que puede ser contrario al nuestro.

Moraleja: la teología, la forma en que percibimos e interpretamos a Dios gracias a diferentes circunstancias o situaciones del ambiente en que vivimos. La Palabra de Dios no pasará, de eso estamos claro, pero la teología... no es la Palabra de Dios... gracias a Dios... y dejémoslo ahí por ahora.

3 comentarios:

Laura Z dijo...

La teología no es palabra de Dios...Me gusta eso.

Un saludo.

Fray Marcos dijo...

Esta es una posición personal. Me parece que todos como creyentes deberíamos tener conocimientos de teología. Porque la Biblia no es más que un libro...es decir, es más, pero no está todo Dios en la Biblia.

Si lo estuviera, sería un dios limitado.

Por eso, la teología nos sirve para entender un poco más...

Un abrazo. Paz y bien.

veldugo01 dijo...

Laura: Gracias por tu comentario...

Fray: Creo que todos tenemos una teología más que un conocimiento de la teología. Claro que la teología nos sirve para entender un poco más, pero ese es mi punto: al abordarla con humildad admito que quizás... no se... puede ser.. que en algún punto mi teología puede cambiar. Eso es peligroso pero también es cierto.

Bendiciones!