jueves, abril 23, 2009

59- ¡QUEREMOS UN REY!

"Mejor danos un rey que nos gobierne, como lo tienen todas las naciones."
1 Samuel 8:4

¡Ay el pueblo de Israel! ¿Cuántas veces no los tomamos como ejemplo de insensatez? A mi me ha pasado que he dicho: "Pero ¿cómo esta gente pensaba, si Dios se movía en medio de ellos más que una licuadora?" La cuestión es que, aunque la forma de movernos es más sutil, no nos diferenciamos muchos a ellos. Hemos alzado la voz y dicho: "Queremos un rey, como los demás..." y hemos cambiado a Dios por el cosas que encajen con... ¿yo?

Cuando he abierto mi corazón para que Dios haga lo suyo me he dado cuenta que hay cosas que han ocupado más tiempo, pensamiento, y hasta esfuerzo físico, me he dado cuenta que la obra de Dios se ha tratado más de mi y de sentirme bien que de Dios mismo. Como dije en el post anterior, está también la presión social de la iGlesia (no se cuál debe ir mayúscula si la I o la... no se), y de alguna forma queremos lo que otros tienen. En cuanto a sentirme bien, eso es el ídolo de los cristianos, hemos cambiado el estado de Presencia del Espíritu de Dios en nuestras vidas por sentirnos bien, y Dios no está en ninguna parte hasta que no nos sintamos bien, de ese modo perseguimos más ese estado de ánimo que lo que provoca ese estado de ánimo: el Espíritu de Dios. Nunca descansamos y siempre necesitamos otro puerto que no sea Dios: UN REY, como los demás.

¡Vamos Samuel! ¡Muévete! ¡Para eso pago mis diezmos! ¡Queremos un rey!

2 comentarios:

laprenda dijo...

me encantoo este POST de verdaddd... osea el hecho de como nos quejamos tanto de la forma que se comporto el pueblo y nosotros nos parecemos muchiisiimoo... talvez no decimos queremos un rey con la boca pero nuestros hechos.. lo gritan a los 4 vientos.

veldugo01 dijo...

Laprenda: True de la true... ¿cómo estás? ¿cuándo nos visitas en El Círculo?