miércoles, octubre 22, 2008

IGLESIA ESCUCHA TUS PROFETAS

Review del libro: "Arte Moderno y La Muerte de una Cultura"

Cada vez más me doy cuenta que no estamos solos. Aquellas voces que gritamos a la iglesia que vuelva, que no se deje consumir ni absorber por la cultura, que no reaccione en su contra sino que vaya delante, que haga algo. No es cosa de este tiempo. Y H.R. Rookmaaker es un ejemplo de esto, ya en los años 70 escribió:
“… son ellos quienes van delante construyendo una idea del mundo sin Dios, sin normas. Pero, ¿es esto así porque los cristianos desde hace tiempo abandonaron el campo dejándoselo al mundo y, en una especie de retiro místico de este, condenaron el arte como algo mundano, pecaminoso? En efecto, en ningún lugar la cultura carece más de sal que precisamente en el campo de las artes, y eso en un tiempo en que las artes (en el sentido más amplio) están consiguiendo mayor influencia que nunca a través de medios de comunicación.” (ARTE MODERNO Y LA MUERTE DE UNA CULTURA – CLIE)

En su libro “Arte Moderno y la Muerte de Una Cultura”, Rookmaaker hace un recuento histórico del desarrollo de las artes (visuales principalmente) y nos señala como el deterioro moral, social del hombre y como a consecuencia de esto: su alejamiento de Dios y por ende su búsqueda de identidad, han influido en la evolución de las artes transformando no solo su apariencia sino su sentido, su propósito.

Al leer este libro solo una cosa me llegó a la cabeza (principalmente leyendo frases como las del anterior párrafo): ¡IGLESIA ESCUCHA TUS PROFETAS! Mientras no prestemos atención a voces que a través de los tiempos han sido alerta de Dios para nosotros como su iglesia el mensaje se va a repetir una y otra vez pero cada vez a una iglesia con una condición más amplia de deterioro (si acaso podemos incluir los que deterioran dentro de la comunidad de los hijos de Dios).

Recomiendo este libro para todos aquellos que siendo artistas o no sienten que el papel de la iglesia en la cultura debe estar más presente. Para aquellos que necesitan entender la evolución del pensamiento del hombre hasta el punto donde Dios es otro individuo más (si agregáramos Dios a la proposición postmoderna sería algo como “esta bien que como Dios creas eso, pero yo creo otra cosa"). Excelente libro.

Contras: puede resultar tedioso para el lector no interesado en las artes cuando en los primeros capítulos son más de historia de arte para ilustrar los puntos que expone en sus últimos 3 capítulos.

3 comentarios:

Alexander Rodríguez dijo...

Wow muy apero. Yo he estado reflexionando en eso últimamente, también en el rol de la ética en las artes.

Personalmente creo que el movimiento musical de "alabanza y adoración" ha hecho más daño que bien en el aspecto que mencionas.

Hemos terminado con música y líricas superficiales para usarse en la alabanza, y por otro lado, con música artísticamente vacía en cuanto nuestro aporte a la cultura; cuando en realidad, cada cosa tiene su lugar.

Es completamente aceptable el querer buscar el disfrute en las artes y las experiencias, y a la vez, es loable emitir piezas artísticas que tengan como propósito la alabanza. El caso es que una cosa no contradice a la otra, ambas pueden co-existir y hasta solaparse.

A&R

maritza dijo...

Rumbos definidos eso es lo que nos hace falta, dejar de seguirle la corriente a todo lo que delumbra a nuestros ojos. olvidamos nuestra verdadera conviccion, es bueno volver a caminar por la senda antigua que alguna vez nos toco recorrer y recordar que ahi detras de tantas distracciones hay una verdad que poco a poco hemos condenado a desaparecer...Escuchar a o lo lejos el sonido aun latenre de las voces antiguas gritando.. ¡detente! sigue tu habitual camino que ese que sigues no es...

veldugo01 dijo...

AR: totalmente de acuerdo contigo, por mucho tiempo se ha pensado que el arte popular contradice el Reino, pero no necesariamente es así. El resultado es q nosotros "libres en Cristo Jesús" hemos dejado que aquellos que tienen una distorcionada visión de la belleza la expresen. ¡Y salen cosas lindas de ellos que puedes disfrutar! ¿Por qué no unirnos y enseñar el significado de la verdadera belleza? UFf! verdad! aún expresar la belleza puede ser pecado... ¡qué vaina!

Maritza: gracias por comentar! pero... tengo que ser sincero, ¿puedes explicarme mejor? parece que estoy de acuerdo contigo pero tengo una pequeña discusión. disculpa mi dislexia, siempre fui malo en lectura comprensiva.
GRACIAS!