sábado, agosto 02, 2008

LA TIA AMARILIS SE DESCARRIO…

“Cuando la Fernández se peinaba el peluquín, cuando no creíamos en nada.”
Fito Paez – Normal 1


Hace muchos años, y yo no entendía eso. La tía Amarilis, que nos llevaba (más de 20 niños) de la mano camino a la Iglesia de Niños cada jueves por la noche, ahora había optado por no ser cristiana. Sinceramente, era otra persona. Habían pasado algun tiempo desde que iba a sus cultos, y asistía ahora a otra congregación, esa donde acepté al Señor. En esos tiempos no entendía de problemas eclesiales ni de burocracia o política evangélica (quizás lo mejor que me había pasado), de choques abominacionales (¡perdón! denominacionales) problemas doctrinales, etc. Para mi o Cristo o no Cristo.

Meses después de eso, entonces pasó con Fermín, con Edgardo, con mi hermano, y con otros que habían iniciado este camino conmigo o que habían servido de algún modo a que yo tomara mi decisión de seguir al Señor. Unos volvieron, otros no, y los que no ¡ni hablarles nada más de Dios! En esos tiempos no entendía de problemas eclesiales ni de burocracia o política evangélica (quizás lo mejor que me había pasado), de choques abominacionales (¡perdón! denominacionales) problemas doctrinales, etc. Para mi o Cristo o no Cristo.

Así que no entendía, si es Cristo o no Cristo, ¿por qué no te dejan hablarles? ¿por qué no te escuchan por lo menos? Para mi el problema era con Cristo no con la Iglesia. Esas cosas hizo distancia entre nosotros (era un adolescente y tendría unos 15 años) que solíamos hasta jugar basket juntos, cosa que nunca volvió a pasar. Porque lo que pasó es que eran como otras personas, como desconocidos, no se si yo los veía así por causa de mi “religiosidad” (que admito era más abundante que ahora, y todavía hay levadura en las esquinas de la casa), lo que si sé es que no preguntaba mucho. En esos tiempos no entendía de problemas eclesiales ni de burocracia o política evangélica (quizás lo mejor que me había pasado), de choques abominacionales (¡perdón! denominacionales) problemas doctrinales, etc. Para mi o Cristo o no Cristo.

¿Por qué lo hacían? ¿Cuáles eran sus razones? Si tenían alguna razón, ¿sería válida? ¿nunca fueron o fueron y dejaron de ser? Ahora entiendo algunos problemas eclesiales un poco de burocracia y política evangélica (una de las peores cosas que me ha pasado), de choques abominables (entre denominaciones y en denominaciones), se que existen algunos problemas “doctrinales”… Pero ante todas las cosas Cristo o no Cristo.

8 comentarios:

Natanael Disla dijo...

La teología política evangélica es una de las mejores cosas que me ha pasado. Ya logro entender que o con Cristo o sin Cristo la teología política evangélica es una de las mejores cosas que me ha pasado. Pasado el tiempo de las mejores cosas, la teología política evangélica se debate entre sí Cristo o si no Cristo. Si no es Cristo, entonces sí hay Cristo alguno que es una de las mejores cosas que le ha pasado a la teología política evangélica.

Eneas dijo...

Yo quería saber más de la tía Amarilis, Maldición, nuevamente caí en la trampa de la publicidad. que pasó con la tía Amarilis quiero saber que pasó o no voy a respirar hasta que se me responda... por cierto como individuo "descarriado" tu nunca te has hecho la pregunta que a veces la gente necesita mas que dios? o que dios no es para todos? o que dios no totalmente quiere todos? (obvia esa ultima) o a lo mejor tal vez (la mas probable) teniamos otras expectativas de dios? las decepciones ocurren cuando se nos vende James Bond y nos dan Anthony Rios. ocurren cuando tenemos expectativas de algo y esas no se cumplen o por lo menos no se cumplen de la manera que se debe, la labor de alguien que quiera que otra persona se "encarrie", sea eso una palabra o no, es detectar cuales eran esas expectativas y llenarlas de algún modo, eso de la compañía y el consejero esta pasado de moda, ese tipo de personas lo verían como un llamado u obligación a volver mas como un consejo, el punto es llenar las expectativas. por cierto ese truco no va a funcina conmigo por que ya lo sé y date rapido y dime que pasó con amarilis que me toy asfixiando.

Atte.

Eneas Núñez

veldugo01 dijo...

Nata: grandioso Nata!!!

Eneas: ya te dije lo que paso con la tia Amarilis... se descarrió... creo que peores cosas pasan a un tren si se descarri(l)a pero ella es una persona, supongo que ta bien y gordita (era flaca antes, pero tu sabes como es)...
Respecto a lo otro, creo que es un problema de expectativa... si... de expectativa...
CuidatioN!

Guille dijo...

no creo que halla razonas validas para alejarse de Cristo, pero a lo mejor hay varias bastante razonables para alejarse de ciertos ambitos eclesiásticos... si es lo que preguntas, a veces no se si me da para seguirte, jajaja

veldugo01 dijo...

Guille: estoy muy de acuerdo contigo, no te preocupes en seguirme. La intención no era dar o buscar respuestas, sino desahogarme... jejejejE! pasa mucho en este blog. Pero es como dices: no hay razones para alejarse de Cristo pero si hay razones para alejarse de ciertos ambitos eclesiásticos. A veces la gente confunde una cosa con la otra y tira los dos a la basura.

Guille dijo...

sisi, suele pasar, una pena...

Eneas dijo...

El título de este post sería muy bueno para un merengue.

veldugo01 dijo...

Eneas: Te gustó el tema, eh?