sábado, junio 14, 2008

THEY LIKE JESUS BUT NOT THE CHURCH

Hace cuatro años, mientras nos preparábamos para hablar sobre evangelismo a los jóvenes de El Círculo (la iglesia donde sirvo como pastor), llevamos a dos personalidades del rock local para entrevistarlos. ¿Dije que ninguno era cristiano? Uno de ellos tenía problema con la iglesia, había sido líder de jóvenes y lo habían expulsado por usar trenzas largas y aretes, su imagen ocasionaba que todo el mundo sintiera una “compasión evangelística” por él, aunque otros de saco y corbatas estuviesen más perdidos, si es que algo así existe. El otro no sólo tenía problema con la iglesia sino también con Dios. El asunto con todo esto, era que los jóvenes pudieran tener información de primera mano sobre cómo piensa el que no está “contaminado” (tomen esta palabra en el mejor sentido) por el ambiente cristiano, cómo piensa el que está fuera de la iglesia, y que de ese modo fuésemos más sensibles a las necesidades de aquellos que no tienen a Dios.

No todos pueden hacer eso en sus iglesias, y no creo que los pastores dejarían a sus líderes de jóvenes meter gente “der diablo” a contaminar sus púlpitos. En “They Like Jesus But Not The Church” (“Les Gusta Jesús Pero No La Iglesia”), Dan Kimball nos pone en la mano como piensan aquellos que están fuera de nuestro círculo y de nuestra subcultura. Todos están cool con Jesús, pero lamentablemente no se llevan muy bien con la iglesia. Si es que esto puede pasar o no, es lo que ellos piensan que le pasa, y lamentablemente mucha gente tiene problemas principalmente en como los cristianos (la iglesia) manejan temas de actualidad como la política, el medio ambiente, la sexualidad, el dinero, etc.

Algunas cosas que encontré con las que estoy sumamente de acuerdo:
1- No sólo te dice que la gente piensa sobre la iglesia, sino que nos aconseja como la iglesia debe responder a tales retos. No creo que nosotros debamos acomodar la iglesia a como la gente de afuera piensa que deba ser, pero creo que escuchando las voces podemos enderezar algunas cosas que desde dentro no podemos ver.
2- Hace un llamado a aquellos que estamos en el liderazgo eclesial, y por ende fuera de contacto con el mundo exterior, a dejar un poco la oficina de la iglesia y a buscar lugares donde podamos estar en contacto con aquellos que no han sido tocados por el Señor.
3- Debemos entender que el mundo a cambiado. Ante tales cambios, ¿cómo respondemos?
4- Muchas de las percepciones que la gente de afuera tiene de los cristianos, están basadas en falsas imágenes, si tan solo nos acercáramos a ellos podrían ver que no es como creen.

Creo que Kimball ha madurado mucho desde que escribió “THE EMERGING CHURCH” (La Iglesia Emergente), y sus puntos de vista (que en La Iglesia Emergente eran más bien prematuros y todavía no los había aterrizado), están mejor digeridos.

Si quieres que los jóvenes o la gente de tu iglesia pueda entender como piensan aquellos que están fuera, en el mundo real, llévalos a la calle, o compren este libro, lo recomiendo altamente para discusión. Pero sácalos de la iglesia, y llévalos a la calle, no hay sustituto de eso.

4 comentarios:

Andreita dijo...

yo siempre he dicho que los cristianos son como las gallinas, si no estan en sus corrales se sientes de otro mundo y nada que ver, waaaaa¡¡¡¡¡
tenemos tantas cosas lindas que decir de nuestro Señor que nos las callamos
oye yo hubiese dado mi mano derecha por que alguien me hubiese presentado al Señor antes de decidir ir a una Iglesia por las mias....yo no soy que digamos un ejemplo en evangelismo, pero siempre cuentp mis experiencias bakanas en Dios y eso motiva mucho....
de paso te dejo mi flog por que me puse en campaña ves...
www.fotolog.com/bebita_de_dios

aqui un link para que...velo mejor

http://fotologz2z.multiply.com/video/item/4/z.mpg

Flavio Calvo dijo...

Cuantas veces la gente descarta nuestra forma de hablar, descarta nuestros metodos medievales, descarta una institución, descarta palabra y más palabras, pero sigue con hambre de Jesús. ¿Cómo llegamos a esa gente? Porque seguimos predicando instituciones a un m undo posmoderno que no cree en ellas. El mundo necesita relaciones, modelos, amor, y eso siiiiii es lo que podemos dar.

El Peregrino dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
El Peregrino dijo...

Me uno al sentir de Flavio. Si pensamos por un momento ¿Qué iglesia fundó Jesús? Desde luego, no la que tenemos hoy. Él se movía con naturalidad, y era "iglesia" con los suyos, allá donde estuviera: No necesitaba cuatro paredes para predicar, ni altavoces (parlantes), ni grandes recursos económicos...

Amor, poder, integridad, rectitud, comunión fraternal sincera... Esas cosas distinguían a Jesús, pero no distinguen a la mayoría de las iglesias institucionales de hoy día. Pensemos un poco ¿Por qué será que la gente distinguía a los cristianos en los primeros tiempos? Por el amor que había entre ellos.

El problema es evidente, Jesús es maravilloso, y es difícil no sucumbir ante Él, pero la iglesia, cada día se le parece menos, por lo que no es de extrañar que la gente acepte a Jesús pero no quiera nada con la "iglesia"

¿No sería tiempo de cambiar toda esta "estructura" y volver a una genuina sencillez en amor...?

Saludos desde el sur de España
No Mas Mitos Cristianos