jueves, julio 26, 2007

And then?

Una de las primeras frases “trendy” que aprendí siendo un nuevo creyente fue: “Soy cristiano pero no religioso… la religión, etc…” Fue mi primera conversación “apologética”, cuando alguien venía a decirme que estaba harto de las religiones, yo estaba feliz de poder usar mi nueva frase: “Pero no te hablo de religión, lo que te presento es Cristo.” (seguido por mi sonrisa de niño con juguete nuevo). Meses después descubrí un verso en Santiago que me hizo ver aquella frase un poquito débil: “La religión pura y sin mancha delante de Dios nuestro Padre es ésta: atender a los huérfanos y a las viudas en sus aflicciones, y conservarse limpio de la corrupción del mundo.”

¡Uff! No podía esperar llegar a la iglesia para que uno de los diáconos me explicara porque la Biblia habla de religión pura y sin mancha ante Dios, y nosotros afirmamos que no se debe vivir la religión. Sus respuestas como cualquiera de esas que me daban para no ir al cine o que no usara pulseras o ropas “a la moda”, y obviamente quedé insatisfecho ¿pero que podría hacer? Seguir dando una respuesta floja a todos aquellos que me respondieran a través de los años, pero siempre me llamo la atención.

Años después he descubierto (no porque es algo oculto o nuevo, sino porque era oculto para mi, es como esas cosas que vives pero no sabes por qué… ¡admitámoslo! la mayor parte de lo que hacemos como cristianos) que la religión no es un problema, el problema es cuando haces todo eso (atender los huérfanos y las viudas… y conservarse limpio…) por fuerza gravitacional y por costumbre, más que por convicción o por una transformación personal; o cuando lo haces por adquirir algún reconocimiento o estatus.

Si esto es así entonces eres una persona “buena”, como mucha gente en el mundo que practica la piedad, da limosnas, ayuda a los pobres, pero su corazón está lejos de Dios. De hecho he empezado a corregir gente de que: “no es malo practicar la religión lo que es malo es ser religioso.” Esto suena a: “fausto se descarrió”… pero que suene como sea, si es la verdad.

¿Por qué evitamos temas de los cuales sabemos las respuestas simplemente porque son incómodos y un poco complejos de resolver? Casi toda nuestra vida cristiana (no importa la denominación) gira alrededor de la religión, para muchos la vida cristiana está limitada solamente al tiempo que pasan congregándose y haciendo las actividades de la iglesia. De hecho si la “iglesia” no cumple con su trabajo de mantenerte ocupado te mudas a otra. Seamos realistas: nos gusta la religión, y si no nos sentimos que de alguna forma tenemos nuestro tiempo lleno de actividades “cristianas” (¡por favor! ¡no las llames religiosas!… por si acaso: use el sarcasmo) nos sentimos mal.

Entonces las comunidades cristianas cumplen con la misma función del cine, del trabajo, de las fiestas, los amigos y de casi todas las cosas en la vida: mantenernos ocupados. Te pasa la vida por encima y ni has disfrutado tu relación con Dios.

Pero al mismo tiempo con esconder el espíritu no satisfecho las ocupaciones ocultan un espíritu de tensión que, queramos o no, está presente, y en el momento en que sale y nos damos cuenta: bang! a veces es muy tarde.

¿Qué queremos ocultar? Eso dímelo tú.

Somos como Marta cuando Jesús le llama la atención, o como el sacerdote y el levita que prefirieron las practicas físicas de su relación con Dios que cumplir la otra mitad del gran mandamiento: “Ama a tu prójimo como a ti mismo.”

¿Qué tal si nuestras prácticas físicas vienen de un corazón limpio, de un espíritu tranquilo y de un alma quieta del disparo de emociones? Aprendamos a envolver todo nuestro ser en nuestra relación con Dios.

4 comentarios:

.: Jessie :. dijo...

jeje amen muy cierto todo esto.
Respecto a lo primero y en opinión a los comentarios de las personas que hacen "buenas obras" y que el mundo asume que se va al cielo. Cierto es que muchas hacen buenas obras, aun más que muchos cristianos, la diferencia aquí es la razón.. ¿por q donan dinero al pobre, porque ayudan a la viuda? porque son voluntarios en el hospital? etc etc?? algunos por kedar bien ante la gente, algunos otros son "anonimos" pero lo hacen por quedar satisfechos y bien con ellos mismos... eso no cuenta para el Señor, porque lo que importa es que todo TODO lo que hagamos sea para agradarle a El, solo a El y en agradecimiento a El.
Y de lo segundo.. alguna vez una amiga mia de la iglesia llegó a "atiborrarse" de actividades en la iglesia, ya sabes, entre el servicio, clases, discipulado, coro, reunion de oracion, proyectos, etc etc.. un día Dios le dijo... "y a que hora vas a pasar tiempo conmigo?" wow.. muy cierto!!! y un error q muchos caemos! ojo!!!
Me gusta tu blog... paso por aca seguido jeje
Bendiciones!!

Ode dijo...

Recuerdo que mi frase favorita para hablarles a otros de Dios o de mi iglesia era "No es una religión es una relacion personal con Dios", y me sentia súper bien, como si estuviera hablandole a la gente de lo más chulo y novedoso en lo que a iglesia se trata, hasta que empecé a sentirme incomoda con la frasecita y me puse a pensar en lo que de verdad estaba diciendo o queriendo decir. A veces nos preocupamos tanto por decirle a la gente en que estamos, por hablar, que no nos damos cuentas que si actuaramos mas como el señor lo desea no tendriamos que explicar nuestra "relación o relgión" todos lo puedieran entender por nuestras obras.

Me gusta mucho como las cosas que Dios hace en ti y la forma en la que te dejas usar por el.

veldugo01 dijo...

Jessie: muuy cierto, creo que la razón actual es más moda o dejarme ver que el hecho en si de amar al prójimo...

Ode: ojalá pudiesemos aprender a hablar de nuestra fe aunque eso represente que alguien esté en desacuerdo. Se que muchos de nosotro queremos que nuestros amigos sean salvos y queremos suavisarle el asunto pero: ¿los beneficiamos o les hacemos daño?

Analía dijo...

Que interesante esta entrada! es para pensar... Es bien cierto que a veces nuestra vivencia eclesial se parece más a un club o asociación "x" en donde todo es hacer (aún cuando se trate de hacer cosas buenas)y de poco encuentro hondo y real con el Señor. Afortunadamente, a pesar de nuestras debilidades y errores, Él está bien presente, y su gracia sy su presencia nada tienen que ver ni con nuestros meritos ni con nuestros errores. ciertamente esto es LIBERADOR...no?
Rezo para allá. Muy lindo el blog