viernes, junio 08, 2007

PUNTOS DE VISTA VERSION GRANDES LIGAS 02

¿Qué pasa con la espiritualidad?
Primero (y advierto que puede resultar chocante para algunos): esto de que los cristianos queramos dividir nuestros asuntos en: “espirituales” y “seculares”, es puro gnosticismo. Cuando esta secta empezó a invadir el pensamiento cristianos ya en el primer siglo de nuestra era, esparció la idea de que lo que es de la carne es impuro y lo que es “espiritual” es lo que vale, llegando a decir que como la carne es impura y corruptible era imposible que Cristo haya venido en la carne. De ahí el famoso pasaje en 1 Juan 4:1-3: “no crean a cualquiera que pretenda estar inspirado por el Espíritu, sino sométanlo a prueba para ver si es de Dios, porque han salido por el mundo muchos falsos profetas. En esto pueden discernir quién tiene el Espíritu de Dios: todo profeta que reconoce que Jesucristo ha venido en cuerpo humano, es de Dios; todo profeta que no reconoce a Jesús, no es de Dios sino del anticristo.”

De alguna forma el gnosticismo (muy estudiado últimamente por sensacionalismos como el “Evangelio de Judas”) dejó esta idea entre nosotros. Es así como para un cristiano orar es espiritual pero ir al trabajo es secular (¡y hasta del diablo!), ayunar es del Espíritu pero ver televisión es secular (como si no tuviese la capacidad “espiritual” de elegir que debo ver y que no, ¿dominio propio como parte de lo que nos imparte el Espíritu?).

¿No aconseja la Biblia que todo lo que haga “sea de palabra o de hecho” lo haga para la gloria de Dios? Creo que esto es suficiente para saber que como actúe ante toda situación sea “cristiana” o “¿no?” debo actuar como lo que soy: hijo de Dios. ¿O no dijo Cristo que el que es nacido del Espíritu hace las cosas del Espíritu afirmando Pablo que esas cosas el hombre natural no las entiende?

De hecho la palabra “espiritual” no es esta por ninguna parte en la Biblia. Para los que les gusta la cuestión hebrea es importante notar que tampoco en hebreo (lengua en que se escribió parte del Antiguo Testamento) existe una palabra que pueda ser traducida o que sugiera el significado de espiritual. El escritor Lawrence Kushner en su libro “God was in the Place and I Did Not Know”, nos dice:
“El Hebreo Clásico no tiene una palabra para espiritualidad. (El Hebreo moderno, ruchaniyut, viene como reacción a la palabra [espiritual] en Inglés).
El Judaísmo ve un mundo, que es material y espiritual al mismo tiempo. Para el Judaísmo todas las cosas- incluyendo, y especialmente cosas que aparentan ser no espirituales y asuntos materiales como basura, sudor, tierra y arbustos- no son impedimentos pero dimensiones de espiritualidad. Parafraseando el salmista, ‘toda la tierra está llena de Dios’ (Salmo 24:1)
Espiritualidad es esa dimensión del vivir en donde estamos conscientes de la Presencia de Dios.”

Es así como, cuando me dejo manejar por el Espíritu de Dios, todo lo que yo haga es espiritual. Creo (para los que usan el juego de frases en este sentido) que se sobre-entiende que como soy manejado por el Espíritu hay asuntos que no incluyo en mi menú de practicas diarias, porque al tener la conciencia del Espíritu este no me lo permite. Por eso es tan común ven gente que oran mucho pero cuando salen de ahí siguen siendo los mismos “hombres naturales” de siempre, pues dividen las cosas en espiritual y secular, orar es espiritual lo demás es natural y por eso orar requiere una respuesta espiritual pero lo otro una respuesta secular. No nos sorprendamos de esas actitudes mientras nuestra mente esté en esa posición.

Es así como la espiritualidad puede que no sea teológica y que la teología no nos sirva para nada. Ahora, ¿qué importan nuestros puntos cuando nuestra mente y nuestro corazón están tan lejos de Dios? Hace algunos días estaba meditando sobre algunas cosas como la prosperidad. ¿Es posible que la prosperidad que Dios promete no sea para nada como nosotros la imaginamos? ¿Es posible que para Dios prosperidad sea que tengas lo que necesitas específicamente para cada día y en abundancia, y cuando digo abundancia quiero decir: para los días siguientes aparte de hoy también? Y podríamos ir paso por paso con la forma en que percibimos la vida, que de hecho muchas de las cosas que tenemos realmente no las necesitamos. Y lejos de la prosperidad u otras teología que algunos de ustedes consideran erróneas y otros “correctas”, es posible que muchos de los puntos de vista que tenemos al compararlos con los puntos de vistas de Dios (grandes ligas) resulten hasta vanos. No es que el hombre no pueda conocer a Dios y sus puntos de vista, no quiero proponerle a nadie una nueva corriente cristiagnóstica; sino que necesitamos comparar más nuestras teologías y confrontarlas cuidadosamente con la Palabra, quizás encontremos algo bueno, más allá de saber si la espiritualidad es “teológica”.

Bendiciones.

1 comentario:

Mari dijo...

Buen punto, voy a masticarlo.

Saludos.