sábado, abril 07, 2007

¡El SuperMegaPredicator!

Me gustó mucho este comentario que hizo el pastor Bob Roberts cuando se le preguntó qué estaba provocando en él los cambios que enfrentaba su iglesia, y dijo:
"Humildad. Tratar de no hacer que la gente vuelva (a la iglesia) a escucharme. Pero que vayan al mundo.
Piensa en eso. ¿Por qué la gente va a oir a muchos predicadores? Porque son excelentes predicadores. Pero algunas buenas predicas anestesian a la iglesia. La gente le dirá a sus amigos: "¡Oh! Tú tienes que escuchar esto." Escuchar esa clase de predicas lo único que provoca es querer seguir escuchando."
Como siempre digo: ¡Vaya!

3 comentarios:

Natanael Disla dijo...

¡Wow! En realidad es muy atinado. Desviar el mensaje hacia lo que importa: el sentido, no el agente.

Gabriel dijo...

Fausto,

Es una gran verdad. Me dejas pensando.

Un abrazo!

veldugo01 dijo...

A los dos: yo también me he quedado pensando en eso. Si realmente desviamos el asunto hacia el mensaje hay algunas competencias que perderán mérito y se le dará importancia a lo que tiene importancia...
Bendiciones!
Fausto