martes, enero 23, 2007

OLVIDANDO EL REACCIONISMO LATINOAMERICANO

¿ABAJO LA IGLESIA? 14
Sección 7 - Parte 1


Hola. Hace algunos días que no escribía y creo que ya es tiempo de ponerme las pilas y que volvamos al tema. Gracias a todos por sus comentarios, me han servido de muchísimo al tiempo en que voy pensando en todo esto. No piensen que es algo que tengo planeado, hay cosas que he aprendido con los comentarios de todos ustedes (será bueno luego hacer un artículo con los comentarios que pienso han sido más acertados), y algunos me han hecho entender que hay cosas que debo arreglar en mi forma de pensar; otros, como siempre suele suceder, me han malinterpretado, pero gracias a Dios que las respuestas son válidas cuando uno "bloguea". Gracias también por la paciencia en el tiempo en que no estuve posteando, cuando uno pierde el ritmo se le hace difícil volver a tomarlo, y más con nuevas cosas en la vida. Gracias.

¡Pues volvamos a esto!

Olvidando el “reaccionismo” que veo en muchos de nosotros latinoamericanos, debo recalcar que entiendo que la iglesia, el Cuerpo de Cristo, conforme se nos llama en las Biblia, padece un problema que no es sólo de nosotros, los latinos, sino un problema que abarca la iglesia, total, todo el Cuerpo, en todo el mundo.

Investigando y alimentándome para lo que estoy escribiendo, veo que muchas de las cosas que he estado escribiendo no es la primera vez que se escriben, e irónicamente, revisando nuestra historia, me doy cuenta que más de una vez, cada decenas de años (a veces cientos de años), se levantan voces proclamando los mismos problemas que ahora vemos. Esto es interesante, pero a la vez le da a uno un sentimiento de impotencia y de confusión. Impotencia porque parece que siempre volvemos al mismo punto, confusión porque en medio de todo esto, de uno buscar apegarse a ser auténticos y lo más cercanos a la Escritura posible, a veces las respuestas son inciertas para uno que ama a sus hermanos y que no les gustaría estar lejos de ellos, o para aquellos que hemos entendido que debemos navegar en otra dirección (Cristo), y a veces nos encontramos con que todos los demás entienden que es en la otra dirección en la cual debemos ir. Confusión porque a veces hablar lo que uno entiende que esta mal resultará ofensivo para casi todos y probablemente, nos separará de los demás, que es a donde no queremos llegar. La iglesia es una comunidad, es amor, es vivir con otros hermanos en fe… ¿Dónde está todo esto?

Es ese temor a estar separados de quienes amamos (nuestros hermanos en la fe), que hace que muchas personas que levantaron su voz en el pasado en contra de lo que veían mal, estén callados ahora, conformados a hacer lo que todo el mundo hace y a pensar como todo el mundo piensa, ¡tan sólo por amor a sus hermanos!

No es el caso de todos, pero muchos lo han hecho así. Otros toman la posición de conformismo porque están cansados y porque entienden que la lucha está perdida, ¿para qué proclamar algo que nadie creerá? Una y otra vez, he visto pastores que me dicen: “Yo pensaba así, pero ya. Te doy par de años para que pienses de otra manera.”

De esos no me enorgullezco.

Y lo único que me viene a la cabeza es cuando en Romanos 9, Pablo habla acerca de su amor por Israel. Siempre me imagino a Pablo diciendo esto con lágrimas en los ojos y dolor del corazón, no se por qué:
“Digo la verdad en Cristo; no miento. Mi conciencia me lo confirma en el Espíritu Santo. Me invade una gran tristeza y me embarga un continuo dolor.
Desearía yo mismo ser maldecido y separado de Cristo por el bien de mis hermanos, los de mi propia raza,el pueblo de Israel. De ellos son la adopción como hijos, la gloria divina, los pactos, la ley, y el privilegio de adorar a Dios y contar con sus promesas.
De ellos son los patriarcas, y de ellos, según la naturaleza humana, nació Cristo, quien es Dios sobre todas las cosas. ¡Alabado sea por siempre! Amén.”

Pero ese amor por ellos no dejó que Pablo hiciera y proclamara lo que el entendía que era de Dios. Tampoco los separo de sus hermanos, y hoy, gozamos de muchísimas bendiciones a través de lo que escribió.

Antes de seguir, piensa en eso.

(seguiremos, continuaremos...)

4 comentarios:

Alexander Rodríguez dijo...

Hmmmmmm . . . perdona mi bruteza, pero no entendí la relación de Romanos 9 (ni siquiera esa porción) con lo que venías hablando . . . a ver si expandes, plis.

A&R

veldugo01 dijo...

Alex, a lo que me refiero es que Pablo decidió´´ser valiente y ser hecho un "outsider" por amor a Cristo y lo que él creía era la verdad, que estar con los hermanos que el amaba.
¿No sería bueno arriesgar nuestros privilegios eclesiásticos por amor a la verdad?
Pax!

Jaaziel dijo...

Que bueno volver a leerte!!
Si, en cada época, se han levantado hombres que han dicho "No!, volvamos a las fuentes, fijemos nuestra vista solo en Cristo"
Por eso la iglesia tiene ya 2.000 años, y el Señor prometio que las puertas del Hades no prevaleceria contra ella, ni siquiera aunque fuera "infiltrada" aunque la cizaña creciera junto al buen trigo...
Un abrazo mi bro

veldugo01 dijo...

Brotha Jaaziel! QUe bueno que pasas por aquí...
Si man, esa es la razón por la que me animo a escribir estas cosas, porque la iglesia es fuerte y prevalece... Gracias por tu comentario...