miércoles, noviembre 08, 2006

¿ABAJO LA IGLESIA?


Sección 1 - Primera Parte
Esto es el inicio de una serie (bien larga) con el mismo nombre en la que empiezo a meditar acerca de en que punto estamos como iglesia en la historia. Espero que se identifiquen un poco con esto o no, son las cosas de la vida.

Estoy recién casado. Lamentablemente, mi esposa no sabe con que clase de loco se ha casado. No sabe muchas cosas que pienso, principalmente porque no son necesarias discutirlas y porque tampoco es para nada relevante comentarlas, por ahora. Ustedes saben. Al principio del matrimonio se habla de decoración de interiores (eso incluye baños y cocina), se van disipando los límites de pertenencia y ya algunas cosas pertenecen a ambos, te levantas y ves a una persona al lado tuyo, miras tu mano y recuerdas que felizmente estás casado, etc. ¿Quién va a perder tiempo hablando de sus frustraciones, manías (esas cosas hay que descubrirlas) y pensamientos revolucionarios dignos de llevarte a la horca?

Para ella si es un poquito difícil entender mi posición sobre algunas posturas eclesiásticas actuales o tradicionales, principalmente porque soy un pastor; y como soy un pastor “no se supone que debas hablar así.”

De vez en cuando me cruzo con una que otra persona que está disgustada con la iglesia (diría que muy de vez en cuando), de hecho la iglesia en la que sirvo está llena de jóvenes que no consideraban estar en alguna congregación pero que gracias a Dios están. Lamentablemente (y esto es parte de lo que quiero analizar en esto que escribo), muchas de estas personas no sólo odian (literalmente) la iglesia, sino que de alguna forma han perdido su amor por Dios, han abandonado la fe y cuando tocas el punto es como si le tocaras una herida a un tipo que recientemente ha tenido un accidente o cómo la incomodidad que sufren algunos que han tenido fracturas cuando llueve (algo que ningún médico me ha podido explicar). Ha pasado algún tiempo pero el dolor los hace recordar, y como no quieren sentir dolor simplemente cambian de conversación o se van.

Por otro lado, están aquellos que entienden que la iglesia, como muchos la conocemos, es una institución, y las instituciones son cosas de hombres, así que dentro de sí entienden que hay un “error en la matriz” y deciden vivir fuera de ella aunque la comida sepa a nada… “kansas…” just went “…bye bye”. Viven felices, celebrando con otros creyentes en “ekklesia”, lo que ellos entienden se ha perdido, y que se define muy bien en Hechos 2:42; lejos de las congregaciones grandes, el amor a los números, los buenos instrumentos musicales, los directores de alabanza y el último predicador del momento o el pastor de moda. Estos son los que han sobrevivido las críticas, los que han sido heridos pero que se sobrepusieron, los que tenían la meta bien puesta; ya no sobreviven sino que viven.

He tenido esas interesantes conversaciones con muchas personas, algunos hasta escritores y líderes muy respetados por mi, y cuya postura es simplemente diferente… ¿siempre pensaron así o están reaccionando? ¿o su herida despertó la valentía que necesitaban para hacer lo que tenían que hacer hace tiempo?

Pero mientras tanto, quisiera concentrarme en los primeros. ¿Por qué el odio por la iglesia los hizo apartarse también de Dios? ¿por qué ya no hay fe en aquel viejo profesor de teología o en el antiguo director de alabanza? ¿qué paso con la chica que siempre predicaba en los cultos de jóvenes o con mi maestro de escuela dominical de la adolescencia, ese que parecía tan ferviente?

“Derrumbemos la iglesia”, me dijo una vez alguien. Sonó tan feo y mal eso. ¡Man! Ahora me suenan como las palabras de Cristo al momento en que los discípulos les expresaban su impresión por la hermosura del templo: “En cuanto a estas cosas que ven, días vendrán en que no quedará piedra sobre piedra que no sea destruida.” Quizás a ti también te suena radical una expresión como esa, pero también sonó radical y fuera de liga el comentario que Jesús hizo dentro del mismo templo. Y ahora, tiene más sentido que nunca.

(continuará...)

13 comentarios:

Anónimo dijo...

chi-klet..viene dura la ·"$"%&

el tico errante dijo...

Creo que es el tiempo en que se sacude el trigo,mire los escandalos sexuales en USA,en los últimos meses me llegan noticias similares de Aruba, me recuerda el pasaje de Josue y los muros de Jerico

Natanael Disla dijo...

La iglesia actual necesita un cambio, y no es para menos que desde esta década, se han levantado muchas voces dentro de la iglesia y fuera de ella, pidiendo por un cambio.

Ese cambio no debe ser solamente basado en la manera en que los demás ven a la iglesia desde fuera, sino como esta se ve a sí misma: su propia identidad.

Jaaziel dijo...

Desde luego nunca jamás el problema ha estado en la Iglesia, de la que sabemos que las puertas del Hades no prevaleceran contra ella, sino contra una forma pervertida de entender la iglesia, como una orgazación terrenal, politica, de jerarquías, de poder.
Y esto que puede parecer una "perogrullada", no lo debemos perder de vista cuando hablamos de la amada del Señor.
La historia ha vivido momentos así antes, momentos de perversión, de lobos dentro de la manada como nos anuncio Pablo que sucedería.
Y sin embargo, en esos momentos, como estoy seguro que esta pasando y pasará ahora, se levantan los reformadores, los restauradores, los que vuelven a la Palabra, a buscar el maravilloso proposito y plan del Señor, con su novia, su futura esposa, la Iglesia.
Y nuevamente la Palabra se cumple pues "donde abundo el pecado, sobreabundo aún más la Gracia"
Un abrazo mi hermano, seguire tus reflexiones, que me bendicen y me hacen pensar.

Alexander Rodríguez dijo...

Hmmmm . . . templo . . . derrumben . . . hmmm . . . mejor me quedo callado y espero un chin a que lo desarrolles. ;)

A&R

El Perro dijo...

Hey loco!
Tu no tienes idea de lo fabuloso que es también compartir con tu esposa tus "frustraciones y manías" Yo le doy gracias a Dios porque mi esposa me ha seguido en cada cosa que hemos emprendido y me ha escuchado en cada "loquera" aunque "soy pastor" (je)

en cuanto al tema... promete, pero esperaré un poco mas para darte mi comentario.

Aidita dijo...

Quedamos en espera de la segunda parte.

veldugo01 dijo...

Tico Errante: ¿Cuánto tiempo tendrá el Señor sacudiendo el trigo?

Jaaziel: que bueno que comentaste, muy buen comentario de hecho, has dicho mucho, veamos como esto avanza, un abrazo...

Alexander: hay sabiduria en tu silencio temporal... jejejeje!

Perro: Si man! Aunque mi esposita todavia no entiende mis locuras es super maravilloso que me escucha, eso es super importante...

Aidita: Son muchas partes, espero que no te desanimes y las leas todo

al anonimo: ESTO ESTA CHICLON!

Son muchisimos post sobre esto asi que los invito a que lo lean y lo reflexionen conmigo...

veldugo01 dijo...

Nata: Luego hablaremos en persona... ¿que crees de la iglesia emergente latinoamericana?

Anónimo dijo...

¡Hola!
Soy una esposa con antigüedad de casi cinco años que continúa teniendo esa experiencia que refieres:

"mi esposa no sabe con que clase de loco se ha casado"

Je,je.. qué realista descripción de lo que significa tener una relación íntima: un continuo descubrimiento y auto-descubrimiento. Y en esa "aventura" que no tiene recetas escritas, hallarse cada vez más cerca, muy a pesar de las diferencias.

Pienso que se relaciona mucho con lo que pasa en la Iglesia. La Novia sigue poniéndose de acuerdo con Cristo, sigue autodescubriéndose y en ocasiones alejándose del diálogo que la lleva a Su unidad con el Amado, a la plenitud de Gloria.

Y qué dificil "bajar" esa abstracción a lo que pasa en lo actualidad. Porque no hablamos de UNA organización. Hablamos de un Cuerpo de creyentes en tan diversos contextos y con multifacéticas lecturas de la Escritura.

Voy a seguir tu serie que anticipas será larga. El tema de vivir en "comunidad" como creyentes es de mis favoritos.

Saludos

Natanael Disla dijo...

Fausto,

Como sabes, la "iglesia emergente" latinoamericana no existe aún como tal. Pero sí hay mucha tela por donde cortar en cuanto al contexto latinoamericano.

Espero que por fin podamos juntarnos.

veldugo01 dijo...

Jaaziel: De nada HERMANO, al final esto es una cooperacion... soy bendecido con tu blog...

Carolina: Realmente es emocionante poder compartir diariamente con una persona con la que aunque tienes muchas cosas en común (mi esposa disfruta muchas de las cosas que a mi me gustan)) y aprender cada día... a veces es dificil, pero la recompensa de tener al lado a alguien a quien le es facil ver lo que no puedes ver es way cool! Vivir en comunidad: es lo que no sabemos...

Natanael: ¿Qué es la "Iglesia Emergente"? Creo que si hay iglesia emergente en Latinoamerica lo que no existe como una contrapropuesta al postmodernismo como en otros lugares, porque un gran por ciento de Latinoamerica ni siquiera es moderna (eso lo estaremos hablando más adelante en "¿ABAJO LA IGLESIA?"

Natanael Disla dijo...

Fausto,

Así es.