lunes, septiembre 25, 2006

MISTICO-REVOLUCIONARIO 01

Tengo una amiga (si panita, te considero mi amiga), la cual nunca he visto y con quien solo he intercambiado e-mails, pero que también conocí a través de esto de los blogs, que se hace llamar: La “Monja-Guerrillera”. Al principio su nick me sonó católico-romano-apóstolico-eclesiástico mezclado con cierto sabor a los sacerdotes revolucionarios que aparecieron en Sur y Centro América en el tiempo de las tiranías y las tomas militares de poder (si acaso se acabo ese tiempo). ¡En serio! Me dije: “¡Hmmm! ¿monjaguerrillera? Me suena a una jeva que del convento escribe para liberar al opreso y explotado trabajador latinoamericano desde el mundo espiritual. Bonita forma de hacer revolución.
La cosa es que ella no es nada de eso, y también que no es de ella que quiero hablar, sino de algo que me recordó.
Para los que son estudiosos del fenómeno del “postmodernismo”, época en la que, aunque no lo queramos admitir, estamos; conocen que el mundo en que vivimos tiene una tendencia más espiritual. Y por espiritual no quiero decir cristiano, sino cualquier cosa (y esto incluye el cristianismo) que desarrolle el espíritu. By the way, hoy traicioné mis principios bebiendo Pepsi, lo cual es algo no muy espiritual y cuando digo espiritual no me refiero a cristiano. En fin, esta tendencia es bien apreciada en los artistas y sus religiones, que no se sabe si son trucos publicitarios, y lamentablemente también es un fenómeno más inclinado a lo oriental.
También está muy de moda lo revolucionario. Camisetas del Che Guevara se ven por donde sea, en cualquier parte del mundo, incluyendo al musulmán, donde no sé si tienen la menor idea de quien será. Se ha convertido en un ícono de la juventud aunque, como los musulmanes tampoco tengan la menor idea quién fue el tipo. Si la familia del Che cobrará un centavo de la moneda más barata del mundo por cada pieza que se vende con el ícono de su pariente, serían la familia más rica del mundo y centrarían el mundo petrolero árabe en la zona patagónica Argentina, bueno, no precisamente, la vaina es que tuviesen mucho dinero.
Pero dentro de la moda se aprecia un auténtico deseo por el cambio en los jóvenes (hablo dentro del contexto en el que vivo, que es el contexto latinoamericano). En las pasadas elecciones presidenciales de mi país, República Dominicana, se notó la influencia de estas ideas revolucionarias, no desde el punto de vista comunista o socialista o lo que sea, sino cuando un grupazo de jóvenes se tornó a las calles expresando querer un cambio por el país.
Hace algunas semanas una de las jóvenes de la iglesia donde sirvo (El Círculo Juvenil), me preguntó como se hacía una posición legal de protesta ante el Senado de la Nación, a lo cual excedí explicándole. Su protesta iba a ser en contra de una isla artificial que iba ser puesta en frente del malecón de la ciudad, quitando la vistosa naturalidad al entorno. Gracias a Dios, este asunto de la isla no prosperó. ¡Viva la revolución!
Estas dos tendencias: la espiritual y la revolucionaria, son las más populares actualmente. O eres espiritual o eres revolucionario. Y creo que esto ha sido así siempre.
¿Por qué no conciliar las dos cosas?

La tendencia durante toda la historia ha sido la siguiente:
Espiritual: Iniciando con tiempos remotos y cercanos a la Edad Media donde gente que quería vivir una vida que le agrada a Dios (i.e. Monjes) se internaban en monasterios donde pasaban su vida orando. No muy lejos de esta realidad, los cristianos actuales se apartan del “mundo” para poder tener a cientos de años luz de distancia y lejanía todas las tentaciones habidas y por haber que te ofrece para complacer los apetitos de la carne.
Revolucionario: Los revolucionarios pretenden cambiar al mundo con doctrinas sociales y de comuna, que ayuden a los hombres a vivir de una forma más digna. Una muy conocida: la Revolución Francesa; una muy cercana: la Revolución Marxista-Leninista y las pequeñas revoluciones comunistas en diferentes países del mundo. Sus filosofías de trabajo incluyen (lamentablemente, y por eso el pueblo no los entiende): el maltrato de campesinos en Colombia o llamar la atención con bombas en las que mueren muchísimas personas. La revolución siempre se alejó de aquello espiritual, pues ¿qué puede ofrecer una persona como solución a los problemas actuales del mundo si está encerrada para alejarse de lo que es la vida real?

Una cosa opuesta a la otra, por motivos sinceros y egoístas. Pero ambas cosas fallan en la práctica.
(continuará)

5 comentarios:

Alexander Rodríguez dijo...

"Para los que son estudiosos del fenómeno del “postmodernismo”, época en la que, aunque no lo queramos admitir, estamos"

Habria que discutir como defines exactamente el "postmodernismo", si es que se puede definir. Por lo que yo entiendo de ese fenomeno, estoy 100% en desacuerdo con esto que dices, y no es que no lo quiera admitir ni nada, sino que el Idealismo Cristiano (que, sin arrogancia, afirmo que es la manera Biblica y consistentemente Apostolica en que deberiamos todos pensar) me impide definir las cosas de esa manera.

Despues lo hablamos mas.

A&R

veldugo01 dijo...

ALEXANDER:
Antes de darte mi respuesta me gustaría que me aclares:
Cuando hablas de postmodernismo como fenómeno al que estás 100% en desacuerdo ¿te refieres a él como lo definen un grupo de cristianos en la forma en que influencia la iglesia o te paras a él (fenómeno) en desacuerdo como lo definen filosóficamente para identificar esta época en que vivimos históricamente?
Déjame saber para continuar con mi respuesta, de todos modos por favor lee todo el artículo antes de considerar la siguiente opinión.

Alexander Rodríguez dijo...

Veldu:

Creo que mi desacuerdo es mucho más fundamental, y creo que no lo expresé bien en mi anterior comentario.

Como decía (lo poco que sí creo tenia sentido), creo que el punto de vista del Cristiano Idealista me impide estar clasificando las épocas de la historia del humano bajo categorías concretas, expresándolas de esa manera, como "hoy estamos en esta época, y punto". La única época que estoy compelido a identificar es la época del Reino Mesiánico; aparte de eso, creo que todo lo demás es viento que viene y va, y no veo correcto anclar nuestros pensamientos sobre eso.

Yo se que el resto del articulo no tiene que ver mucho con esto, asi que cool.

A&R

Gaby dijo...

Alex, quizás no entiendo bien.
Veo el reino mesiánico como es ahora nuestro tiempo de los gentiles, y que no hay dos historias, ni un dualismo que las parta en sacra y en mundana.
Los vientos que vienen y van pertenecen, creo yo, a "la multiforme (policroma dice) sabiduria de Dios" para hacer que todo converja hacia donde converge, visiblemente en la historia, y ya profetizado, lo cual incluye la esfera cósmica que ya sabemos.

jaime rose dijo...

Pero en nosotros, como Cristianos, por qué necesitan estas ideas para ser pensadas de separa como? está allí una manera de combinar nuestra espiritualidad con los cambios que queremos en nuestras comunidades? pienso que Cristo hizo un trabajo bueno de esto. nosotros, como Cristianos, deben seguir Su ejemplo. debemos recordar que esa causa de Cristo es más importante que otras cosas. ¿Así, podemos nosotros traerle la gloria a él al preparar el terreno para una causa buena?

sorry if my spanish is not good! i tried!!!