martes, septiembre 20, 2005

EL ORGAN BAR™ (03)


"I've heard he's playing at an organ bar, I supposed I'm in denial. I dream that patrons crowd this organ bar expecting my arrival"



Durante mucho tiempo estuve quillado porque entendía que la iglesia no estaba haciendo lo que tenía que hacer. Ver como miles de personas se perdían mientras nosotros perdíamos el tiempo tratando de edificar nuestra subcultural, el mundo cayéndose a pedazos y era como si no nos importara. Me molestaban todos los cultos, me molestaba el lenguaje cristiano, me molestaban los libros sobre temas solo competentes a la "subcultura".
Mi pasatiempo consistía en estar en internet discutiendo con otros cristianos que estaban en la misma condición que yo sobre como mejorar la iglesia. Me pasaba horas criticando la iglesia y diciendo de que forma creemos que se debe hacer o compartiendo las penas de como hemos sido heridos por el "sistema". Al principio todo me pareció fascinante pero luego me dí cuenta de que estaba perdiendo el tiempo como todos los demás, como la iglesia, ¡sí! la que yo estaba criticando. Así que en vez de perder mis energías estando quillado o mi tiempo en forums criticando, aprendí que debía hacer un trabajo para que las cosas cambiaran, sino todo iba a seguir igual.
Me propuse atender aquellos que habían sido heridos, maltratados, incluso por mi mismo, en nombre del evangelio, en el buen nombre de la iglesia. Aprendí que ser la iglesia es mejor que ir a la iglesia, cuando tienes conciencia de que tú eres algo aprendes que es tu responsabilidad no la de la "institución". Que Dios no me llamó a hacer Iglesias sino discipulos, y que ese era mi papel, escuchar a otros, invertir mi vida en otros. Que hacer era mejor que decir, mucho mejor que decir,
Vivimos en tiempos donde se trata de que la iglesia sea relevante culturalmente, nunca lo será hasta que pensemos en los demás más que en mi mismo. Así somos todos. Vas a la iglesia y te importa más que Dios te hable a tí, que el mensaje sea para tí y que incluso la adoración (que le pertenece a Dios por si no lo sabías) te haga sentir bien a tí. Eso se llama egoísmo, el mismo que nos dice en la Palabra que no debemos practicar, y el mismo que nos mata al fallar en ser la comunidad de creyentes que Dios está esperando que seamos.
Me gustaría que ir a la iglesia fuese como ir al cine, disfruto al cine, pero no se trata de eso. No se trata de ver la película decir si nos gusto o no y olvidarla en par de días, no se trata de tener una experiencia de dos horas, no se trata de si estuvo cool o no. La iglesia es más que un edificio, la iglesia soy yo.

Mi tiempo de quillado me sirvió de mucho, y creo que Dios moldeó mi carácter para el futuro y para las cosas que tengo que hacer, sobre todo aprendí lo importante de estar en conversación con otros cristianos, y lo importante de escuchar a aquellos que necesitan a Dios y no lo saben. Lo importante que es estar con personas reales.

1 comentario:

Rafael dijo...

jejeje. Hey no me asustes, ¿estamos sincronizados o algo así? Como que escribimos de lo mismo al mismo tiempo... Un gusto leerte.