martes, marzo 24, 2020

ESPERAR… CUANDO NADA FUNCIONA

"El Espíritu de Dios está trabajando en nuestro interior, ¡y al mismo tiempo sentimos estos terribles dolores de parto! Nuestros cuerpos anhelan ser rescatados y liberados. Pero la espera no nos consume, así como tampoco una madre embarazada es consumida por el tiempo que debe esperar hasta el nacimiento de su hijo. La espera nos hace crecer. ¡Por supuesto que no vemos que estamos creciendo! Pero mientras esperamos, más crecemos, y si confiamos en Dios: nuestra expectativa se transformará en gozo." (Romanos 8:23-25 PAR)

Muy pocos sabemos esperar, ¡y mucho menos cuando no tenemos idea del “hasta cuando”! En la sociedad tan rápida en que vivimos (¿vivíamos?) “esperar” es (¿era?) considerado un lujo, y no todo el mundo “se lo daba”. Pero ahora somos forzados a esperar, y después de unos días eso nos lleva a hacernos la pregunta más elemental: ¿en qué esperamos?

Hablando de la situación actual:
• Al principio se esperaba en la ciencia, alguien que nos de una respuesta. “Google that”: y verás que hay tantas respuestas científicas que hasta es confuso.
• Estadísticas (a ver “cuánto” esperamos): pero esto es nuevo… no hay punto de referencia estable.
• Que alguna nación poderosa con sus recursos pudiese conseguir una solución rápida. Dejémoslo ahí.
• Quizás tienes dinero, alguito en el banco, la forma de darte ciertos gustos… es muy probable que pienses que después de esto la cosa se pondrá un poco agria y es posible que “no des abasto”.
• Et… cétera.

Ayer leía el Salmo 33, y me llamaron la atención estos versículos:
“El Señor anula los planes de las naciones…
Peros sus planes… permanecen para siempre.
La nación mejor equipada no puede salvar a su rey,
ni una gran fuerza es garantía de que de que se salvará un guerrero.
Ningún transporte de guerra es garantía de victoria;
por más fuerza que tenga: no siempre salvan.”
(Salmo 33:10a,11,16-17 PAR)

Tenemos que admitir que… con lo que tenemos en la mano no se puede enfrentar esta situación, entonces: ¿en qué esperamos? El libro de Romanos nos lleva a mirar la espera desde otro punto de vista: primero, esperemos en el Señor (como leímos en el Salmo: lo otro no garantiza nada); segundo: sí, estamos esperando el resultado, pero el Señor a través de su Espíritu ya va trabajando en medio de nosotros de modo que, aunque vemos que esto parece que nos va a consumir, lo que deberíamos ver es en lo que va a pasar en nuestro interior si volvemos nuestro rostro a Dios.

Un autor, que no se me permite poner su nombre, una vez dijo:
“Tarde o temprano, si estás en algún tipo de “caminar espiritual”, un evento, persona, muerte, idea, o relación con la que no podrás lidiar usando tus habilidades actuales, conocimiento adquirido o fuerza de voluntad, entrará a tu vida. Entonces serás, y debes ser llevado, al borde de tus recursos. En ese punto será necesario que tropieces con la piedra, o para ponerlo en un lenguaje más actual: perderás y deberás perder algo o en algo. Esta es la única forma en la que Dios-la vida-la gracia-el misterio pueden hacer que cambies, que dejes tus preocupaciones egocéntricas, y que vayas más lejos en tu jornada.
Y es que no hay una razón suficiente para dejar nuestra zona de confort. ¿Por qué lo haríamos? Francamente, ninguno de nosotros lo hará hasta que algo nos fuerce a hacerlo.”

Estamos siendo forzados a dejar nuestra zona de confort, poco a poco, en medio de una tragedia que oramos pase rápido. Pero, reflexionando en algo que hace años dijo David Wilkerson justo antes de morir:
“Amado, Dios nunca ha dejado de actuar en bondad y amor. Cuando todos los recursos fallan, su amor prevalece. Aférrate a tu fe. Permanece firme en su Palabra. No hay otra esperanza en este mundo.”

“Con el alma esperamos en el Señor,
pues él es nuestra ayuda y nuestro escudo.”
Salmo 33:20 RVC

¡Qué tengas un excelente día!
------------------------------------------------------
Fausto Liriano • www.veldugo01.com
Bajo Licencia Creative Commons
Foto Cortesía de Thomas Hawk
Usado Con Permiso Bajo Licencia Creative Common


jueves, marzo 19, 2020

"YO HE VENCIDO AL MUNDO"

“Estas cosas les he hablado para que en mí tengan paz. En el mundo tendrán aflicción; pero confíen, yo he vencido al mundo.»”
Juan 16:33 RVC

Hay versículos que quizás nunca se ponen en práctica a totalidad: confiamos en Dios en medio de trabajos “estables”, con cierta seguridad de que nuestra salud no va a verse afectada, que económicamente podemos estar tranquilos, en un mundo donde podíamos ir donde queríamos, etc. La situación en la que nos vemos ahora y en la que nos veremos los próximos días requerirá que ahora esta confianza en Dios se muestre:
- en medio de una situación que hace unas semanas (honestamente…) era inimaginable.
- con un interior en paz
- confiando que Dios es nuestro proveedor aunque nuestro medio de provisión parece se verá afectado
- teniendo alegría
- poniendo nuestras preocupaciones presentes y futuras en Él y por lo tanto:
- creciendo en oración

Jesús no le niega a los discípulos que van a pasar trabajo, y creo que tampoco no lo niega a nosotros, pero nos dice “Estas cosas les he hablado para que en mi tengan paz”, ¿qué cosas? Si vemos el contexto del capítulo estas son las cosas:
- tenemos al Espíritu Santo a nuestra disposición, y Él nos guía a toda verdad (Juan 16:13)
- ese Espíritu es el consolador, que en medio de nuestras tristezas y preocupaciones nos consuela (Juan 16:6-7), de modo que nosotros podamos consolar a otros de la misma manera en que en Dios somos consolados (1 Corintios 1:4)
- si un grupo de nosotros nos ponemos de acuerdo: el Padre responderá LO QUE SEA que pidamos de acuerdo a su voluntad (Juan 16:23-24)

Hoy, pensemos en “ESTAS COSAS” que Jesús nos ha dicho, analicemos nuestros nivel de confianza, pidamos a Dios que suba (si es que está muy bajito), y creámosle a Cristo más que a todo lo demás, de modo que no seamos afectados internamente y estemos óptimos para seguir creyendo en Él y disfrutar sus bendiciones cuando esto pase.
Un abrazo hermanos.
Buenos días.
------------------------------------------------------
Fausto Liriano • www.veldugo01.com
Bajo Licencia Creative Commons
Foto Cortesía de Thomas Hawk
Usado Con Permiso Bajo Licencia Creative Common

viernes, marzo 13, 2020

A MIS HERMANOS EN CRISTO


Mirando las relativamente tranquilas aguas del río Paramaribo (¡qué poético!), meditaba en la situación actual, en el mundo, en los repentinos e inesperados cambios (que Nassim N. Taleb llama “black swans”) y… por supuesto: en toda la situación de confusión, planificación (a pesar de que falta cierta información), euforia, histeria, frente a algo que el mundo no había vuelto a experimentar en los últimos 103 años (una pandemia). Y pensaba en Levítico, ¡ahora sí hace sentido! “lavense, higiénense, no toquen, saca del campamento, aisla” y todas las cosas que la gente pensaba “¿y para qué caray Dios “inspira” en su Palabra ese tipo de disparates (dicen ellos)? ¿no son leyes un poco exageradas?” - y por ahí se van… ahora: ¿entienden? 

Pero… pero… sobre todo pensaba en nosotros los creyentes, los que hemos decidido ser discípulos de Cristo, ¿cómo reaccionamos a tiempos como este? 

La respuesta es: a la altura de nuestro llamado. Son tiempos para confiar en Dios, que prueban qué tipo de confianza tenemos, que creemos que Dios nos ha dicho “quédense tranquilos, y les seguiré dando pruebas de que YO SOY el Señor.” (Salmo 46:10 PAR) ¡Y claro: no somo’ loco’!: tomemos todas las medidas que haya que tomar, pero… por favor: seamos sensatos, creo que el mundo necesita un balance, y si escuchamos a Jesús, si le ponemos atención a su Palabra, podemos ser quienes le dan un poco de calma a nuestro alrededor en medio de tiempos (indiscutiblemente) locos. Confía en Dios, no cooperes con la euforia, eres una persona de fe: no quiero verte histérico por ahí como que el mundo se va a acabar (que se va a acabar, de eso estamos seguros) y como que no hay esperanza (¡qué sí, qué la hay! Romanos 5:4-5, hasta nos dice que en nuestra esperanza “no seremos desilusionados”)…

Entonces: cristiano, recupera la cordura, mira a quién has creído, lávate las manitos, toma todas las precauciones, pero tú no eres loco para euforizarte, crees en Cristo, ¿o no?
Bye.
¡Ah! Dios te bendiga…
 ------------------------------------------------------
Fausto Liriano • www.veldugo01.com
Bajo Licencia Creative Commons

viernes, diciembre 20, 2019

Lágrimas (Salmo 119:129-136)



129 ¡Realmente maravillosos son tus testimonios!
Es por eso que los obedezco.
130 Ruta a la luz son tus Palabras,
Dan entendimiento al simple.
131 ¡Respiro intensamente buscando aire con mi boca!
Pues anhelo tus mandamientos.
132 Regresa a mi y dame tu gracia,
Como haces con aquellos que aman tu Nombre.
133 Realza mis pasos con tus Promesas,
No dejes que los malvados tengan ventaja sobre mi.
134 Redímeme del hombre opresor,
y déjame guardar tus preceptos.
135  Resplandece tu Rostro sobre tu siervo,
y enséñame tus decretos.
136 Ríos de lágrimas fluyen de mis ojos,
Porque la gente no guarda tus Instrucciones.



¿Por qué alguien lloraría porque otros no quieren seguir a Dios?
Ok... cierto... la pregunta parece tonta... pero, lo pregunto en la época de la competencia, de tener la razón, de estoy mejor que tú...
¡Oh, espera!
Eso no es para nada nuevo...
En Lucas 15 y 16 vemos como Jesús se enfrenta con un grupo de personas que se sientes superiores a otros porque ellos sirven a Dios...
¡Sí! aventajados, mejores, y que tenían la razón;
se preguntan por qué Jesús "janguea" con gente como esa que "no guarda" (Salmo 119:136) sus instrucciones. La respuesta de Jesús... ustedes la conocen: Dios anda detrás de esa gente y (si me dejan parafrasear para resaltar el sarcasmo que Jesús utiliza en el pasaje): "hay más alegría en el cielo por alguien que decide regresar a Dios, que por muchos que entienden que no necesitan arrepentirse." (Lucas 15:7).

El que tiene un sensible contacto con la Biblia, el que decide embarcarse en los caminos de las Escrituras, decide y quiere tener los mismos intereses que Dios. Una persona que piensa en Dios únicamente en término de beneficios personales (aunque ese beneficio sea solo su "relación estrecha con Dios") y se olvida de los demás y sus necesidades (físicas y materiales, pero también emocionales y espirituales) necesita ser redireccionado a los Caminos de Dios, no ha entendido, pues:
«Ruta a la luz son tus Palabras,
Dan entendimiento al simple.»
(Salmo 119:130)


Es por eso que alguien consciente, a quien le llegan pensamientos de superioridad, quien no tiene compasión por quienes han decidido (por su propia voluntad o por ignorancia) apartarse de Dios, necesita orar diciendo:
«Regresa a mi y dame tu gracia,
Como haces con aquellos que aman tu Nombre.»
(Salmo 119:132)


Yo creo que Dios entristece por aquellos que no le siguen; también creo que quienes procuran que la voluntad de Dios los invada, entristecen profundamente cuando gente (querida y cercana... o no) deciden vivir lejos de Dios. Pues "nosotros tenemos la mente de Cristo" (1 Corintios 2:16)

¡Qué el Señor ponga en nosotros su deseo, y qué demos pasos firmes en seguirlos!
 ------------------------------------------------------
Fausto Liriano • www.veldugo01.com
Bajo Licencia Creative Commons
Foto cortesía de Thomas Hawk
Bajo Licencia Creative Commons

jueves, diciembre 05, 2019

¡Es Tiempo de Actuar! (Salmo 119:121-128)

121 Quita de mis hombros la mano del opresor,
Porque hago lo que es recto y justo.
122 Que no me oprima el arrogante,
Concédele a tu siervo bondad.
123 ¡Quiero tu salvación! Mis ojos desfallecen en la espera,
y por tus palabras de justicia.
124 Quiero aprender tus decretos.
Haz con tu siervo de acuerdo a tu amor bondadoso.
125 Quisiera conocer tus testimonios,
Soy tu siervo ¡dame conocimiento!
126 Quebrantan constantemente tus Instrucciones
 ¡Es tiempo de actuar y hacer lo que le agrada al Señor!
127 ¡Qué amor siento por tus mandamientos!
Más que el oro, más que el oro más fino.
128 Quiero vivir con rectitud y de acuerdo a todos tus preceptos,
por esa razón es que todo camino de mentira he odiado.

Esta es una sección interesante, ya que menciona menos las palabras que tienen conexión con las Escrituras que todas las secciones que hasta ahora hemos visto. Y, en cuanto a traducción, la letra Q (que es la que nos tocaba en español) la hizo un poquito difícil por su vocabulario restringido. Un versículo en particular llama mi atención, permíteme repetirlo:
"Quebrantan constantemente tus Instrucciones
 ¡Es tiempo de actuar y hacer lo que le agrada al Señor!" (v. 126)

Una de las actitudes más frecuentes ante el avance de la oscuridad y de lo malo es el desánimo. Algunos cristianos usan como excusa una de las frases más famosas de Jesús, y que usó cuando hablaba sobre los tiempos finales:
"tanto aumentará la maldad que el amor de muchos se enfriará."
Mateo 24:12 RVC

Sin embargo, la actitud del salmista es diferente, ve a su alrededor como la gente elige constantemente desviarse del camino, y como la mayoría elige vivir aparte de Dios, ¡pero no se desanima! Tampoco cuestiona, ni se diluye, ni se une, ni se hace eco de las actitudes de quienes lo rodean. Ha hecho un compromiso fuerte con la Palabra, ha visto el resultado de caminar en el Camino en su vida y entonces nos invita: "¡Es tiempo de actuar y hacer lo que agrada a Dios!" En otras palabras: "¡Llego la hora de ser luz!'

La oscuridad lo hace reflexionar sobre ser más luz. Algo que todos deberíamos buscar. Al menos, que queramos la aprobación de los demás más que querer estar en el Camino de Dios. Cuando Dios separó la luz de las tinieblas no desapareció la oscuridad sino que la dejó para que la luz alumbrara. Cuando el Señor nos separa nos deja en medio de donde estamos para que alumbremos, la separación no es espacial sino situacional: Dios está con nosotros y en medio de todos los seres humanos vivimos de forma que otros seres humanos puedan ver que la clase de vida que Dios ofrece es la más conveniente. Esa "tensión dinámica" entre estar pero no ser (¡esa es la cuestión! 'estar pero no ser'), se nos hace difícil a todos, pero es la tensión con que deberíamos estar luchando hasta que deje de tensionar y sea natural: iluminar naturalmente donde no hay luz, estar separados sin ser quitados.
 ------------------------------------------------------
Fausto Liriano • www.veldugo01.com
Bajo Licencia Creative Commons
Foto cortesía de Thomas Hawk
Bajo Licencia Creative Commons

jueves, noviembre 28, 2019

Es Suficiente... Por Hoy (Salmo 119:113-120)

113 Por los desleales siento desprecio,
pero amo tu Instrucción.
114 Pongo mi refugio en tu Presencia. Eres mi escudo,
y por tu Palabra tengo esperanza.
115 ¡Pónganse a un lado malvados!
Estoy enfocado en obedecer los mandamientos de Dios.
116 Por tu Palabra sosténme y viviré,
y no dejes que en la espera sea avergonzado.
117 Ponme a salvo con tu sustento,
pues siempre tengo en alto tus decretos.
118 Pon a un lado a todos los que desprecian tus decretos,
Pues se engañan con sus mentiras.
119 Podredumbre y escoria son los perversos de la tierra.
Tú los haces desaparecer,
por eso me enfoco en tus testimonios.
120 Por reverencia a tu Presencia tiembla todo mi ser,
y respeto profundamente tus juicios.

Conceptos como "reverencia", "honor", "respeto", "temor de Dios", son tan ajenos a nuestros tiempos que a veces es como raro hablar de ellos. Sin embargo, estamos viendo lo que sucede cuando una generación desprecia sus "ancianos", cuando el honor se gana mediante la difusión de la "valentía para hacer actos deshonrosos", y cuando no hay respeto a ninguna autoridad o el "temor de Dios" es... extraño. La verdad es que no hemos avanzado, sino que estamos atrás: los expertos nos engañan con "sus estudios", gente que tiene la capacidad de difundir a miles sus ideas son difusores de noticias falsas o reciben dinero para que tengamos solo una parte de la verdad, o la verdad distorsionada, et... cétera.

Hace tiempo escribí que, al dejar atrás todas esas cosas, le hemos abierto paso a una nueva sociedad: La sociedad que lo sabe todo, que tiene todas las respuestas y que no cuestiona ninguna. Del orgullo. Ahora somos adolescentes eternos, luchando por mejor información y mejores respuestas. Cuestiona al que cuestiona y te darás cuenta que no tiene la menor idea de por qué entiende que cuestiona. La gente "sabe" porque aprecia la información no porque quiere... saber. Entonces: no sabe. Una sociedad que ha despreciado a Dios como autoridad pero tiene como autoridad a necios... lo digo sin miedo.

Necesitamos hombres y mujeres que sientan un profundo respeto por Dios, por su Palabra, su Instrucción, y que honren y obedezcan sus mandamientos, que se enfoquen en sus testimonios (v. 119).

No hacerlo no ha probado ser mejor sino: peor.
Creo que es suficiente... por hoy.
 ------------------------------------------------------
Fausto Liriano • www.veldugo01.com
Bajo Licencia Creative Commons
Foto cortesía de Thomas Hawk
Bajo Licencia Creative Commons

jueves, noviembre 21, 2019

Poner En Orden La Cabeza (Salmo 119:105-112)

105 Observo el camino a la luz de tu Palabra,
es lámpara a mis pies.
106 Obedecer y guardar tus justos juicios
he prometido, y lo he cumplido.
107 ¡Oh, cuánto me aflijo, Señor!
Reanímame con tu Palabra
108 Ofrezco mi voz para alabarte, acéptala Señor,
y enséñame tus juicios.
109 Oscilo entre la vida y la muerte, 
Pero no he olvidado tus instrucciones.
110 Ostentan atraparme mis enemigos,
Pero no me he desviado de tus preceptos. 
111 Obtengo un gran tesoro con tus testimonios, 
pues le dan alegría a mi mente.
112 Ordené mis pensamientos alrededor de tus decretos,
desde ahora hasta la eternidad.

Y seguimos el recorrido por este salmo, y ya nos encontramos a solo pocas secciones de terminarlo. Hasta ahora, esta es la sección más positiva de este poema: hay menos espacio dedicado a las acostumbradas quejas por la inestabilidad emocional y espiritual del salmista, y solo un versículo se ocupa del tema constante del asedio de los "enemigos".

Me llama profundamente la atención el último versículo:
Ordené mis pensamientos alrededor de tus decretos,
desde ahora hasta la eternidad. (v. 112)

Si en nuestra época obsesionada con los resultados, el pensar por ti mismo en desconexión de las masas, resulta ser una actividad desgastante y con potencial de aislarte de todos los demás, ¡imagínate "ordenar" los pensamientos! ¿Qué vas a "ordenar" si casi todo lo que la gente piensa es "pre-hecho"? La gente está sumamente condicionada por lo que los demás piensan (que resulta ser lo que también el individuo piensa) y la mentalidad de "ganado" (lo que en inglés llaman "herd behavior") impera, es jugo instantáneo, pop-corn de microhondas, comida chatarra...
¡Pero es más rápido!
¡Y no tienes que pensar por ti mismo! ¡Si fallas tampoco es tu culpa: es la culpa de todos los demás!

C'mon!
Entonces...
Hay un primer paso necesario: el tener pensamientos propios.
Eso debe decidirse,
y luego comprometerse con espacios esporádicos para pensar,
"pausas de pensamiento" le llamo...
¿y qué  tal si usamos algunas de esas pausas para meditar en las Escrituras, la Palabra, las Promesas, los Preceptos... de Dios?
¡Es precisamente lo que el salmista ha hecho!
Es lo que llamo: LIBERTAD.
Es a eso... queridos amigos, a lo que Cristo nos ha llamado.

Creo que puedes más de lo que crees,
creo que Dios puede ampliar tu modo de pensar (Salmo 119:32),
creo que puedes salir de la esclavitud de pensamiento a la libertad.

Piensa en eso.
 ------------------------------------------------------
Fausto Liriano • www.veldugo01.com
Bajo Licencia Creative Commons
Foto cortesía de Vittorio Sciosa
Bajo Licencia Creative Commons